Nuevo Amanecer

Mensajes de intelectuales amigos


Lamento que por razones de juventud madura (la “tercera edad”) tengas que dejar la dirección de NAC, que tú fundaste y que es, sin duda, el mejor suplemento cultural de Centroamérica y uno de los mejores de América Latina. Te deseo desde ahora que disfrutes más de tu familia y compartas más tiempo con Mercedes y las musas, que no te abandonarán nunca.
Un abrazo fraterno.
Carlos Tünnermann Bernheim

Estimado Luis:
Te deseo un merecido descanso. Ahora tendrás más tiempo para la literatura.
Abrazos.
Nicasio Urbina

Estimado poeta:
Espero que el cese de tus funciones sea por la ansiada jubilación. Habrá que reconocerte en algún momento tu ajetreada y excelsa labor al frente de ese suplemento tan amplio como necesario para Nicaragua y Centroamérica.
Te deseo lo mejor y que sigamos en contacto, unidos por la palabra.
Un gran abrazo.
Adriano Corrales A.

Querido don Luis, para mí la noticia fue una sorpresa. ¿Se jubila ya de Nuevo Amanecer? ¿A qué se debe?
Cuando encuentre un hueco ojalá me explique. Un fuerte abrazo.
Francisco Javier SANCHO MÁS.

Estimado Luis:
Poeta, el motivo es a partir de la noticia de que ya no estarás en la dirección de Nuevo Amanecer Cultural, suplemento al que le imprimiste tu sello y tus vivencias en tu calidad de escritor. No sé los motivos de tu separación de este medio; a mí, para enviarte, se me quedaron muchas cosas en el tintero. La satisfacción es que a través de él tuve la oportunidad de acercarme a una persona como vos, y esto en aras y en pro de consolidar una buena amistad. Con el respeto y la admiración que tenés en esta parte de tierra del mundo, donde te has hecho de un lugar inolvidable.
Con un abrazo.
Porfirio García Romano

Amigo, debo decirte: duele que te retires del suplemento que fue de tu creación y del excelente trabajo que has realizado todos estos 27 años. Muchas gracias por haber tenido la sensibilidad de acoger nuestro trabajo. Muchas gracias por tu esfuerzo y entrega constante. Gracias por haberte rodeado de la Vicky y de Onofre, y el resto de colaboradores.
Amigo, por haber enlazado y proyectado la expresión del arte y la Literatura nicaragüense: ¡muchas gracias!
Christian Santos

¡Hola Luis!
¡Llegaste a viejo y no me has dado rellenas! ¿Qué pasó? ¿Te estás jubilando?
Un a brazo.
Michéle Najlis

Querido hermano, amigo y mentor:
Espero que los quehaceres que te ocuparán en el futuro te sean tan placenteros y satisfactorios como a la cabeza de NAC, pero no sé por qué me siento descabezada; asumo que NAC seguirá siendo NAC, pero sin tu toque… mejor tengo pensamientos y sentimientos optimistas ante el futuro de este suplemento tan querido.
Tampoco quiero sentir que porque no estés en END y especialmente en NAC te voy a perder en cualquiera de los aspectos que eres para mí, así que de mí no te libras por los siglos de los siglos, amén.
Éxito y gozo en el futuro, querido Luis. Mi cariño expreso a tu familia que me es tan querida.
Besitos.
María Elsa Vogl

Muchas gracias, Luis:
Sin llegar a ser colaborador y sólo amigo desde la distancia, cuando en Nuevo Amanecer Cultural recibiste mis pocas lucubraciones estoy seguro me hiciste favor.
Indudablemente, NAC sin vos es inconcebible. No había pensado en esa posibilidad ni deseo que haya llegado el momento de retirarte. Pero tus razones tenés y no las pregunto.
Abrazos.
Sergio Simpson

