Nuevo Amanecer

Primer Encuentro de Intelectuales por el Medio Ambiente


Declaración de Selva Negra
(Fragmentos)
Los días 28 y 29 de octubre de 2005, intelectuales nicaragüenses reunidos en el Hotel Selva Negra, Matagalpa, con las autoridades gubernamentales del medio ambiente, cultura y turismo, con el entusiasta patrocinio de empresas privadas y organismos internacionales, realizamos el Primer Encuentro Nacional de Intelectuales por el Medio Ambiente, con el objetivo de establecer un espacio de reflexión, diálogo y compromiso acerca del estado del medio ambiente y los recursos naturales de Nicaragua, en función del futuro que heredaremos a las próximas generaciones.
Por lo tanto, suscribimos la presente DECLARACIÓN DE SELVA NEGRA:
Considerando los constantes y acelerados procesos de degradación del ambiente y la depredación de los recursos naturales de nuestro país, no obstante que hemos sido ­bendecidos con una grandiosa riqueza de paisaje, ecosistemas, especies vegetales, animales y en general recursos naturales de gran interés e importancia nacional y mundial por su capacidad de producción de bienes y servicios a la sociedad en general y por ende, su aporte a la generación de riquezas para el bienestar humano.
Considerando que el comercio ilegal de fauna y flora silvestres está diezmando y haciendo desaparecer de manera acelerada nuestra biodiversidad.
Considerando que las actividades industriales y domésticas, especialmente las de ciertos sectores, son altamente contaminantes para el agua, el suelo y el aire debido a la emisión de residuos y desechos sólidos y líquidos hacia el medio ambiente, incluyendo sustancias químicas tóxicas y peligrosas. La basura constituye uno de los principales problemas ambientales del país, el cual pone en alto riesgo la calidad del ambiente, especialmente de las aguas, así como la salud de la población y las actividades sociales y económicas.
Considerando la alta vulnerabilidad de Nicaragua ante los efectos adversos del cambio climático, lo que se evidencia en una mayor recurrencia de desastres.
Considerando que el manejo inadecuado de las cuencas hidrográficas y la falta de aplicación de la política de ordenamiento territorial están provocando consecuencias graves en la calidad del ambiente.
Considerando que la destrucción de los bosques, por efecto del cambio de uso de la tierra, causado por el avance de la frontera agrícola, la tala indiscriminada y el tráfico ilegal de madera, está poniendo en peligro el futuro forestal del país, sector que bien administrado aportaría de manera importante a la economía nacional, beneficiando a todos los actores de la cadena productiva y contribuyendo significativamente al desarrollo socioambiental del país.
RESOLVEMOS
Exhortar a los miembros de la comunidad intelectual de la nación, a las organizaciones de la sociedad civil, a la empresa privada y en general a cada uno de los nicaragüenses, a comprometernos y sensibilizarnos para el cuido del medio ambiente y la protección de los recursos naturales, lo cual es una responsabilidad y un beneficio de todos.
Aunar esfuerzos para que nuestro país, que ha sido vanguardia en la legislación ambiental, sea también vanguardia en la aplicación innovadora de esa legislación y que las autoridades correspondientes aprueben y promulguen las leyes relativas al medio ambiente, a fin de adecuarnos a las exigencias del desarrollo sostenible.
Proponer que se asuma la conservación de los recursos naturales como un proyecto de nación y como una política de seguridad nacional, compatibilizando y simplificando las políticas nacionales de conservación con las políticas fiscales y de descentralización.
Instar a todos los aspirantes de la próxima campaña presidencial a asumir de manera prioritaria en sus propuestas y plataformas de gobierno la causa de la conservación de los recursos naturales, la protección del medio ambiente y el desarrollo sostenible.
Proponer que se desarrollen mecanismos para divulgar experiencias exitosas, estudios, materiales educativos y otros que motiven a la ciudadanía, en especial a la juventud, a movilizarse alrededor de la causa del medio ambiente y el desarrollo sostenible.
Exigir que se racionalice la propuesta de política forestal de Nicaragua con otras políticas sectoriales y que el sector forestal se apropie de ella, para que pueda dar el cambio de percepción y de imagen, promoviendo, fomentando y vigilando la aplicación de un código de ética y responsabilidad con alianzas en el ámbito local, territorial y nacional.
Impulsar la activa participación de las asociaciones de intelectuales, el sector privado, las ONG y todas las instancias de la sociedad civil en la gestión ambiental.
Instar al Gobierno Central a que ante los grandes retos y desafíos que representa la entrada en vigencia en enero de 2006 del DR‑Cafta en el tema ambiental, el Marena sea fortalecido con mayor presupuesto para que de forma efectiva pueda cumplir su misión de monitoreo y control de la contaminación y protección de los recursos naturales, así como la aplicación efectiva de la legislación ambiental.
Recomendar que la Cuenca Hidrográfica sea la unidad territorial para la planificación del espacio geográfico natural.
Invitar a todos los sectores a unirse desde su ámbito de acción con las instituciones, comunidades y autoridades municipales, a fin de que se ponga en marcha el Plan Nacional de Erradicación de la Basura que ha sido propuesto por Marena.
Proponer la creación de una instancia interinstitucional integrada por Marena, Intur y el INC para potenciar la sostenibilidad del Patrimonio Natural y del Patrimonio Cultural, que constituyen las principales fortalezas de la oferta turística nacional.
Demandar al Gobierno y a la Asamblea Nacional que se definan nuevas políticas de incentivos fiscales para la conservación y puesta en valor del Patrimonio Natural y del Patrimonio Cultural como elementos fundamentales de la oferta turística nacional.
Promover acciones, proyectos, programas e iniciativas que contribuyan a mitigar los impactos del cambio climático.
Invitar a todos los medios de comunicación a emprender una Cruzada Nacional de Educación sobre la Protección del Medio Ambiente y la Protección de los Recursos Naturales, que persiga crear conciencia de su trascendencia en todos los ciudadanos.
Encomendar al grupo organizador de este Encuentro a que realice las acciones necesarias para que este Encuentro de Intelectuales por el Medio Ambiente se convierta en un mecanismo permanente de acción por la causa de los recursos naturales, incorporando una instancia permanente de comunicación y cooperación con los intelectuales y las autoridades de las Regiones Autónomas del Atlántico.
Esta declaración está firmada por: Francisco Arellano, Carlos Alemán Ocampo, Academia Nicaragüense de la Lengua; Jaime Incer Barquero, Roberto Sánchez y Eddy Kühl, Academia de Historia y Geografía; Lucía Hurtado y Pedro Xavier Solís, Instituto de Cultura Hispánica; Octavio Robleto, Vidaluz Meneses y Francisco de Asís Fernández, poetas; Claudia Valle, de la Unesco; Ricardo Pasos Marchaq y Francisco Mayorga, novelistas; Danilo Lacayo, Ángela Saballos y Martín Porta, periodistas; Jean Michell Maes, Eric Van Bergher y Byron Walsh, científicos ambientalistas; Franz Carhl, profesor; Neville Cross y Darwin Juárez, escritores y ambientalistas; Arturo Harding, Ministro de Marena, y Magdalena Úbeda, ex directora del Instituto de Cultura.