Nuevo Amanecer

Pensamientos de soslayo


Es paradójico que en literatura nada sea más previsible que una paradoja.

Los productos químicos nos hacen la vida más fácil y más breve.

En nuestra hipócrita sociedad un hombre sin experiencia sexual provoca suspicacia y risitas malignas, y una mujer con experiencia sexual provoca suspicacia y risitas malignas.

La soledad sería algo inmejorable si pudiera disfrutarse en compañía.

Las transnacionales de la Farmacia ganan grandes fortunas creando medicamentos que no prolongan la vida, sino la vejez.

Tenemos más días en la muerte, infinitamente más, que en la vida. Y esa falta de equidad me dice mucho.

Ni la miseria ni la riqueza excesiva son deseables, porque la una degrada y la otra envilece.

Las cosas no son muy complicadas en la práctica de la literatura, porque si alguien puede escribir bien lo descubrirá por sí mismo, pero si lo hace mal lo descubrirá por los demás.

Misterios de nuestra lengua ¿por qué se llama funcionario al encargado de que las cosas no funcionen?

La burocracia está muy, pero muy cerca de la burocracia.

Sería muy fácil amar a una sirena que fuera pez de cintura para arriba.

Vivir es peligroso. Es lo que con más seguridad puede llevarnos a la muerte.

Fue un gran avance de la inteligencia humana que el hombre primitivo tuviera ideas, pero un gran retroceso que se arrodillan ante ellas.

El amor es una ciencia que debe practicarse como un arte.

La creencia en la suerte o el azar no es más que la incapacidad para calcular el efecto de los imponderables.

La democracia representativa en su versión moderna, es el sistema político que permite al ciudadano común votar libremente y sin restricciones por los candidatos que le han sido impuestos.

El espacio deja de existir si desaparecen los cuerpos que contiene.

Abejas asesinas y ballenas asesinas por ejemplo. Catalogadas así por el hombre, incapaz de incluirse en esa nomenclatura.

El cerebro es el más superfluo de los órganos ¿para qué sirve? Para pensar, por ejemplo, que el “cerebro es el más superfluo de los órganos”. Lo que demostraría que el cerebro es el más superfluo de los órganos.