Poeta querido, Luis Rocha Urtecho:
Es verdaderamente triste la noticia esa de que te vas de Nuevo Amanecer Cultural. Es una noticia que a mí nunca me hubiera gustado ni ver ni conocer. Son muchos años de compañía imborrable, son muchos sábados inseparables.
Pero, ¿y quién te va a sustituir? ¿A quién vamos a tener que aprender a entender y a querer? ¿Quién es esa persona que nos va a querer o rechazar? ¿Y por qué te vas? ¿Cómo vas a vivir sin el Nuevo Amanecer?
Yo te agradezco infinitamente el buen trato que me diste en las páginas del Nuevo Amanecer, y te agradezco infinitamente tu amistad. –Se quedan con nosotros Onofre y la Victoria que son parte entrañable de la familia. Ellos conocen los sinsabores de la mesa familiar, y cuando nos sentemos juntos a la mesa familiar de los sábados siempre vas a estar con nosotros.
Con todo el cariño de 45 años de amistad.
Francisco de Asís Fernández

Estimado Luis:
Siento que te retires de Nuevo Amanecer Cultural. Ojalá que sigas en nuevos proyectos. Gracias por el envío de tu correo.
Un fraterno abrazo.
Helen Umaña Portillo

Estimado Luis Rocha:
Uno se acostumbra a tener a los amigos en lugares predefinidos. Creo que para muchos estás de alguna manera como unido en imagen con Nuevo Amanecer Cultural. Ahora, ¿adónde vas? De todos modos le deseo suerte en sus nuevos proyectos.
Con amistad.
Jean-Michel Maes

Estimado Luis:
Escribo para reconocer tu labor de larga data en Nuevo Amanecer Cultural.
Abrazos.
Henry A. Petrie

Un abrazo y mis mejores deseos para Luis Rocha, quien adquiere el vuelo de la libertad y las alturas, sin ataduras, con soltura de la poesía que le libera y la rectitud que le acompaña.
Saludos.
Francisco Javier Bautista Lara
Hola, amigo Luis.

El NAC, bajo tu acertada dirección, fue para intelectuales, artistas y poetas el espacio donde nos adoptaste a todos nosotros y donde comencé a publicar mis escritos sobre Arte Nicaragüense. Siempre me diste las mejores páginas y siempre las obras de arte ocuparon un lugar destacado.
Siento que esa hermandad también se hace extensiva a Victoria, quien siempre me atendió con cariño y aunque no conozco a Onofre Guevara personalmente, creo que su apoyo incondicional dentro del suplemento merece un gran respeto. Aunque ellos continúen, siempre quedará un gran vacío: 27 años proyectando la cultura pesan mucho y no se olvidarán tan pronto.
Te doy las gracias por haber formado parte de esa gran familia cultural agrupada alrededor del NAC y terminaré recordando una célebre poesía de León Felipe, cuando salió definitivamente para Méjico. No la sé de memoria, pero recuerdo las ideas.

“Tú te quedas con el hierro y la fragua, pero en silencio.
¿Qué irás a hacer después si yo me llevo la canción?”

Tú te llevas la canción y tus amistades te acompañarán en el canto.

Con el cariño de siempre.

María Dolores Torres

Querido Luis:

Mucha suerte en tu vida futura. Te mando un abrazo afectuoso.

Hortensia Campanella

Luis:
Para vos, que como buen caminante seguirás campante, la oportunidad del ocio se convertirá en tu mejor negocio del espíritu. Vas a poder hacer lo que siempre quisiste, pero el horario y el semanario, las urgencias de los nuevos amaneceres, tal vez te ha privado de escribir tus mejores páginas.
Adelante, caminante… saludo a la familia.
Enrique Alvarado
Querido Luisito, hermano del alma:

En todo caso, como siempre, siempre cerca en amistad profunda y en disponibilidad con Nuevo Amanecer Cultural.
Sergio Ferrari

Querido Luis:
Isolda y yo hemos estado y estamos al tanto de lo acontecido en el NAC. ¡Hay tanto que decir y pensar! Desde un simple y triste pesar hasta un furioso aullido de rabia. Sin embargo, lo más importante es que nos quedamos con tu gigantesco ejemplo de perseverancia y honestidad en el quehacer cultural de est país.
Te agradecemos el espacio, techo y sombra de chilamate y ceiba que nos diste en el NAC.
Te queremos en puta.
Fernando Antonio

