Nacional

Fiesta frente a pantalla chica

* Calles de Managua lucían animadas... de pronto todos nos volvimos especialistas" en boxeo * Muchos salieron de sus casas, para presenciar pelea con sus amigos * Otros quedaron en sus hogares y hasta prepararon bocadillos para verla en familia

— LIZBETH GARCIA —

Presenciar una pelea de boxeo es como hacer el amor. Hay un;
preámbulo, pasión, fuego y un momento de máxima emoción. Así;
definió un fanático "el plato boxístico" que anoche tuvo la;
oportunidad de presenciar.;


La atracción obviamente era el desafío De la Hoya versus;
Trinidad. No importaba el lugar ni las definiciones exactas o;
comparaciones alrededor del significado de lo que es una pelea;
de boxeo. Igualmente puso eufóricos a los Managuas que anoche;
abarrotaron los bares, casas de habitación y cualquier lugar;
donde pudiesen "pegarse" a la pantalla.;


CALLES ANIMADAS;


Las calles lucían animadas y en cada barrio o colonia, desde;
las ocho de la noche y como si se tratara del momento de;
oración, todos se reunieron para presenciar la última de las;
peleas de la cartelera boxística a través de la magia;
televisiva que trasladó a decenas de nicas directo a Las Vegas;
sin pagar mucho.;


Los más pudientes, como Ricardo José Morales, se trasladaron;
con su emoción y amigos al Camino de Oriente, sitio donde;
había dispuesta una pantalla gigante para no perder detalle;
alguno del encuentro entre los titanes de 147 libras de fibra,;
puńos y coraje.;


VIENDO PELEA FUERA DE CASA;


Morales, de 23 ańos, decidió salir de su hogar para ver la;
pelea "porque es más emocionante verla en grupo fuera de tu;
casa y hay más variedad de productos para comprar", dijo;
mientras, sentando a la orilla de una mesa, degustaba una;
cerveza.;


Con una timidez que contrastaban con sus palabras dijo que;
ciertamente ver una pelea es como hacer el amor "porque hay;
euforia, agresividad y toda una mezcla de sentimientos".;


AFICIONADOS BUSCARON INFORMACION;
;
La joven Flor Rojas, quien estaba con sus amigos presenciando;
la pelea en el Camino de Oriente, dijo que en todo el;
transcurso de la semana estuvo informándose sobre cómo y dónde;
era mejor ver la pelea y decidió salir fuera de su casa;
"porque ahí hay mucha pasividad. No se siente lo mismo".;


No obstante reconoció que ello implica invertir un poco más de;
dinero aunque no apostó ni un centavo a ninguno de los dos;
peleadores porque, dijo, no le gusta apostar "sino disfrutar".;


Otros como Alejandro Acevedo y Cristhian Dávila salieron desde;
temprano de sus casas de habitación, ubicadas en Las Brisas;
para buscar los mejores lugares para presenciar la pelea en el;
Camino de Oriente. ;


Se hicieron acompańar por seis amigos más. Tampoco apostaron;
ni un centavo por nadie aunque tenían preferencia por Oscar de;
la Hoya.;


NO APUESTA, PERO LE INTERESABA VER PELEA;


"Las apuestas envician", argumentó Acevedo al tiempo que;
indicaba que ver una buena pelea sirve como una terapia mental;
para salir de la rutina y liberarse de presiones, lo que fue;
notorio en muchos lugares donde hombres y mujeres sin;
inhibiciones gritaron y alzaron sus brazos al aire para;
celebrar cada golpe de los boxeadores en el ring.;


Muchos televisores fueron llevados a los bares con el claro;
propósito de atraer clientes y lo lograron puesto que muchos;
negocios ubicados a lo largo de la pista de Repuestos La;
Quince lucían anoche con más parroquianos que lo de costumbre.;
A pico de botella y pequeńos sorbos de cerveza, celebraban;
cada golpe de sus favoritos.;


Y es que ciertamente el encuentro De la Hoya versus Trinidad;
sirvió como un buen pretexto para que jóvenes, mujeres,;
hombres, amas de casa y hasta los nińos departieran en familia;
y con las amistades unas cuantas horas que en el trancurso de;
los días no las pueden tener en muchos casos.;


La familia Rodríguez González aprovechó la ocasión para;
departir el momento hasta con los vecinos. La sala de la casa;
de dońa Martha Rodríguez, ubicada en el barrio Liberia,;
resultó pequeńa para toda la familia, amigos y vecinos, al;
igual que la pantalla del televisor de 20 pulgadas que tienen;
en la sala.;


REUNIDOS EN CASA, FRENTE AL TELEVISOR;


Más de diez personas se dieron cita frente a la pantalla.;
Desde temprano preparó los bocadillos que degustaron y como;
una pelea no es pelea sin sus tragos dijo que preparó dos;
botellitas de ron, para que los que toman en la familias;
entraran en calor al ritmo de los golpes de Oscar de la Hoya y;
los de Trinidad.;


"Así es más alegre" dijo emocionado Bayron Rodríguez momentos;
antes de que diera inicio la pelea entre los púgiles al tiempo;
que explicaba que es mejor disfrutar de los eventos boxísticos;
en el hogar "porque en los bares se arman pleitos y te puede;
salir más caro porque hay que pagar por todo".;


Pero para Jesenia Vargas lo mejor de una pelea es lo que viene;
después: las celebraciones o la resignación, "pero aunque no;
gane tu preferido igual te queda el gusto de haber disfrutado";
dijo al tiempo que indicaba que otra de las cosas buenas de;
ver los combates boxísticos en casa "es que después vas;
directo a dormir".;