Nuevo Amanecer

CUMPLEAÑOS VEINTISÉIS


Como si fuese ayer, recuerdo en mi memoria
el nacimiento de la nueva criatura.
Hijo fue de Luis Rocha, el poeta,
hijo de Luis, el padre también poeta.
Hijo de Rubén, el Maestro, el transformador,
hijo de Netzahualeoyotl, por el ancestro y el origen
De la sangre,
amador del embrujo de los bosques
y montañas
y sus venados y cusucos y sus laberintos
y en su bautismo fue nombrado
Nuevo Amanecer Cultural.
Ahora, ya de adulto, la edad
de la esperanza cumple, la edad
que lleva en la testa corno una gorra de años
y en roca de basalto, como los petroglifos
grabados con pedernales quedarán.
Veintiséis es el número mágico,
el número de la fuerza y el enigma
de la palabra, la nueva palabra
con su Amanecer de sílabas,
la de la avalancha y el tsunami de palabras
que abriendo la tranca de los corrales
del idioma, viene a nosotros rauda,
como un potro sin freno, desbocado y loco
de palabras.
Chinandega, 24 de mayo de 2006.