Querido poeta Rocha y Urtecho:
Dígole que la primera correspondencia enviada a mi persona, donde se anunciaba su “partida” de Nuevo Amanecer Cultural, no me impactó tanto como la segunda epístola que recibí, haciendo, acertadamente, por supuesto, alusión al no menos poeta Alfonso Cortés –el que no era ningún hijueputa. Sólo réstame decir que Nuevo Amanecer Cultural tendrá en adelante un Amanecer Cultural Nuevo. Que no es lo mismo, pero es igual.
Abrazos eternos, poeta Rocha y Urtecho, y eternamente agradecido por haberme brindado su apoyo desinteresado en las publicaciones de lo que alguna vez fuera Nueva Generación, que al fin, no generamos nada nuevo, quizás, porque todo, o al menos casi todo, ustedes ya lo habían descubierto. Se nos adelantaron el ron, las mujeres y, sobre todo, las letras. ¡Válgame Dios! Qué íbamos a descubrir, ¿el agua helada? ¿el ron con coco?… Uno de los grandes culpables de ello fue el nunca bien ponderado José Coronel Urtecho, quien no transitó rápido por el mundo, como tampoco lo hizo Cardenal, mucho menos, y con el mayor de los respetos que se merece, usted.
Abrazos, totales…
Camilo Bermúdez

La Sirena, Granada. Veinticinco de octubre del séptimo año del nuevo milenio.
Querido poeta Rocha:
Gracias por haber compartido –con pluralidad, entusiasmo, conocimiento, solidaridad y afecto— las páginas de tus días. Siempre me ha estimulado tu hacer –el sabio Cardoza y Aragón, decía que una imaginación ponía en movimiento a otra imaginación— y en esta dirección me enriqueció su amistad y el diálogo sobre distintos aspectos del arte y la cultura.
Un gran abrazo, y no hablemos de despedidas, sino de bienvenidas.
Jorge Boccanera

Estimado Luis:
Te agradezco el número de Nuevo Amanecer Cultural del 6 de octubre dedicado a la obra de mi padre. También su cuento “Horizonte quebrado”, publicado el sábado 13 que me pareció todavía mejor al leerlo en el suplemento. Me da pesar que te retires con la experiencia que tienes y espero que sea para tu bien. Te envío mi último cuento dedicado a tu labor cultural para cuando te marches de una vez. Espero más adelante dirijas una revista, un periódico, o algo relacionado con la cultura, que lo haces muy bien.
Me saludas a Mercedes, y cuando vengas con ella a León me gustaría verla en mi casa.
Rosario Aguilar

El temporal
Rosario Aguilar

Vino en la madrugada irreconocible envuelto en su capote color mostaza y me dijo: “Pues fíjese patrona, mea da pena estarla molestando, pero allá comenzó a llover desde el domingo como si fuera misa, a las ocho en punto, y todavía no para. Oscuro me salí a ordeñar y vide para arriba por si había cambio, pero no había. Los tumbos de agua en torbellinos llegan ya camino y han botado a su paso los postes de atilintar alambre. A ojo cubiqué el barranco y tiene como dos cuerpos de agua. Fíjese que en los potreros las lomas de zacate parecen como planchadas por el peso del agua. Yo le aviso, que las vacas no comen por el frío porque toda la montaña y los potreros están llenos de agua, se han puesto tristes y han enflacado. Por eso lo dejé todo y me vine a avisarla para que usted me diga qué hago. Yo creo que lo mejor es dejarlo todo en manos de Dios.”
Hay personas, Poeta, que tienen la enorme capacidad de recordar con envidiable precisión el mes y año en que ocurrieron eventos importantes en sus vidas. Yo no puedo ubicarme en esa categoría, porque no poseo tal virtud. Por eso no sé cuándo fue que me acerqué por primera vez a NAC.
Lo que sí no olvido es que mis primeras colaboraciones –dos o tres— no fueron publicadas y nunca supe por qué. Entonces, pensé que a lo mejor mis escritos no tenían la calidad establecida por el Consejo Editorial, por usted o quién sabe por quién. Sin embargo, insistí, hasta que un sábado ¡por fin! vi mi nombre en letras de molde impresas, como alguna vez dijo el poeta Josecito Cuadra Vega.
Desde entonces –16 años quizás—, me hice colaborador de NAC y comencé a cultivar su amistad, poeta Rocha, de la que me siendo honrado. Usted y quienes lo han acompañado en este periplo durante 27 y pico de años, quisieron, supieron y pudieron mantener una ventana abierta por la que el mundo se asoma a Nicaragua y viceversa, y eso es más que meritorio, hasta un hazaña diría yo, por haberse producido en un país que, como el nuestro, ha enfrentado tantas vicisitudes.
Usted se va con su frente en alto y con la satisfacción del deber cumplido. Nosotros seguiremos con Eick, con Onofre y doña Victoria, que con seguridad mantendrán la proa de esta embarcación siempre más allá de su Odisea. ¡Que Dios los bendiga!
Un abrazo de Mario Urtecho

