Nuevo Amanecer

MIYAZAWA: “Un roquero trovador de la paz”


Miyazawa es un artista rotundo y trabajador del signo Capricornio, y como tal, con un sol a plenitud en los caminos de la paz. De eso no hay duda, y se le nota por su constancia en la música que escribe y deposita para que haya felicidad entre todos. En su cuerpo menudo carga la amistad de sus 36 años, y define su trabajo en el rock con un registro de abundante solidaridad, y por un claro entendimiento por un futuro de mucho amor y fe en la vida. El roquero japonés ofreció un formidable concierto el pasado doce de octubre en el Teatro Nacional Rubén Darío, como parte de su gira por Latinoamérica finalizando en la siempre solidaria Cuba.
Miyazawa ha logrado el record de ventas de discos por su canción Shimauta (Canción de la isla), aclamada en varios países del mundo. Shimauta está basada en una tragedia que ocurrió en Okinawa (una isla situada al sur de Japón) durante la segunda guerra mundial. Muchísima gente murió en los refugios antiaéreos que se encontraban debajo de las plantaciones de caña de azúcar.
La canción ha sido un gran éxito en Argentina y fue elegida por los medios de televisión para musicalizar los programas relacionados a la Copa Mundial de Fútbol del 2002. Esta es la entrevista que el artista japonés concedió al Nuevo Amanecer Cultural.
Miyazawa, ¿qué le preocupa del acontecer mundial?
Me preocupa el terremoto en Pakistán por la expresión de sus muertos y heridos. Estoy muy informado de lo que ocurre en Nicaragua, Asia y el Japón. En mi corazón entiendo la tristeza de estos acontecimientos. Urge una alianza sólida por la paz.
¿Qué significado tiene esta gira por Latinoamérica?
Me gusta la música latina. Como estudioso de esta región, estoy al tanto de los aportes de estos músicos que producen mucha calidad y dispuesto a absolver estas experiencias que me serán útiles en mi jornada por los caminos del rock y el pop.
¿Qué puede comentar acerca de las perspectivas del rock a nivel mundial?
Muchos han copiado del rock de Occidente, pero han comprobado que es necesario establecer sus propios estilos y temas, y afortunadamente los roqueros de Centro y Sudamérica han preponderado con gran talento y personalidad, de los cuales he absorbido con atención sus experiencias. El rock tiene mucho futuro.
¿Cuánto hay de sinceridad en las letras de sus canciones?
Escribo siempre lo que me importa, lo que siento y me pasa. No escribo ficción. Las letras de mis canciones plasman los hechos que a nivel mundial ocurren y nos estremecen, como son las guerras.
La paz ha sido herida en el mundo, ¿cuál es su comentario?
Hay guerras absurdas en el mundo. Los ataques terroristas nos someten al miedo y es el momento de sacudirnos de ese miedo que nos está matando lentamente. Debe prevalecer la paz entre nosotros y con el mundo. Con la música no podemos cambiar las cosas, pero en mis conciertos intento llevar amistad y un poco de felicidad en cada una de mis canciones, por lo menos por un momento.
¿Busca la canción perfecta?
La canción perfecta no existe. Lo que intento es continuar evolucionando en mi música, abrirme a nuevas armonías y seguir absorbiendo de los músicos que son referentes y producir un mejor rock y pop para el bien de la música en el mundo.
Una extraña de mí misma
Erika Gertsch
Detrás de todos estoy yo,
yo tan capaz, tan fértil;
única como el mar dulce,
común como la mañana de ayer,
irreal como la fantasía, tan presente
como invierno.
A la vez tan mujer, por momentos
una extraña de mí misma; y me amo y me cambio por otra que al final soy yo.