Nuevo Amanecer

Conversando con Edgardo Buitrago


El próximo martes 30 de octubre, a las cinco de la tarde, la UNAN de León entregará a Edgardo Buitrago, intelectual y director del Museo Archivo Rubén Darío desde hace 43 años, el título de Dr. Honoris Causa en el Paraninfo del Campus Universitario. El poeta Luis Rocha y Tito Castillo, miembros del consejo editorial de NAC, conversaron con él en León el mediodía del 5 de octubre de este año, a propósito que visitaban la ciudad por el acto del 43 Aniversario del fallecimiento del Dr. Mariano Fiallos Gil.
Tito Castillo: Es muy amplia la biblioteca modernista del Museo (Archivo Rubén Darío), y es muy importante que estén protegidos. ¿Tus escritos sobre Darío están incluidos en la colección?
Edgardo Buitrago: Sí, mis libros también, junto con tres mil volúmenes sobre y del Modernismo, todos. Los míos […] Estos libros están almacenados estratégicamente, porque éstos son el producto de mis años de docencia, los estoy escogiendo para mi historia como docente, estoy escribiendo un libro que va a ser texto de la cátedra de Rubén Darío en la universidad y es fácil ahora con la computadora que te permite volver, ir ideando y ponerlo de otra manera. A mí me ayuda Magaly (su asistente), me ayuda en todo, en mis libros, a escribirlos, trabaja en la computadora, me ayuda con la edición de los textos. Ella es para mí un ángel, en todo está ayudándome. Ella escribe poemas, pero está empezando. Está coleccionándolos y cuando ya tenga más o menos unos cuantos en un libro los va a agrupar.
Luis Rocha: Es una asistente intelectual, un excelente apoyo en tu trabajo…
Es curioso. Una vez decían los chismes que las poesías de la Mariana (Sansón) eran mías y que yo se las daba. La poesía yo se la revisaba y le ayudaba a corregirla, pero yo no le hice una corrección nunca que no fuera de acuerdo con ella. Mariana escribía sus lindas poesías y había creado su propio estilo. Y ahora qué van a decir con ella (de Magaly), porque escribe sus poemas y cada vez son mejores, yo los reviso, ella me los lee porque ahora no miro bien y así le digo dónde hay que mejorar.
Tito Castillo: Es bueno que se inserte en la nueva poesía.
La buena poesía es la nueva y la antigua, por ejemplo en La Sonatina, ahí está encerrado todo el ministerio poético de Rubén Darío, desde la nueva poesía, y todo arranca de una interpretación de “La bella durmiente”, que él pone más expresa en Prosas Profanas, donde se percibe la forma. Eso lo vengo estudiando, ahorita, las formas simbólicas de Rubén, es un estudio serio, yo tengo ánimo, energía y abundancia de temas para escribir sobre Rubén, aquí me apoyo con los libros de la biblioteca del Museo, yo me los sé todos, pero siempre es bueno revisarlos.
Tito Castillo: Pero hay dos cuentos, “La bella durmiente del bosque” y “La bella durmiente” de los hermanos Grimm, que tenían dos simbologías diferentes.
Edgardo: Los dos tienen símbolos mágicos que hay que estudiarlos, porque no son fantasía, hay símbolos en un proyecto así con la obra de Darío que estoy haciendo actualmente, me ayuda Magaly en todo, porque casi no miro.
A mí lo único que me hace falta es la vista para salir a la calle y andar. Me molesta sí el no saber a dónde voy a poner el pie. Ésa es mi condición actual, pero no me limita en mi trabajo intelectual, cuento con ayuda. Pero me da miedo caminar.
Tito Castillo: Es la sensación de vacío.
Edgardo: Eso es, porque me parece que me voy a caer y que me voy a ir de viaje, me da miedo. No es desconfianza, es un miedo natural que ya está en los seres humanos, un miedo a no sentir dolor.
Luis Rocha: Hace rato yo quería hacerte una pregunta con la cuestión de los cristos negros de Nicaragua, ¿cómo son los cristos negros de Nicaragua, hay algún inventario?
Edgardo: Existe una descripción de las fiestas religiosas populares de Nicaragua, hecha por este muchacho que ha sido de la sección de cine de Ministerio de Cultura. El hizo una guía de las fiestas patronales, es Wílmor López, sabe mucho de fiestas. El hizo una guía y allí aparece lo de los cristos. En lo particular te voy a decir, mi bisabuela tenía una esclava negra, y a los esclavos se les ponía el apellido del dueño, y el propietario las tenía que casar por la religión y entregarlas, eran como de la familia los negros. Todos estamos mezclados, negras criaban a los niños y aprendían la cultura desde pequeños, los negros se esparcieron por todo el país, si ves no somos morenos de viaje, pero tenemos rasgos que no son indígenas ni españoles, o sea que no somos sólo criollos, somos mestizos, porque el negro va en todos los nicaragüenses, sólo que muchos no se dan cuenta y si se dan cuenta lo niegan.
Tito Castillo: Es que somos una diversidad.
Edgardo: Pero la diversidad de verdad comenzó en los años cincuenta con el ministerio de Mariano, fue una diversidad importante en la cultura. En raza somos diversos desde hace mucho más tiempo, siglos.
Mariano cuando era rector tenía sus amigos, los cuales estábamos Denis Martínez, yo y un grupo. Entonces había un conflicto que para ese tiempo era muy frecuente, la cuestión somocista, entonces, todo es que se tomaran los edificios los estudiantes, todo es que la huelga se instalara para que se sintiera que la autonomía estaba haciendo efecto en las personas, en su interior.
Luis Rocha: ¿La gente cambió de una sola vez o creés que fue un proceso?
Edgardo: Para el tiempo de Mariano como rector todo era difícil, una muchacha que llegaba a la universidad y estaba embarazada tenía que irse y si el que la embarazaba era un muchacho estudiante pues nunca se graduaba. Las clases no podían mezclarse, ni ricos con pobres, ni intelectuales con la clase artesana, todo era aparte y elitista.
Tito Castillo: Pero era más abierto el intelectual, fuese cual fuese la ciudad de donde venía, yo venía de una buena clase de Granada y las cosas tanto en Granada como en León me parecían absurdas. En Granada todo era más difícil, en León eran más abiertos.
Edgardo: Eso para el tiempo de Mariano, pero una de las cosas que le debemos a la revolución sandinista es la igualdad, permitió que rompiéramos esos mitos, éramos uno, mujeres y hombres. Aquí en León toda la gente que era burguesa alta se fue, se quedaron en Miami, aquí quedaron nuevas gentes, con mejores ideas.
Luis Rocha: Las cosas cambian, por ejemplo, la nueva poesía fue y es la nueva poesía, siempre hay innovaciones.
Edgardo Buitrago: Yo soy un dariano y mi vida sola lo dice, la poesía de Rubén es la que es nueva todos los días y a la vez nunca cambia.
Managua, 28 de octubre 2007.