Nacional

Crecen sospechas de parricidio múltiple


— ALBERTO CANO ESTEBAN —

Pese a que la Policía de Carazo todavía no;
tiene en su poder el resultado de la autopsia practicada a la;
última bebita de la supuesta parricida Cándida Rosa Muńoz,;
fuentes muy cercanas al Instituto Médico Legal confirmaron que;
anatómica y fisiológicamente, la nińa de escasos ocho días de;
nacida murió ahorcada, lo que hace presumir que el resto de;
los lactantes también pudieron haber corrido la misma suerte.;


Tal como destacamos en una primera entrega, el caso de la bebé;
de Cándida Rosa fue remitido del hospital San José de la;
Ciudad de Diriamba a la Policía de Carazo por sospechas de los;
médicos de que la nińa pudo haber muerto estrangulada y fue la;
misma Policía caraceńa la que solicitó la autopsia al;
Instituto Médico Legal, a fin de proceder a investigar el;
supuesto caso de parricidio masivo.;


Una denuncia sin embargo de parte de la cuńada de Cándida, la;
seńora Dora del Carmen Valverde Flores, interpuesta el pasado;
31 de agosto, reforzó las sospechas al seńalar esta seńora que;
extrańamente todos los hijos que Cándida iba pariendo se le;
morían y que era mucha la coincidencia de que los tiernos ya;
muertos lucían moraditos, y hasta se lee en una parte de la;
denuncia que el tercero de cinco nińos, Dora lo tuvo que;
agarrar para que no corriera la misma suerte de los otros;
tiernos.;


EL TERCERO ESTA VIVO;


En efecto, EL NUEVO DIARIO, en visita a la comarca San Antonio;
de Arriba, lugar donde habita Cándida Rosa junto a su marido;
Luis Valverde Flores, logró comprobar que el tercer nińo está;
vivo. Se llama como su padre, Luis Fernando Valverde Muńoz, y;
actualmente tiene diez meses de nacido.;


Sin embargo, el caso se tornó más curioso aun cuando Dora, la;
que inicialmente acudió a la Policía a denunciar el supuesto;
parricidio, la tarde de este lunes se retractó de lo expresado;
a la Policía y hasta seńaló que puede ser que las autoridades;
estén haciendo largas las cosas, mientras Luis Valverde;
Flores, esposo de Cándida Rosa, niega que su mujer haya;
eliminado a sus hijos.;


De acuerdo con Luis, Dora y hasta la propia Cándida Rosa, a;
quien finalmente logramos localizar, todos los nińos, incluso;
la ultima bebé, murieron de moto, tal como los campesinos;
llaman al tétanos umbilical, enfermedad muy común en el campo,;
pero que según un pediatra consultado a estas alturas no es;
causa frecuente de mortalidad porque las mujeres en edad;
fértil son vacunadas en jornadas de salud que ańo con ańo;
impulsa el MINSA, además que para eso existe el control;
prenatal para detectar posibles complicaciones en el parto,;
dijo el galeno que nos pidió omitiéramos su nombre.;


UNA CAIDA INCREIBLE;


Otro aspecto que llamó la atención a funcionarios de salud es;
la versión de Luis, el padre de los nińos en el sentido que la;
nińa cayó al nacer antes de tiempo y que las huellas en su;
cuello pueden ser la de la partera que atendió el caso, pero;
según un funcionario en Carazo y a nivel nacional todas las;
parteras están preparadas e incluso hasta cuentan con;
maletines de primeros auxilios y saben perfectamente el;
trabajo que realizan.;


El asunto es que conforme la fuente cercana al Instituto de;
Medicina Legal, y aun cuando hay versiones contradictorias;
respecto a la muerte de los infantes, el dictamen que a estas;
alturas todavía no solicita la Policía de Carazo, es;
categórico en seńalar que la lactante murió ahorcada.;


Lo que queda por descifrar a la Policía es si en verdad la;
madre actuó en contra de su propia bebita y otros nińos;
fallecidos en similares circunstancias, o bien hay alguna otra;
persona involucrada en la extrańa muerte de la nińa;
diriambina.