Nuevo Amanecer

Mensajes de intelectuales amigos


Querido Luis:
Nuevo Amanecer debe seguir la huella inolvidable que tu trabajo le hereda, porque a los grandes no se les olvida, y sos grande.
Mi corazón estará siempre en donde estés y, al igual que tantos poetas del mundo, agradezco las muchas veces que mis trabajos conocieron la luz desde esa trinchera. Retirarse no significa abandonar, por lo tanto, espero leerte cada vez que tu pluma prodigiosa se convierta en palabra.
Mi abrazo inmenso, mi solidaridad y admiración, mi respeto.
Desde Costa Rica, esta ticaragüense que sólo puede desearte más éxitos y más y más.

Leda García Pérez

Luis:
Impresiona la despedida de seres especiales. Pero nos recuerda que estamos de paso, pero tu paso Luis, ha sido muy fructífero para las letras de Nicaragua. Nuevo Amanecer bajo tu dirección no discrimina a nadie; todos tuvimos chance, trataste de escoger a buenos autores y dejaste que el público juzgara. Hemos aprendido mucho con vos. Desde principios de los años sesenta te oía mencionar, de tal manera que yo creía que eras más veterano. Y sos un chavalo y lo seguirás siendo
Seguimos en contacto.

Eddy Kühl

¿Y qué es esto? ¡Cuánto lo siento! FCT debe estar cabeceando desde arriba.
Ahora NAC tendrá que reinventarse y recrearse sin su Papá. Es un momento amargo para todos, pero estoy segura de que este final será un nuevo comienzo (literario, artístico, creativo) para don Luis. Desde ya espero con emoción sus nuevos proyectos. Don Luis, lo queremos mucho y estamos con usted a pesar de la distancia. Muchas gracias por su labor de todos estos años en los que nos hemos beneficiado de su ojo atento de editor y de poeta. Muchas gracias sobre todo (en nombre de las nuevas generaciones de poetas) por presentarnos al mundo y regalarnos esta inigualable posibilidad de dar y recibir poesía.
Su ahijada de la tinta.
Yaoska Tijerino

Estimado Luis:
Las despedidas siempre son tristes y más cuando la persona se retira del lugar y el trabajo donde ha estado tanto tiempo. Debés estar orgulloso de la labor que has desempeñado durante tantos años al frente de Nuevo Amanecer Cultural. Excelente. Siento que te vayas, pero creo que don Onofre Guevara seguirá sus pasos. Es un periodista de lujo a quien muchos respetan, incluyéndome yo. Es justo tu descanso, pero dejarás un legado que hará historia en el periodismo cultural.
Un abrazo cordial.
Nydia Palacios Vivas

Afectísimo Luis:
Desconozco las razones por las que abandonás NAC (aunque son de suponer), pero quiero decirte que han sido 27 años fructíferos, dignos de orgullo. Recibe mi abrazo y solidaridad. Aprovecho para enviarte un semanario digital con el que me entretengo desde hace unas semanas, que te pongo a la orden y al que, con tu venia, me gustaría suscribirte.

Pedro Xavier Solís
Todos los viernes. Un nuevo semanario digital. Una fuente de pensamiento.

Luis:
¡Qué satisfacción debes sentir al haber ofrecido al pueblo revolucionario (y “no tan revolucionario”) escritos profundos y comentarios serios sobre la cultura nicaragüense ¡por 27 años! Sin fallar ni una sola semana… Watson y Sherlock (muy astutos como siempre) sin duda se sienten orgullosos por tu trabajo tan importante para todos nosotros. Aún más importante para nosotros; tus amigos nos sentimos no solamente orgullosos por tu trabajo, sino profundamente agradecidos por todo lo que vos representás en la cultura nicaragüense. Te despedís de Nuevo Amanecer con la admiración, agradecimiento y amistad de miles y miles… y nuestros deseos que sigas creando nuevos caminos para ayudarnos a disfrutar y apreciar aún más la cultura nicaragüense. ¡Gracias!
Abrazo solidario.
Roberto Currie

Luis:
He recibido con mucha consternación y me da cabanga la noticia que has hecho circular, me imagino como pan caliente salido de los viejos hornos de leña en los pueblos propios de tu amada Nicaragua. Creo que retiro es propio de las generaciones, no por aquello… ¡que veinte años!
Vaya pues, que disfrutes tu bien merecido retiro al lado de doña Mercedes, para que sigas escribiendo en tu Extremadura…
Abrazos de tu amigo.
Sinceramente.
César Campos