Nuevo Amanecer

La creación de ESPORA ante el panorama cultural de Nicaragua


En la Nicaragua actual, la proyección de carreras encaminadas a la formación artística ha estado condicionada a la toma de decisiones políticas y ajustes económicos, que han incidido en el ámbito laboral, afectando las áreas culturales. Sumado a esto, existe la creencia de que cualquier carrera relacionada con el quehacer cultural no es productiva y ha predominado, dentro de la educación formal, la tendencia a orientar los intereses hacia aquellas carreras que pudieran generar mayores ingresos. Hasta la fecha, no ha existido, a nivel institucional, una visión interdisciplinaria capaz de contribuir al desarrollo de programas culturales.
Ante la carencia de un programa cultural que diera respuesta a los retos de la contemporaneidad, a nivel particular, el grupo Artefacto -creado en 1992- abrió espacios para la discusión, la información y la reflexión. Finalmente, en el año 2001, surge TAjo, Taller de Arte Joven, coordinado por Patricia Belli, como un espacio destinado a afianzar la calidad artística y a desarrollar tanto una metodología como la creación de un arte innovador, acorde con las propuestas formales del contexto contemporáneo. Más que grupo, TAjo se consideró desde sus inicios como un taller-escuela o un seminario permanente “donde –citando a Patricia Belli- se discute, se investiga y se critica con honestidad el trabajo artístico de cada quien”. Los artistas de TAjo han demostrado ser consecuentes con sus propuestas, audaces e innovadores y sobre todo, capaces de convertir las limitaciones existentes en grandes oportunidades.
Sin embargo, para continuar desarrollando el proyecto, se debían incrementar las posibilidades de crecimiento. Así surgió la necesidad de crear una Escuela de Artes Visuales con sus aulas de clase, su biblioteca, talleres, salas de exposición y todos los requerimientos necesarios para lograr la profesionalización de nuestros artistas. De ahí nació la idea de EspIRA, Espacio para la Investigación y Reflexión Artística, con el propósito de aunar esfuerzos y evitar la fuga de talentos. EspIRA, es una asociación constituida por personas que desean el desarrollo artístico de la juventud nicaragüense y que pretenden llenar el vacío cultural ante la carencia de un programa destinado al rescate, conservación y difusión de nuestros valores artísticos y culturales. Esta asociación tiene personería jurídica, la cual fue aprobada por la Asamblea Nacional el 21 de octubre del año 2004. Dicha asociación la conforman un total de diez y seis personas y cuenta con el apoyo de otros institutos y fundaciones afines, en varios países de Europa y Centroamérica.
Como una reacción en cadena, a partir del trabajo realizado por EspIRA con espacios de discusión, intercambio cultural, seminarios, exposiciones y acciones de arte público, surgió la creación de ESPORA –Escuela Superior de Profesionalización Artística- encaminada al fortalecimiento de las Artes Visuales con la finalidad de lograr la formación profesional de los artistas jóvenes sin que tengan necesidad de salir del país. En este sentido, ESPORA viene a llenar un vacío puesto que en Nicaragua las instituciones de enseñanza superior carecen de un plan de estudio con énfasis en la formación artística.
La presentación del proyecto ESPORA se llevó a cabo en el Instituto de Historia de Nicaragua y Centroamérica de la Universidad Centroamericana (Ihnca-UCA) el 9 de noviembre, en medio de una actividad múltiple: Prefacio, una exposición de Arte Contemporáneo, un video documental de Ricardo Miranda Huezo y una conferencia de Raúl Quintanilla Armijo acerca del contexto artístico-cultural de Nicaragua y la visión formativa de ESPORA.
La creación de esta Escuela Superior de Arte es la respuesta para impulsar el conocimiento y valoración de un arte propio, promoviendo la creación de obras que generen cuestionamientos estéticos, sociales, políticos y culturales. Esta iniciativa, promovida por Patricia Belli, es merecedora de todo nuestro respaldo; por esta razón, retomamos sus propias palabras y “lanzamos al viento la espora para que se propague y recoja voluntades que la apoyen”.