Nuevo Amanecer

Bella escultora de nuestros héroes


eddy@selvanegra.com.ni

Nuestros más conocidos héroes fueron inmortalizados por el cincel de la dama Edith Gron, quien talló sus imágenes en el inerte, pero bello mármol.
Fue Edith Gron aquella niña inmigrante danesa de seis años que vino sentada en esteras indias en una carreta de bueyes que entró en la ciudad de Matagalpa un día de septiembre de 1923.

Mujer trabajadora, inteligente y atractiva
Edith Gron era una mujer atractiva físicamente, intensamente trabajadora y apasionada por eternizar los valores de Nicaragua.
Nació en Dinamarca el 19 de febrero de 1917, vino a Nicaragua a los seis años con sus padres y hermanito, con la Colonia Danesa en septiembre de 1923.
En 1942 estudió en la Escuela de Bellas Artes, en Managua, de 1944-1946 en la Academia San Carlos, de la Universidad de México, donde tuvo como maestros a Fidias Elizondo, Luis Ortiz Monasterio e Ignacio Asúnsolo. En 1947 estudió Escultismo y Arte Cerámica en la Universidad de Columbia en Nueva York; regresó a Managua a finales de 1948.
Fue ella nuestra mayor escultora, talló héroes que los niños saludan con orgullo: el Cacique Diriangén, nuestro prócer Miguel Larreynaga, el general José Dolores Estrada, Andrés Castro, el padre poeta Azarías H. Pallais, la maestra Josefa Toledo de Aguerri, el poeta Rubén Darío, sólo para mencionar a los más grandes, pues talló más de 300 esculturas en su fructuosa vida.
Ella tenía pasión por perpetuar la memoria del genio de Rubén Darío y lo esculpió en mármol, en piedra, en bronce, en madera y en concreto.
Qué mejor fecha para mostrar fotografías de algunas de sus obras --facilitadas al autor por su sobrina Margarita Gron-- que este septiembre, Mes de la Patria.

¿Dónde quedaba el taller de Edith Gron?
Edith tenía el taller siempre en su casa, donde fuera que viviera. Primeramente estuvo localizado en el restaurante Casa Dinamarca, abierto el 1ª de mayo de 1926 por sus padres, Guillermo y Sofía Gron; quedaba frente al parque San Sebastián, en Managua. Todavía hoy lo usan como referencia para las direcciones: “De donde fue El Dinamarca...”.
Después del terremoto de 1972 se mudó a su propia casa, donde tenía también su taller, contiguo a la residencia de sus padres y de su hermano Niels, casado con Gloria Gallo, casa que todavía existe, ubicada de la iglesia El Carmen, 2 cuadras abajo, es decir una cuadra antes de la estatua de Montoya. La dirección de correo era Calle Colón, No. 1610.

¿Dónde están algunas de sus obras?
En esos talleres desde 1944 esculpió más de 300 obras, además de los héroes mencionados, como: El Amo Muerto, El Progreso, general José Dolores Estrada, Andrés Castro, Diriangén, Maternidad India en Corinto, La Pietá, El Relevo (representa a Emmanuel Mongalo y Neri Fajardo), Solidaridad, El Triunfo, El Fauno, Ildo Sol, Angelitos, La Victoria, El Águila (que se instaló en el techo de la Casa de El Águila en Managua), El hombre del espejo, El Sembrador, Niño aburrido, El Castigado (México 1943), Dos posiciones (alto relieve), Invitación, El Momento, varios monumentos a la Madre, El Campesino pensante, El Lechero, Sosa (su ayudante), Mujer desnuda, Levántate, personalidades conocidas como el doctor Luis Manuel Debayle, Emiliano Chamorro (1977), Rene Schick, Gabry Rivas, Pablo Antonio Cuadra, Máximo Jerez, doctor Ramón Romero, comandante bombero Joaquín Vijil, Víctor Hugo, José Martí, Homenaje a Henry Dunant (fundador de Cruz Roja Internacional), más de 30 esculturas y cabezas de niñas, de sus sobrinas Margarita, Sylvia y Esperanza Groen, campesinos, lecheros, obreros, muchas esculturas de objetos estilizados como plantas, columnas, cornisas, puertas, etc.
Y más de 30 bustos y cabezas de su personaje favorito: Rubén Darío, unas están en Perú, otras en Estados Unidos, México, otras en España, Francia, Holanda, Dinamarca y Nueva York.
En 1943 ganó el Premio Nacional Rubén Darío con la escultura El Amo Muerto, eso la lanzó al estrellato como la más distinguida artista plástica de su tiempo.
La escultura en mármol blanco de la cabeza de Rubén Darío es tal vez su obra más conocida, de donde se han copiado en yeso todas esas cabezas que se ven en oficinas, el original está en los salones de la Biblioteca Roberto Incer, del Banco Central, es una monumental cabeza en mármol blanco de 75 centímetros de alto.
Sus bustos de Rubén están en lugares como la Universidad de Utrecht, en Holanda, en la Avenida de las Américas en Guadalajara, México, en el Parque Central de Nicoya, Costa Rica, en el Parque Manuel Castillo en Lima, Perú, en el Parque Rubén Darío en Bogotá, Colombia, en Bayfront Park en Miami, Florida, en el Seminario Archivo Rubén Darío en Madrid, en el Instituto Iberoamericano de Berlín, en el Salón del Congreso del Palacio Nacional y el Banco Central, Managua, y la Escuela Superior Mixta Rubén Darío en Ciudad Darío, Nicaragua.
El busto de Darío que está en el Teatro Nacional Rubén Darío fue donado al Teatro por el Banco Central en 1972. Rubén en La Cartuja parece que está en Madrid.
La estatua de Diriangén en el parque Las Piedrecitas. La de José Dolores Estrada en el paso a desnivel, al comienzo de la Carretera a Masaya. La estatua de Andrés Castro está en la entrada a la Hacienda San Jacinto, la de Emiliano Chamorro estaba en Granada pero fue destruida en 1979.
Las hermosas estatuas de nuestros héroes Mongalo y Fajardo en actitud de relevo con la antorcha encendida están en el patio frontal del viejo edificio de Telcor. La esculturas en los dinteles de los portones del antiguo Teatro González todavía se pueden apreciar.
Jose Vivó, profesor de Escultura en la Universidad de Valencia, en España, afirma:
“Su obra ´El Relevo´ se ha convertido, para las universidades de todo el mundo, en un símbolo que representa el traspaso de sabiduría, de conocimientos. Paradójicamente, casi nadie conoce el nombre de la ilustre autora de tan maravillosa y admirada obra”.
En sus últimos años, ya enferma y mal de la vista, se dedicó a pintar y dejó lindos cuadros en taraceas de madera y al óleo de la vida de campesinos, obreros, desnudos y cuadros de familia y de amigos.
Hay otras esculturas de Edith Gron en casas particulares y en el extranjero, era incansable y perfeccionista, de tal manera que cuando le preguntaban cuál es su mejor obra, ella respondía: “la próxima”.