Amigo Luis, para mí y para muchos como yo, este es momento para celebrar y para llorar. No esperaba esta noticia. No la contemplaba. Yo creo que será una tremenda sorpresa para mucha gente que, como yo, experimentará alegría y tristeza.
Un consuelo me queda: saber que la gente como vos se retira sin retirarse. No te retirás, simplemente cambiarás de piso, de trinchera y de perspectiva. Así que no te digo adiós, sino: seguimos.
Gracias Luis por tu amistad y apoyo durante estos años. Gracias de verdad, de todo corazón. Un abrazo.
Andrés Pérez Baltodano

Bueno, parece que se cierra una etapa y la que se abre, aunque muy esperanzadora, será de alguna manera diferente. He acompañado a NAC desde mi adolescencia y he aprendido muchísimo con él. Para eso, en definitiva, son los suplementos culturales, para ayudarnos a formarnos. Desde las espléndidas ediciones de grandes páginas dobladas por la mitad al discreto tamaño tabloide hemos asistido a la evolución de narradores, pintores y poetas que cada fin de semana han acompañado nuestros fines de semana.
Hemos de agradecer a este Consejo Editorial y a su responsable, Luis Rocha, por ese ejercicio constante de repensar la identidad nicaragüense, por la reflexión permanente sobre nuestra lengua, por permitir que los creadores de cultura puedan ver asomarse a esa ventana azul intenso.
Con los mejores deseos para el camino que emprende el nuevo NAC y con la esperanza que aumente el número de páginas.
Un saludo fraterno.
Mariantonia Bermúdez

Querido Luis:
No puedo decir que me alegra tu retiro voluntario, tu jubilación, tu derecho a dedicarle más tiempo a otras cosas no menos importantes en tu vida, etcétera, etcétera. Definitivamente, tu labor no sólo fue importante sino sacrificada. Nuevo Amanecer Cultural se hizo, igual que END, con el trabajo de hormiga de cada uno de los trabajadores de este importante, medio de comunicación de nuestro país. Seguramente en su memoria y en la historia quedará constatado todo el esfuerzo inmenso tuyo por hacer de esta importante herramienta para el desarrollo de nuestra cultura nacional, y un verdadero abrazo para todas las expresiones de la cultura nicaragüense y universal.
Gracias, Luis, por todos estos años. Gracias también a todos los que estuvieron en el Consejo Editorial de Nuevo Amanecer Cultural hasta el día de hoy, y doy una bienvenida a los nuevos compañeros que asumirán esta, nada fácil, tarea de cada semana para seguir defendiendo nuestra identidad cultural con orgullo, con calidad y coherencia.
Un abrazo siempre fraterno.
Luis Enrique Mejía Godoy

Querido Luis, querido hermano:
Ni la primera ni la segunda comunicación me terminan de convencer. Aunque acepto el derecho del ser humano a retirarse, hay “identidades” que son tan “idénticas” (como vos y el NAC) que no es fácil imaginárselas distintas a lo que realmente son.
Poeta, hermano, maestro, amigo, gracias por tu amistad; por abrir puertas y casi nunca cerrarlas; por soñar y hacernos soñar con el amanecer –incluido el cultural—; por habernos “cuidado” a nosotros y a las amistades fieles a la distancia-cercanía.
Desde la hijueputa helada Berna, el abrazo del trópico, el de siempre. Uno no menos fuerte para Vicky y Onofre. Y uno no menos inmenso para Erick.
¡Aquí tenés tu casa, sin ron pero con buen tinto!
Siempre cerca.
Sergio Ferrari

Poeta:
Hay una página cultural en lo más profundo de mi corazón, de la que siempre serás el director. En mucho soy el escritor que soy por el aliciente que vos publicaras mis cosas.
Un abrazo.
Alejandro Bravo

Damos las gracias a nuestros amigos por sus mensajes, y también a quienes nos los enviaron a última hora, y por falta de espacio publicaremos hasta en la próxima edición.
El Editor