Nuevo Amanecer

Razón de amor


En ti creció mi corazón
y desbordó entusiasmos.
Fue fruto que maduró al calor de tus miradas
y semilla que germinó con la tibieza de tu costado.

Arrullado y mimado
la ternura le dio vida,
pero al faltar todo esto
también fácilmente fue quedando marchito
y no lo abonaron sus cenizas.

Para que viva nuevamente
y palpite
y sienta calorcito
tendrá que haber masajes de besos
y caricias;
solamente así tendrá vida renovada
y tornará a empujar su sangre vigorosa
porque es razón de amor
vivir,
marchitarse
y resurgir de nuevo.