Nacional

"El perdón" del Papa

*El mayor escándalo según Juan Pablo II es la división de los "hermanos separados" *Aún sin precisarse el perdón por la imposición de la cruz con la espada en América *En toda forma, el Papa quiere abrir el nuevo milenio acabando con mitos y falsas humildades

— CIUDAD DEL VATICANO —

Cada nuevo ańo, la gente hace un listado;
de buenos propósitos, ahora, la Iglesia Católica no sólo;
piensa en el ańo nuevo, sino comenzar el nuevo milenio con su;
más grande y noble designio: ella pide perdón por las culpas;
históricas de sus hijos.;


Si los hijos de la Iglesia piden perdón, es porque hicieron;
algo indebido. El Papa Juan Pablo II, a las puertas del Gran;
Jubileo del ańo 2000 de la Iglesia católica no hace referencia;
a situaciones concretas, sino que ofreció un mensaje urgiendo;
la clemencia a aquellos agraviados por "sus hijos", según;
detalla la agencia Zenit.;
;
De acuerdo al cable, estas fueron las palabras con las que;
acogió Juan Pablo II este miércoles a unos 8 mil peregrinos de;
los cinco continentes congregados en la sala Pablo VI del;
Vaticano con motivo de la tradicional audiencia general de los;
cuartos días de cada semana.;


Las últimas audiencias públicas han provocado encontradas;
reacciones y se puede decir que jamás un Jefe del Vaticano;
causaba tanta reacción mundial como ahora, luego que abordara;
dogmas de fe como el purgatorio, el infierno y la existencia;
del diablo. Ahora reconoce que los hijos de la llamada Santa;
Madre Iglesia también han cometido pecados, es decir, están;
arrepentidos y por tanto piden perdón.;


ŤCon actitud penitencial y en el umbral del tercer milenio;
--afirmó el Santo Padre-- la Iglesia está dispuesta a;
reconocer los errores del pasado, cuando son confirmados por;
una investigación seria, y a pedir perdón por;
"las culpas históricos de sus hijos".;


HECHOS, NO INVENTOS HISTORICOS ;


La celebración de los 2000 ańos del nacimiento de Cristo, ;
explicó el pontífice, ofrece a la Iglesia la Ťgrandiosa;
ocasiónť de Ťcomenzar una nueva página de la historia, en la;
superación de los obstáculos que siguen separando entre sí a;
los seres humanos y a los cristianos en particularť.;


Al hablar de los pecados históricos dijo que ello implica "una;
toma de posición en relación con los acontecimientos tal y;
como han sucedido, a la luz de reconstrucciones históricas;
serenas y completas". ;


En lo que podría ser un recuento de los dańos causados por la;
Conquista Espańola que sometió a los indígenas de América con;
la cruz pero también con la espada, dijo:;
"Sobre los acontecimientos históricos no puede prescindir de;
una consideración realista de los condicionamientos;
constituidos por los diferentes contextos culturales, antes de;
atribuir a los individuos responsabilidades específicas;
morales".;


Con todo y lo que otros sectores no religiosos o no católicos;
puedan juzgar, el Papa fue más allá al decir que la "Iglesia;
no tiene miedo de la verdad" y tampoco de esa "verdad que;
emerge de la historia y está dispuesta a reconocer los errores;
allí donde han sido comprobados, sobre todo cuando se trata;
del respeto debido a las personas y a las comunidades". ;


Pero en máximo jerarca católico fue prudente al decir que la;
Iglesia "siente propensión a desconfiar de las sentencias;
generalizadas de absolución o condena con respecto a las;
diferentes épocas históricas". ;


En un giro que marca la diferencia de este Papa con respecto a;
sus predecesores, cuyo dogma de fe también los remite hasta;
Pedro, Juan Pablo prefirió amar más a las ciencias, que al;
mismo credo de cada corriente. ;


El prefiere confiar a "la investigación sobre el pasado a la;
paciente y honesta reconstrucción científica, libre de;
prejuicios de tipo confesional o ideológico, ya sea en lo que;
se refiere a las acusaciones que se le hacen, ya sea cuando se;
trata de los perjuicios que ha sufrido".;


LA FALSA HUMILDAD;


Al respecto dijo que cuando se comprueban las culpas de sus;
propios miembros a través de una seria investigación;
histórica, la Iglesia siente el deber de reconocerlas y;
de pedir perdón a Dios y a los hermanos".;


Ańadió que esta petición de perdón no debe ser entendida como;
una ostentación de falsa humildad, ni como una manera de;
renegar de su historia de dos mil ańos, rica de méritos en los;
campos de la caridad, de la cultura y de la santidad".;


Pero como no todo puede ser de un solo color, preferiblemente;
de rosa, Juan Pablo admite que a esa exigencia irrenunciable;
de verdad, una amalgama de aspectos positivos, "también;
reconoce los límites y las debilidades humanas de las;
diferentes generaciones de los discípulos de Cristo".;


EL ESCANDALO MAS GRANDE;


Asimismo, el Papa explicó que "la cercanía del Jubileo llama;
la atención sobre algunos tipos de pecados presentes y pasados;
por los que es necesario invocar de manera particular la;
misericordia del Padre. Me refiero, ante todo, a la dolorosa;
realidad de la división entre los cristianos. Las heridas del;
pasado, que ciertamente tuvieron lugar por culpa de las dos;
partes, siguen siendo un escándalo para el mundo".;