Nuevo Amanecer

Penas y glorias de Milan Kundera

Premio Nacional de Literatura al escritor Milan Kundera provoca controversia en su República Checa natal

Treinta y dos años después de marcharse de Checoslovaquia y dieciocho después de la caída del comunismo, el escritor Milan Kundera recibió la semana pasada el Premio Nacional de Literatura de la República Checa, una distinción inmerecida para unos o muy tardía para otros.
“Homenajear a Kundera dieciocho años después de la revolución (de 1989) me parece un poco tarde”, dijo a la AFP el actor Jiri Bartoska. Para él, es el “carácter checo en el peor sentido de la palabra” el que ha aflorado en este caso, poniendo de manifiesto el rencor hacia el hijo del país que un día se fue y abandonó su lengua para escribir en francés y adoptar la nacionalidad francesa.
Sin embargo, para el semanario “Kulturni tydenik”, “hubiera sido mejor darle un premio por haber ignorado a los lectores checos”. “Fue él quien decidió no publicar sus obras más que de modo esporádico en nuestro país (...) Todo checo que no hable francés o inglés debe esperar” para leerle, agregó esta revista cultural.
En efecto, hicieron falta 21 años para que su obra más popular, “La insoportable levedad del ser”, fuera publicada en checo.
Sus textos más recientes, “La lentitud”, “La ignorancia”, “El telón”, aún no han sido traducidos, lo que se explicaría, según fuentes próximas al autor, por su aspiración a la perfección léxica.
Kundera, de 78 años, era un intelectual conocido como un comunista reformista hasta su desaparición de la vida pública tras la ocupación de las tropas soviéticas en 1968.
Instalado en Francia desde 1975, el autor, que se definía como “un extraño autor francés en lengua checa”, ha vuelto a su país de vez en cuando tras el final del comunismo, pero siempre de incógnito.
Esta semana, este hombre discreto que no ha protagonizado ninguna aparición pública en años, alegó razones de salud para ausentarse de la entrega del galardón pero hizo saber en un mensaje que se sentía “muy emocionado por esta recompensa”.
Para el diario Dnes, Kundera “hizo bien en no venir” porque en la República Checa un premio conlleva siempre “burlas y artículos mordaces” y, sobre todo, la “kadrovani”, la famosa comprobación de las cualidades personales y políticas que se practicaba durante el régimen comunista.
“Sus detractores le reprochan tres pecados imborrables: sus poemas de juventud durante el periodo comunista, su desconsideración hacia la causa checa en la emigración y su falta de voluntad de compensar tal desconsideración”, afirmó Dnes.
Durante la entrega del premio, el primer ministro Mirek Topolanek denunció el “corral provinciano” checo en un mensaje leído en su ausencia.
“Sus detractores reprochan a Milan Kundera sus poemas comunistas escritos en los años 50, pero omiten intencionadamente ‘La broma’”, novela aparecida en Checoslovaquia en 1967 en la que criticaba sin piedad el sistema estalinista, recordó.

Milan Kundera
Al término de la Segunda Guerra Mundial se afilió al Partido Comunista del que fue expulsado tras los sucesos de 1948. Experto en historia del arte, estudió en el Carolinum de Praga y dio clases de historia del cine en la Academia de Música y Arte Dramático desde 1959 hasta 1969, y posteriormente en el Instituto de Estudios Cinematográficos de Praga. Fue jornalero y músico de jazz. Su primera novela, La broma, fue traducida a doce idiomas y obtuvo en 1968 el Premio de la Unión de Escritores Checoslovacos. En 1968, a consecuencia de la invasión soviética a su país, sus obras se prohibieron y quedó sin empleo. En 1975 consiguió emigrar a Francia. Entre ese año y 1980 enseñó literatura comparada en la Universidad de Rennes, y más tarde en la École des Hautes Études de París.
Su novela, La vida está en otra parte, obtiene el Premio Médicis a la mejor novela extranjera publicada en Francia durante el año de su aparición. Su siguiente novela, La despedida, obtuvo el Premio Mondello al mejor libro editado en Italia. En 1981, el conjunto de la obra de Kundera mereció en Estados Unidos el Commonwealth Award, premio otorgado simultáneamente al conjunto de la obra dramática de Tennessee Williams. Ese año la publicación en de El libro de la risa y el olvido le valió la revocación de su ciudadanía checa. En 1982 recibió el Premio Europa-Literatura. En 1984 publicaría La insoportable levedad del ser, considerada como una de sus obras cumbres. Ya en 1985, sería galardonado con el Premio Jerusalén. Tres años más tarde La insoportable levedad del ser sería llevada al cine de la mano del director Philip Kaufman, obteniendo un aceptable éxito.
A pesar de su militancia comunista, en su juventud, Kundera se convirtió desde el inicio de su actividad literaria en un crítico mordaz del socialismo. A su vez, su principal obra, La insoportable levedad del ser se ha convertido en una referencia importante a la hora de intentar comprender la disidencia vivida en Europa del Este durante la Guerra Fría. En 2006 se publica por primera vez en su país su bestseller, La insoportable levedad del ser, veintidós años después de que se editara en París.