Nuevo Amanecer

Descuartizado


Claro está que murió ‑como deben morir los poetas,
maldiciendo, blasfemando, mentando madres,
viendo apariciones, cobijado por las pesadillas
Claro que así murió y su muerte resuena en las malditas
habitaciones
donde perros, orgías, vino griego, prostitutas francesas, donceles y príncipes se rinden
y le besan los benditos pies;
porque todo en él era bendito como el mármol de
La Piedad
y el agua de los lagos, el agua de los ríos y los ríos de alcohol bebidos a pleno pulmón,
así deben beber los poetas: Hasta lo infinito, hasta la negra noche y las agrias albas
y las ceremonias civiles y las plumas heridas del artículo
a que te obligan,
la crónica que nunca hubieras querido escribir
y los poemas rubíes, los poemas diamantes, los poemas huesolabrado, los poemas floridos, los poemas toros,
los poemas posesión, los poemas rubenes, los poemas daríos, los poemas madres, los poemas padres, tus poemas
Y así le besaban los pies, la planta del pie que recorrió
los cielos y tropezó mil y un infiernos
al sonido siringa de los ángeles locos y los demonios
trasegando absintio
(El chorro de agua de Verlaine estaba mudo), ante el
azoro y la soberbia estupidez de los cónsules y
los dictadores, la chirlería envidiosa y la espesa
idiotez de las gallinas municipales.
Maldiciendo, claro, porque en la agonía estaba en su
derecho y porque qué jodidos (¡Jure, jodido!, dijo
Rubén al niño triste que oyó su testamento), ¿por
qué no morir de alcoholes de todo el mundo si
todo el mundo es alcohol y la llama lírica es la
mirada de un niño con la cara de un lirio?
Resollaba y gemía como un coloso crisoelefantino
hechos de luces y tinieblas, pulido por el aire de los
Andes, la neblina de los puertos, el ahogo de Nueva
York, la palabra española, el duelo de Machado,
Europa sin su pan.
Rugía impuramente como deben rugir todos los poetas
que mueren (¡Qué horror, mi cuerpo destrozado)
y los médicos: Aquí hay pus, aquí hay pus ‑y nunca
le hallaron nada sino dolor en la piel
limpios los riñones heroicos, limpio el hígado, limpio
y soberbio el corazón
y limpiamente formidable el cerebro que nunca se
detuvo, como un sol escarlata, como un sol de
esmeralda, como la mansión de los dioses, como
el penacho de un emperador azteca, de un emperador
inca, de un guerrero taíno;
cerebro de un amante, embriagado a la orilla de un
dulcísimo cuerpo, ay, de mieles y nardos
(su peso: mil ochocientos cincuenta gramos: tonelaje
de poeta divino, anchura de navío),
el cerebro donde estallaron los veintiún cañonazos de
la fortaleza de Acosasco
y que luego...
Claramente, turbiamente hablando, hubo necesidad de
destrozarlo, enteramente destazarlo como a una fiera
selvática, como al toro americano
porque fue mucho hombre, mucho poeta, mucho vida,
muchísimo universo
necesariamente sus vísceras tenían que ser universales,
polvo a los cuatro vientos, circunvoluciones repletas
de piedad, henchidas de amor y de ternura.
Aquí el hígado y allá los riñones.
¡Dame el corazón de Rubén! Y el cerebro peleado, de
garra en garra como un puñado de perlas.
Aquel cerebro (¡salud!) que contó hechicerías y fue
sacado a la luz antes del alba;
y por él disputaron y por él hubo sangre en las calles
y la policía dijo, chilló, bramó:
¡A la cárcel! Y el cerebro de Rubén Darío – mil
ochocientos cincuenta gramos ‑ fue a dar a la cárcel
y fue el primer cerebro encarcelado, el primer cerebro
entre rejas, el primer cerebro en una celda,
la primera rosa blanca encarcelada, el primer cisne
degollado.
Lo veo y no lo creo: ardido por esa leña verde, por esa
agonía de pirámide arrasada,
el poeta que todo lo amó
cubría su pecho con el crucifijo, el crucifijo, el suave
crucifijo, el Cristo de marfil que otro poeta agónico
le regalara ‑Amado Nervo y
me parece oír cómo los dientes le quemaban y de
qué manera se mordía la lengua y la piel se le ponía
violácea
nada más porque empezaba a morir,
nada más porque empezaba a santificarnos con su muerte
y su delirio, sus blasfemias, sus maldiciones, su
testamento,
y nada más porque su cerebro
tuvo que andar de garra en mano
y de mano en garra
hasta parecer el ala de un ángel,
la solar sonrisa de un efebo,
la sombra de recinto de todos los poetas vivos,
de todos los poetas agonizantes,
de todos los poetas.

*Efraín Huerta (1914‑1982) poeta mexicano.