Nacional

Cobros por embargos son una mina de oro

*Hay hasta porcentajes sobre lo embargado como cualquier arancel *Funciones jurisdiccionales marginadas por requerir o embargar

— ELOISA IBARRA —

La justicia civil se ha convertido en un lucrativo negocio;
para muchos jueces civiles, a tal punto que más de un judicial;
a despreciado la candidatura para magistrado de la Corte;
Suprema de Justicia, que constituye por lo general, la cúspide;
de la carrera para un funcionario del Poder Judicial, por;
continuar en un juzgado civil.;


Y es que en los juzgados civiles locales y sobre todo de;
distrito no se da un paso sino es con dinero. Sin embargo los;
abogados y las personas que tienen juicios civiles pendientes;
aunque confiesan haber sido víctimas de los exagerados cobros;
no se atreven a formular sus denuncias con nombre y apellido.;


No obstante en una encuesta realizada por las propias;
autoridades del Poder Judicial el ańo pasado, siete de cada;
diez personas encuestadas afirmaron que tuvieron que pagar por;
diligencias judiciales, propias del trabajo de los jueces.;


Las notificaciones, los requerimientos de pago, pero sobre;
todo los embargos preventivos son ejecutados por los jueces;
civiles por altas sumas de dinero.;


La mayoría de los jueces se negaron a conversar sobre el tema;
y de los pocos que accedieron, la mayoría aseguran que no;
cobran por ejecutar los requerimientos y embargos y otros;
admiten que lo hacen por el gasto de combustible o la comida;
si tienen que realizar la diligencia judicial en horas del;
medio día.;


BOLSON MILLONARIO FUERA DE CONTROL;


Sin embargo, más de 25 abogados consultados al respecto;
coincidieron en que todos los jueces de lo civil cobran y como;
mínimo 400 córdobas cuando se trata de juicios sencillos, pero;
por lo general los cobros están por encima de los mil;
córdobas.;


Partiendo de lo anterior y tomando como punto intermedio 500;
córdobas de cobro por embargo, se puede deducir que en ocho de;
los juzgados civiles, donde hay registrados 3,894 embargos en;
el primer semestre del ańo, se ha movido como mínimo un;
"bolsón ambulante" de ocho millones de córdobas, fuera de;
todo control.;


Al realizar una revisión en ocho libros de embargos de igual;
número de juzgados, encontramos que existen empresas y;
abogados que tramitan los embargos ante los mismos jueces.;


Así encontramos que el Juzgado Cuarto de Distrito Civil que;
preside la juez Vida Benavente ocupa el primer lugar con 1,060;
embargos en el primer semestre, gran parte son de INTERFIN y;
BANCAFE. ;


Benavente dijo que ella no realiza embargos preventivos y que;
en su juzgado no hay ninguno, porque esos que están;
registrados es lo que entra pero no los que ejecuta.;


Indicó que cuando hace los embargos sólo pide a las partes lo;
que gasta, taxi y el almuerzo cuando es medio día. Cuando le;
preguntamos a la juez porqué su juzgado es el único que tiene;
dos computadoras, pese a que en la Corte nos confirmaron que;
se entregó una por despacho, la juez indicó que esa otra;
computadora tiene su origen en la parte administrativa de los;
juzgados, pero no quiso especificar porqué esa distinción con;
ella.;


Los abogados aseguran que Benavides es una de las jueces que;
mayor número de embargos realiza y de las que cobra más caro.;


Le sigue el Juzgado Primero Local Civil, con 940 embargos, en;
ese judicatura el juez es Napoleón Sánchez, ahí la mayoría de;
los embargos fueron promovidos por Crédito S.A., Sinaí R.L.,;
ENEL y la Dirección General de Aduanas.;


El tercer lugar lo ocupa el Juzgado Tercero Local, con 706;
embargos, un alto porcentaje son de Aval Card, BANEXPO, Banco;
de Crédito Popular y ACOPED.;


En el Juzgado Cuarto de Distrito Civil, que preside el juez;
Medardo Mendoza no existe un libro específico de embargo y;
tanto las demandas como los primeros están registrados en un;
sólo libro que tiene registradas en el primer semestre 974;
casos. El personal del juzgado indicó que en la mayoría de;
ellos se ejecutan embargos o requerimientos.;


Le sigue el Juzgado Segundo de Distrito Civil, con 292, la;
mayoría de CREDOMATIC, el Cuarto Local, con 58 embargos y el;
Juzgado Segundo de Distrito Civil, que tiene registrado el;
menor número, son sólo 40 embargos en el primer semestre. Ese;
juzgado lo preside la juez, Patricia Brenes quien al ser;
consultada afirmó que ella casi no hace embargos.;


JUECES CIVILES GANAN MAS QUE MAGISTRADOS ;


La vice presidente de la Corte Suprema de Justicia, Alba Luz;
Ramos dijo que la Ley Orgánica deja abierta la posibilidad de;
crear una Oficina de Embargos.;


Explicó que la Ley de Aranceles Judiciales no habla de que los;
jueces puedan cobrar por los embargos, sólo seńala que cuando;
sean ejecutados por funcionarios judiciales, pueden pedir que;
reembolsen los gastos en que se incurren, como transporte y;
comida si se trata de lugares alejados.;


Ese es el concepto, dijo Ramos, pero de ahí los jueces han;
creado un porcentaje conforme lo que van a embargar y requerir;
y se ha deformado la Ley creando una costumbre porque entre;
mayor es el embargo cobran más.;
;
Indicó que se ha pensado que ese dinero por concepto de;
"gastos en que se incurre, que en la realidad es mucho más que;
eso", sean destinados para un fondo común en beneficio de;
todos los funcionarios judiciales porque actualmente todo ese;
dinero queda en manos de los jueces civiles que hacen los;
embargos.;


Mientras, los jueces de lo penal que tienen una carga de;
trabajo mayor y viven sometidos a mayor stress por la presión;
a que están expuestos no tienen acceso a entradas extras de;
esa naturaleza.;


Ramos afirmó que una vez que le propusieron a un juez de;
distrito civil promoverlo a magistrado, les dijo que no;
aceptaba porque no le estamos haciendo ningún favor ya que;
habían meses que ganaba más que los magistrados de la Corte;
Suprema de Justicia.;


La doctora reconoció que actualmente existe clientelismo, pero;
si el juez sabe que el dinero no va ir a su bolsa, sino que a;
un fondo común va realizar embargos de una forma más racional,;
porque "ahora sucede que los jueces se dedican más a ese tipo;
de actividades que a la función jurisdiccional propiamente;
dicha".