Nuevo Amanecer

Gran patrimonio del pueblo


Este próximo 25 de septiembre nuestro cantautor y creador del son nicaragüense, don Camilo Zapata, estará llegando a sus 89 años de vida, y por tan interesante motivo entrevistamos al director y fundador de la Camerata Bach, Ramón Rodríguez. El maestro Rodríguez nos comenta sobre la obra histórica, el legado musical y la vida del gran compositor pinolero, creador del “Caballito Chontaleño”, “El Solar de Monimbó”, “Flor de mi colina”, “Minga Rosa Pineda” y muchas otras canciones que estuvieron, están y estarán en el corazón de viejas, presentes y futuras generaciones. ¡Felicidades don Camilo, y gracias, muchas gracias!
NAC: Ahora que don Camilo Zapata va a cumplir 89 años este próximo 25 de septiembre, ¿cómo califica el conjunto de su obra (que comprende boleros, tangos, habaneras y el Son Nica) y, según usted, qué valor tiene para Nicaragua?
RR: Pienso que don Camilo es el compositor nicaragüense más importante que tenemos. Él ha heredado a diferentes generaciones de cantautores, artistas del canto, como los Mejía, Norma Elena. Para toda la gente que hace música de tipo regional él es una piedra angular, un ejemplo para muchos cantautores, sobre todo porque don Camilo ha sido, pese a su grandeza, una persona muy humilde. Nosotros le llamamos “El Clarinero Mayor”; ha sido, si no el primero, unos de los precursores del son nicaragüense. Don Camilo, no siendo de Chontales ni de Masaya, compuso canciones como “Caballito Chontaleño” y “El solar de Monimbó”; ha compuesto tangos, baladas; ha sido un compositor polifacético.
Nosotros sentimos a don Camilo como el padre de la música nicaragüense, es el compositor de mayor edad actualmente y uno de los de mayor versatilidad y una fuente musical inagotable.
NAC: Ramón, ¿qué canciones de don Camilo Zapata ha adoptado la Camerata en su repertorio?
RR: Nosotros hemos grabado “El Caballito Chontaleño”, “El solar de Monimbó” y otras piezas como “De cara al sol”; es más, con él hemos hecho un disco en donde interpretamos tangos y habaneras. Ha sido para la Camerata una experiencia única el estar con él, grabar con él, cantar su música, hacerla vivir y tenerla siempre en la memoria de los nicaragüenses.
NAC: Hemos dicho que don Camilo es el gran maestro, como en efecto lo es; que es la piedra angular del son nica, pero como persona, ¿qué opinión tiene de él?
RR: Bueno, relativamente aún tengo poco de conocerlo en el carácter personal, pero creo que don Camilo nos hereda en sus canciones su humildad, ya que en poco tiempo de conocerlo personalmente he visto que es muy humilde, un hombre que por medio de su música ha dado todo por Nicaragua; es un cantor del pueblo, su música ha brillado en Nicaragua y tras las fronteras. Don Camilo es un hombre de mucho tesón, con una humildad que muchos quisiéramos tener como él.
La verdad, es que, además de ser la piedra angular de la música nicaragüense, nosotros lo sentimos como el padre de todos los grupos que de una y otra manera hemos incursionado en la música regional nicaragüense. Por ejemplo, los Mejía, don Otto de la Rocha, Norma Elena, Solórzano y la Camerata, que a pesar de ser un grupo con una tendencia clásica ha llevado sus arreglos a un formato de instrumento clásico, pero sin perder la picardía del regionalismo popular; o sea, nosotros hemos respetado su originalidad, y don Camilo está dentro de la colección de discos de nosotros porque es el compositor más importante y uno de los fundadores del ADN de la música nica.
NAC: Para finalizar, Camerata y otros grupos en conjunto, ¿qué tienen programado para festejar el natalicio de este gran maestro?
RR: No tenemos proyectado en concreto muchas cosas, pero sí estamos echando todos los fierros para los quince años de la Camerata, y el espectáculo central va a ser de música nicaragüense, y ojalá, Dios quiera, permita que él esté entre nosotros, este gran maestro, para que su vez, en el marco de nuestros quince años, podamos festejar los noventa años de vida de don Camilo.
Nosotros, permanentemente, le estamos ofreciendo homenaje con sólo el hecho de estar interpretando su música, que su música no se apaga por el simple hecho de que él esté retirado, sino que estamos obligados con él, como nicaragüense, como músico, como artista retirado, a que su música viva en cada gota de sangre de cada pinolero.
Félix, el mejor homenaje es su promoción, difusión y, sobre todo, la preservación de la música que ya es parte del gran patrimonio del pueblo.