Nacional

El crecimiento loco de Managua

* Experto advierte: si esto sigue así, se agotan las reservas de agua * Lluvias torrenciales en vez de llenar depósitos de agua potable van al Xolotlán * Dejar que capital crezca "a su manera" atenta contra producción alimentaria

— EDWIN SANCHEZ —

Los managuas y su gobierno practican todos los días de;
invierno, la manida frase de "agua que no has de beber, déjela;
correr". Pero este refrán amenaza con mandar a los capitalinos;
en muy poco tiempo a comprar a precio de supermercado el vaso;
de agua y en el mejor de los casos, soportar el racionamiento. ;


La "noticia" que en esta época ya debería ser parte de la;
costumbre de la estación lluviosa, son los barrios marginales;
inundados. Empero, esa es la parte visible de una tragedia que;
aún no alcanza en los titulares: a la vuelta de pocos ańos,;
esas aguas que hoy causan estragos, mańana harán falta en los;
cada vez más ralos acuíferos de donde bebe la ciudad. ;


El suelo de la capital y de la cuenca sur, esa "montańa" que;
tanto ha servido de vieja referencia postal, ha perdido su;
capacidad de retención de aguas y todo esos grandes volúmenes;
de lluvia que en otras épocas se infiltraban hasta mantener;
grandes depósitos de agua potable en el subsuelo, ahora se va;
todo al Lago Xolotlán.;


AGUA DESPERDICIADA;


--Es agua desperdiciada --dijo el ingeniero hidráulico Carlos;
Láinez--. El potencial de agua subterránea de la cuenca sur;
tiende a disminuir por la reducción de la tasa de infiltración;
promovida por el desarrollo urbano y todo se perdería en;
escurrimiento superficial cuando va a caer al lago, donde;
todos sabemos que las aguas del Xolotlán no son aptas para el;
consumo humano.;


El especialista dice que mucho se habla de proyectos de traer;
agua del Cocibolca, pero significa un incremento de costos, y;
si hay un potencial disponible en la cuenca sur, lo que debe;
hacerse es trazar un plan de protección de los recursos de;
agua subterránea.;


LA PROTECCION;


Proteger, en términos técnicos, no sólo es que el agua no se;
contamine por el uso de agua residuales, industriales o;
agropecuarias, sino en cuanto a no desperdiciarla.;


El no aprovechamiento de este recurso se origina por el;
crecimiento acelerado y desordenado de la capital. El;
ingeniero Láinez recomienda el uso de los espacios disponibles;
en el casco urbano. Una construcción entre más pesada, más;
estable es, incluso para Managua, y en las zonas donde se;
recomienda construcciones se ha establecido edificios de;
cuatro pisos como un mínimo para erigir.;


Hace la salvedad que pese al alto riesgo sísmico de la;
capital, se pueden levantar las casas y otros edificios, fuera;
de las fallas.;


Pero el ingeniero Láinez no es de la opinión de que Managua se;
siga extendiendo en sentido horizontal, sino hacia arriba.;


LAS INUNDACIONES;


Los problemas de inundación se van a agudizar, por eso se ha;
recomendado un desarrollo urbano hacia al Este y al Oeste, y;
por otro lado es necesario su crecimiento vertical, pues así;
como se va ahora, horizontal, la ciudad se está tragando un;
suelo potencialmente agrícola, con ello, en el futuro se verá;
afectada la producción alimentaria. ;


Todo ello ha incrementado el coeficiente de escurrimiento, y;
por ende, los caudales provocan las inundaciones y el;
desbordamiento de los cauces. ;


También ese incremento poblacional ha contribuido a establecer;
un desbalance hidrológico por la disminución de la tasa de;
infiltración de las lluvias. Lo grave de esto es la extensión;
del casco urbano hacia las partes elevadas de la cuenca sur.;


Son áreas urbanizadas selectivas, zonas residenciales pues,;
pero sin los dispositivos propios para no causar ese;
desastroso escurrimiento de las lluvias en corrientes.;


El problema de las inundaciones es que no se establecen las;
normas para la reinyección de un porcentaje de las aguas;
pluviales, conviene en decir.;


Con unas obras de drenaje sencillo se permitiría que las aguas;
se introdujeran al suelo. El ingeniero Láinez conviene en;
decir que se pueden también modificar los tragantes;
convencionales. En la actualidad, usted se asoma a uno de;
ellos y verá que está sellado en el fondo. La recomendación es;
dejar su piso al natural, con un relleno de brosa de arena de;
Motastepe, que es desechado en la construcción. ;


RACIONAR EL AGUA;


Ciertamente, las perspectivas son alarmantes. En el mediano;
plazo se podría prever una disminución en la disponibilidad de;
agua, dice el experto. Esto obligaría a...;


-¿Racionar el agua, como en los 80?.;


-Sería una disminución de aguas y una escasez. Definitivamente;
lo que obligaría a cualquier gobierno a seguir empujando la;
proyección de abastecimiento de agua desde el Lago de;
Nicaragua, pero significa mayores costos para el usuario.;


-¿Entonces lo más barato y al alcance de la mano sería retener;
las aguas pluviales que ahora se desperdician en el Xolotlán?;


-Es correcto. En vez de permitir la disposición de ellas en el;
lago, hay que tratar de reinyectarla, mediante un plan de;
manejo de la cuenca sur con obras de conservación de suelo,;
pozos de infiltración, controles de torrente..., inclusive,;
modificación de los sistemas de tragantes, de drenajes;
pluviales, que se reinyecten al máximo posible. Que estas;
obras mitiguen el impacto producido por el desarrollo urbano,;
al impermeabilizar la cuenca mediante trechos, calles,;
andenes.;