Nuevo Amanecer

Sin esperar respuesta


“Cuando la ausencia/ no nos incomode/ y nuestros referentes/ carezcan de sentido,/ cuando no existan encrucijadas/ y tu camino se conduzca/ paralelo al a mío/ sin tocarlo/ habremos de reconocer/ que ya no existe un/nosotros.”
Los anteriores son versos de Karla Olascoaga Dávila, contenidos en su poema Líneas paralelas, de su colección de poemas “Sin esperar respuestas”, que se publicó hace pocos meses.
Tal vez, a manera de biografía de sí misma, Karla escribe en el poema Dos caminos paralelos: “Crecía en un mundo de adultos/ cálida, resguardada de los ruidos exteriores/ escondida entre el temor y la inconstancia/ Crecí en un mundo de adultos/ con lo ojos vendados/ sin alumbrarme con soles de mentira/ o primaveras construidas.”
Oloscoaga es poeta y filóloga peruana, quien ya había publicado un primer libro de poemas en 2002, titulado: “Atrapar a tiempo los recuerdos”, y además, es investigadora y catedrática universitaria, pero es ante todo mujer, y así dice en su poema Cosas de mujeres.
“He imaginado/ innumerables veces/ que llegas a mi lado/ que hablas sin parar/ que me dices y repites que me amas/ hasta el cansancio/ hasta mi cansancio/ mejor te prefiero/ retraído, mudo, ser real,/ ajeno, intenso, único ejemplar,/ molde irrepetible,/ pero siempre/ de mi lado de la orilla.”