Nacional

CENIDH condena a Policía por muerte de estudiante


— JOAQUIN TORREZ A. —

Violentos, desmesurados, desmedidos, excesivos, irracionales, represivos, vulgares y llenos de desprecio por la vida.;


Esos son algunos de los calificativos con que el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos, CENIDH, cataloga en un informe suministrado a los líderes estudiantiles, la actuación de las tropas antimotines en los hechos ocurridos el 20 de abril, en los que pereció el estudiante Roberto González.;


“No nos cabe duda que quienes mataron al estudiante González fueron policías, quienes dispararon a corta distancia de donde se encontraba la víctima. El operativo policial realizado el día que murió el estudiante demuestra que los agentes no hicieron nada para proteger el Banco Central, y que actuaron intempestivamente en persecución de los estudiantes”.;


“Los estudiantes estaban plenamente reducidos, inmovilizados, e imposibilitados para resistir, pues había desproporcionalidad de fuerzas. Los estudiantes no llegaron al Banco Central a quitarle la vida a alguien. La toma simbólica que harían a las oficinas del Banco fue abortada por la inmediata e irracional intervención policial”.;


En esos términos explica el CENIDH los hechos en que murió el estudiante González, tras culminar sus investigaciones surgidas de los testimonios de estudiantes que estuvieron en el lugar de los hechos, de personas que viven en las cercanías del Banco Central, y de un fotógrafo de un diario local.;


Una de esas personas que cita el CENIDH es el doctor Ramón Argeńal López, quien asegura que los estudiantes entraron pacíficamente al Banco Central, lugar donde se encontraba una patrulla dirigida por el capitán Marvin Coca. Al inicio, dijo Argeńal, Coca no intervino, pero de repente llegaron a agredir a los estudiantes casi un centenar de policías.;


Los estudiantes que declararon ante el CENIDH aseguran que ellos entraron (al Banco), gracias al acuerdo que hicieron con uno de los gerentes de esa institución. Incluso, aseguran que los vigilantes del banco les abrieron los portones.;


Minutos después de la llegada de los policías, dijeron los vecinos, se escucharon disparos, y la posterior huida de los estudiantes que buscaron como refugiarse en la biblioteca de ese banco, en las oficinas, el parqueo del Banco, y en las casas aledańas.;


En el grupo que se refugió en las afueras de la biblioteca estaba el estudiante González, quien según un estudiante testigo, fue rociado con gases al igual que sus demás amigos. ;


“Roberto, dijo el testigo, levantó la mochila y se la puso por delante para protegerse de los gases, pero entonces llegó un policía moreno, y achinado, quien fue el que le disparó, y posteriormente lo pateó, pese a que `el chino’ (el estudiante González) se desangraba en el piso”.;


NI SIQUIERA LA AMBULANCIA;


Otro de los testigos cuenta que, al ver al estudiante herido le pidieron a los policías que llamaran una ambulancia, pero un agente les respondió: “así quieren estos perros, si salen a la calle es para aguantar”. La ambulancia, dijeron los testigos, llegó una hora después que el joven fue baleado. ;


Según el CENIDH, la captura masiva de los estudiantes (esa tarde fueron apresados 69 estudiantes), ocurrió porque los estudiantes estaban indefensos, asfixiados y encerrados en las oficinas y casas donde se refugiaron.;


“La policía violó el Código de Conducta Internacional para Funcionarios Encargados de Hacer Cumplir la Ley, porque usó armas de fuego contra los estudiantes. La policía sólo puede usar armas de fuego cuando está frente a presuntos delincuentes que osen atacar a los agentes o a otras personas”, dijo el funcionario del CENIDH, Gonzalo Carrión.;


Para el CENIDH, la Policía no puede investigar la muerte del joven González porque es responsable de su muerte. El CENIDH, además, pide a la Policía no propicie la impunidad y castigue a los implicados en la muerte del joven González, tal como hizo con los agentes que dańaron los equipos de sonido en los hechos ocurridos, frente a la Asamblea Nacional, el día 9 de abril.;


“Es la autoridad judicial competente la que debe conocer los crímenes como el ;
cometido contra el estudiante Roberto González”, concluye el CENIDH.;