Nuevo Amanecer

Envío


Agosto 2006

La revista mensual de la Universidad Centroamericana (UCA), Envío viene cargada de opiniones, comentarios y breves ensayos sobre la vida política y social y económica de los países centroamericanas, en especial de Nicaragua, donde este 19 de agosto se inició la campaña electoral para elegir a un nuevo presidente, y como bien decía el sociólogo Freddy Quezada en una entrevista que le hizo END: “Un pueblo tiene el gobierno que se merece”. Es por eso que no nos podemos quedar de brazos cruzados y esperar que otros elijan por nosotros, asistamos este 5 de noviembre a depositar nuestro voto.
“Nicaragua se merece un gobierno capaz, decente, sensible y de calidad” Esas son las cosas lindas, a las que alude Mundo Jarquín en su spot publicitario y que Dora María Téllez las traduce en entrevista que Envío le realizó. La muerte de Herty Lewites no acabó con la confianza que lo simpatizantes del MRS tienen en que haya un cambio en la vida de los nicaragüenses, porque en los recorridos que han hecho Mundo y Carlos, la gente le ha expresado: “Se nos fue el hombre!... pero no se aflojen, continuamos con ustedes”, “Vamos a seguir con ustedes, tenemos confianza en lo que ustedes están representando, nos interesa el proyecto”. Lo que se comprueba dice Téllez es “que Herty logró comunicar al pueblo que trabajamos por un proyecto de cambio para Nicaragua y no simplemente para llevar a una persona a la Presidencia”.
José Luis Rocha, investigador de Nitlapán-UCA y miembro del consejo editorial de Envío toca el tema “Mareros y pandilleros: “¿Nuevos insurgentes, criminales?”, dentro de los tópicos de este tema están las preguntas ¿Por qué las violentas maras 13 y 18 no están en Nicaragua? ¿Y por qué en Nicaragua las pandillas no muestran la misma ferocidad que las maras del resto de Centroamérica? Se ha puesto a pensar amigo lector en esto, es intrigante el hecho que en Nicaragua no pase lo mismo, el comportamiento de las pandillas es menos violento y no realizan las atrocidades que las maras en otros países, Rocha ha descubierto que la razón es que “Nicaragua muestra niveles de pobreza y exclusión superiores a los países con presencia de maras en áreas muy sensibles y determinantes”, y lo ratifica con el estudio “Juventud, población y desarrollo en América Latina y el Caribe” que realizó la CEPAL, en donde se evidencia que “las mayores expresiones de violencia no se concentran en las zonas más pobres del continente, sino en aquellos contextos donde se combinan perversamente diversas condiciones económicas, políticas y sociales”.