Un poco más de su vida
En 1931, poco antes de cumplir sus 15 años, sufrió un accidente automovilístico cuando venía con sus padres en la bajada de Las Piedrecitas. A consecuencia de ello sufrió graves quebraduras en los huesos de su cara, de suerte pasaba en esos momentos un médico militar del Cuerpo de la Marina estadounidense, quien la rescató y llevó al hospital inmediatamente, donde médicos y enfermeras militares le hicieron múltiples operaciones, logrando luego de varias semanas reconstruir su bello rostro.
Inició sus estudios artísticos en 1942, en la Escuela de Bellas Artes de Managua, cuyo director era el escultor Genaro Amador Lira.
En 1944 ganó el primer premio en el concurso Rubén Darío, con la escultura Amo Muerto. En 1958 fue condecorada con la Orden Rubén Darío en el grado de Comendador.
Tuvo tres novios, uno de ellos en 1938 --cuando ella tenía 21 años-- fue el boxeador Bill Turcios, a quien llamaba Billito, tuvo otro novio en México en 1945, pero no llegó a casarse; no tuvo hijos, pero como se ha dicho de la gente creadora: “sus obras son sus hijos que nunca mueren”.
Murió en su casa en Managua en 1990 a la edad de 73 años, dejando a Nicaragua enriquecida con sus bellas y patrióticas esculturas. Gloria a su memoria.

Anécdotas
1 Cuando el comité del Palacio de Comunicaciones le encomendó la obra del Relevo de la antorcha entre Enmanuel Mongalo y Nery Fajardo, en la batalla de Rivas en 1855 contra los filibusteros, le insinuaron en un gesto de mojigatería que les pusiera vestimenta completa, pero ella haciendo caso omiso los hizo semidesnudos, pues mostraba mejor el esfuerzo y tensión muscular de esos temerarios héroes. Al fin la escultura fue aceptada así porque el público la aplaudió.

2 En 1945-7 cuando estudiaba arte en México tuvo un novio mexicano con el que se iba a casar, pero al alquilar el apartamento donde vivirían, descubrió que el novio planeaba llevar a su madre a vivir con ellos, eso bastó para que ella terminara la relación, y partió hacia Nueva York, donde continuó sus estudios.

Notas de autor:
1. El apellido Gron se escribe con la letra o con una raya inclinada, en caracteres latinos se suele escribir con el diptongo “oe” para expresar ese sonido original escandinavo.
2. La 1º finca de los Gron quedaba por el aeropuerto, la vendieron antes de 1831. La 2ª finca se llama El Espadillo, ubicada en carretera nueva a León, cuatro kilómetros después de Mateare.
El restaurante Casa Dinamarca lo abrieron el 1ª de mayo de 1926.
3. En 1951 Esculturas en las puertas del teatro González, y Cristo
4. En 1951 Busto de Víctor Hugo, pasa a la Biblioteca Nacional.
5. En 1953 Edith vende el busto de Rubén Darío al general Andrés Murillo.
6. El 4 febrero 1953. Develización del busto de Rubén en el Palacio Nacional, Salón Rubén Darío.
7. La escultura de El Sembrador fue hecha para la tumba de su padre.
8. En México conoce a Mario Zamora, nicaragüense, quien hizo una escultura a María Félix.
9. Sus profesores en la Escuela San Carlos en México fueron Fidias Elizondo, Ignacio Asúnsolo (1890-1995) y Luis Ortiz Monasterio (1906-1990).
10. La maestra Chepita Toledo de Aguerri fue nominada Mujer de las Américas en 1950.
11. Se realizaron exhibiciones de sus obras en el Pabellón de Nicaragua en la Exposición de la Universidad de Bruselas, en la Premiere Bienal de París, en la segunda Bienal Interamericana de México y en la Octava Bienal de Sao Paolo.
12. El atleta y boxeador nicaragüense Bill Turcios le sirvió de modelo para las esculturas de Andrés Castro y del Cacique Diriangén
13. Fotografías y datos facilitados al autor por su sobrina Margarita Gron de Kettelhon.