Nuevo Amanecer

Carlos Garzón, alta sensibilidad y humanismo


Comunicado del Centro Nicaragüense de Escritores
El Centro Nicaragüense de Escritores (CNE), profundamente consternado por el fallecimiento de Carlos Garzón, Amigo y mecenas de las Artes y la Cultura nicaragüense, expresa por este medio sus más sentidas condolencias ante la pérdida física de este gran hombre de la nación.
Carlos Garzón, hijo de minero, trasciende como uno de los pocos artistas orfebres de este país. La orfebrería, manifestación artística con la que sus manos virtuosas hicieron de la joya y el adorno de uso corporal y cotidiano altos objetos de valor sublime. Y piezas orfebres, de grandes símbolos y significado religioso y monumental: medallas, resplandores de potencias, coronas, cantoneras y diversos atributos, que con su quehacer trascendieron de lo simple material para conjugarse en lo excelso y admirable, preservando a las generaciones futuras de nuestra república la continuidad y tradición de formas del origen de la nación nicaragüense desde las antiguas épocas indígenas y colonial.
Carlos Garzón, orfebre de dos siglos, tomó para sus joyas no sólo la base ancestral de nuestra cultura y raíces, sino también del arte del siglo XX: la obra plástica de artistas representativos de nuestra sociedad contemporánea: Leoncio Sáenz, Orlando Sobalvarro, Pablo Antonio Cuadra y otros, son también imágenes y formas de sus piezas orfebres. Constituyéndose así en un artista orfebre moderno de referencia obligatoria para la historia de las artes plásticas y visuales nicaragüenses.
Entre los premios que recibió se encuentran: Primer Premio Joyería Nacional (1983). Segundo Premio “Concurso de Oro” (Chontales, 1991). Reconocimiento al “Arte en Oro” por la Asamblea Nacional de Nicaragua (1996). Premio a la “Excelencia Artística” por el Instituto Nicaragüense de Cultura (1996). Reconocimiento “al Arte” por la Casa Nacional del Artista y Orden Nacional Rubén Darío (2006).
Carlos Garzón, sin embargo, se ocupó más allá de su oficio y profesión de las personas. Él mismo decía que “cada persona es la máxima joya que Dios haya creado”, Y como orfebre de seres vivos, se volvió promotor del desarrollo de nuestros artistas y de la cultura nacional, exaltando los valores y trabajos de artistas plásticos y escritores, quienes hoy en día de forma numerosa de manera institucional y particular, le deben parte de sus éxitos y trascendencia. Es en esa actividad benefactora que en 1998 se le nombró la Orden “Amigos y Mecenas de las Artes y la Cultura” en Nicaragua.
Carlos Garzón, artista culto, de alta sensibilidad y humanismo, encierra un ser como oro de alto kilate, lleno de la alegría, el tesón y el encanto de un niño que nos llena de su energía y sentido de vivir. Hoy en su partida el Centro Nicaragüense de Escritores da un sentido pésame a sus familiares, amigos y gente de las artes y la cultura, entre ellos los miembros de nuestra asociación, que han ganado con la existencia de este ser extraordinario, y envía este mensaje a los medios de prensa hablados y escritos para pedir ejemplo de quien de su persona y trabajo trascendió para ayudarnos a ser más nicaragüenses.

La Asociación Nicaragüense de Escritoras (Anide) deplora el deceso de don Carlos Garzón y lo hace extensivo a su familia y círculos culturales del país.
El más fino artesano de la orfebrería, la elevó al estado puro del arte. Colaborador entrañable de muchos artistas en su carácter de coleccionista de sus obras. Uno de los pocos amigos cercanos de la poeta, pintora y promotora cultural: María Teresa Sánchez (León, 1918-1994), hasta el final de sus días. Le recordaremos como el hombre dispuesto siempre a la amistad en la gran diversidad de la cultura.
Dado en la ciudad de Managua, Nicaragua a los veintisiete días del mes de marzo del 2007.
Firman Junta Directiva: Claribel Alegría, Presidenta Honoraria; Michéle Najlis, Presidenta; Isolda Hurtado, Vicepresidenta; Carola Brantome, Tesorera; Esthela Calderón, Secretaria General; Adelaida Díaz, Vocal; Martha Cecilia Ruiz, Vocal.

Carlos Tünnermann Bernheim, Presidente
Porfirio García Romano, Secretario
Centro Nicaragüense de Escritores