Nuevo Amanecer

Poeta Julio Valle-Castillo: “Amanuense feliz de la poesía nicaragüense”


“Estoy feliz, porque con la publicación de la trilogía “El Siglo de Poesía en Nicaragua”, muchos poetas subestimados (que nuestros maestros decían que eran malos) serán leídos a partir de hoy, dijo el poeta Julio Valle-Castillo durante la presentación y al hablar de la génesis de la portentosa obra que recoge la más genuina expresión de la poesía nicaragüense. El auditorio del Banco Central, la noche del lunes 24 de julio, estuvo colmado de personalidades invitadas de los diferentes estratos de la sociedad nicaragüense, y contó con la presencia de los poetas antologazos y devotos de la poesía
Valle-Castillo recordó que cada generación ha escrito su propia antología, señalando la “Poesía Nicaragüense de 1948, compilada por el poeta Ernesto Cardenal, en la que destaca las obras de los poetas vanguardistas, asimismo, la escrita por el poeta Alberto Ortiz, de 1912, que recoge la visión de los modernistas.
“El Siglo de Poesía en Nicaragua” es una antología incluyente, pero cómo me gustaría que la celebrara Ernesto Mejía Sánchez, o la descalificara Carlos Martínez Rivas, añoró. Sólo Ernesto Cardenal me ha dicho algunos piropos, agregó complacido. En poesía, todo lo hacemos entre todos, me sugirió siempre el maestro mejicano Alfonso Reyes, y eso es lo que hicimos, reveló Valle-Castillo.
El poeta agradeció a Marcela Sevilla Sacasa, coordinadora de publicaciones de la Fundación Uno, a quien distinguió como coautora de la monumental obra literaria, “porque si existimos es por la poesía”, puntualizó el académico. La publicación del Siglo de Poesía en Nicaragua coincidió felizmente con la celebración de los 100 años del nacimiento de José Coronel Urtecho, cuyo magisterio poético nos vinculó a la gran poesía internacional, añadió. “Soy el amanuense o secretario de la poesía, un destino precioso que me ha ocurrido a mí en la poesía nicaragüense”, así finalizó su discurso muy emocionado, el autor de la antología “El Siglo de Poesía en Nicaragua”.