Nuevo Amanecer

Poesía

Jorge Boccanera: “La poesía también se escribe con el cuerpo”

Fueron las charlas de José Coronel Urtecho y las charlas del guatemalteco Luis Cardoza y Aragón lo que marcaron más a Jorge Boccanera, poeta con amplia trayectoria y quien escribió su primer poema a los ocho años de edad. Para él, la poesía es como un viaje, en el que uno sabe de dónde sale, pero no dónde va a llegar. Boccanera considera que no se puede separar la escritura de la experiencia vital, porque la poesía también se escribe con el cuerpo, dice.
Boccanera nació en Argentina en 1952, estuvo exiliado desde 1976 hasta 1983, debido al golpe de Estado y la llegada al poder del gobierno militar en su país. Ha recibido numerosos premios, entre ellos, el premio “Casa de las Américas”, pero si acaso alguien le pregunta qué opina de los premios, seguramente él diría: “Me presento a concurso y gana este dolor. Por unanimidad”, tal a como escribió en su libro “Poemas del tamaño de una naranja”.
Gran conversador, escritor de canciones de tango, además de interpretarlas, claro, dramaturgo y coleccionista de frases para combatir el tedio. Tiene una lista vasta de publicaciones: Los espantapájaros suicidas (Poesía, 1974), Noticias de una mujer cualquiera (1976), Contraseña (1976), Poemas del tamaño de una naranja (1979), Música de fagot y piernas de Victoria (1979), Los ojos del pájaro quemado (1980), Polvo para morder (1986), Sordomuda (1991), Antología poética (1996) y Bestias en un hotel de paso (2001), entre otros títulos. Jorge Boccanera participará en el II Festival Internacional de Poesía de Granada, Nicaragua, que se llevará del 6 al 11 de febrero de 2006.
Polvo para morder
III
Bésale las piernas a la poesía
aunque diga que no que aquí nos pueden ver.
Bésale las palabras hurga su lengua hasta
que abra los brazos y diga ¡santo Dios!
o hasta que santodios abra los brazos de escándalo
bésale la poesía a la loba
aunque diga que no que hay mucha gente que aquí
nos pueden ver. Bésale las piernas las palabras
hasta que no dé más hasta que pida más
hasta que cante.
Jorge Boccanera. Servicios de insomnio. Colección Visor de Poesía. Madrid, 2005, p-122