Nacional

Fantasma de Cornelio ronda a la alcaldía

PRIMERA PARTE * El ajusticiado esbirro somocista se ensańó con Pedro J. Chamorro * Pobre anciano con casi 30 ańos de vivir en antigua casa será echado hoy *Organismo católico tendría que irse de CECAPI y dejar en la calle a familia de ancianito

— EDWIN SANCHEZ —

El fantasma de Cornelio Hüeck, ajusticiado en Rivas al final;
de la guerra de liberación, ronda la alcaldía. La fastuosa;
mansión que una vez le perteneció a él y cuya propiedad;
legítima y de buena ley ponen en dudas los masayas, es;
reclamada por sus descendientes.;


Hüeck fue conocido como el Hombre Fuerte de Masaya. Llegó a;
ser de tanta confianza en el seno de la dinastía de los;
Somoza, que ocupó el cargo de Presidente del Congreso;
Nacional. Fiel al dictador, el Seńor de Masaya amasó una;
considerable fortuna cuyos límites se extendían al sur hasta;
la Hacienda San Martín, cerca del mar, en Rivas.;


Ahora, los familiares de Hüeck han retornado. "El alcalde y;
vice alcalde -ambos liberales constitucionalistas- han sido;
complacientes con ellos", dijo un entrevistado por EL NUEVO;
DIARIO.;


En dos palabras, los Hüeck le dicen al edil: "Regrésenos la;
casa". ;


Desde inicios de la década pasada, las alcaldías han;
funcionado en estas amplias y confortables instalaciones. Un;
hermoso jardín con una fuente en el medio, los corredores y un;
laberinto de oficinas y una segunda planta, delatan aún la;
ostentación con que el somocista más fiel de este departamento;
y los alrededores le gustaba rodearse.;


La presencia de la más influyente familia de la Ciudad de las;
Flores hasta junio de 1979 ha provocado el "Efecto Dominó". De;
lograr sus pretensiones, lo cual a juzgar por la devolución de;
propiedades a antiguos somocistas no sería muy extrańo, la;
alcaldía de Masaya quedaría en el aire.;


La Comuna sólo tendría una salida a su potencial desalojo: la;
antigua casa de artesanías hoy ocupada por un organismo;
religioso, "Ave María" que atiende bajo las siglas de CECAPI a;
mujeres solteras y nińos de la calle. Sin embargo, esta;
asociación al verse sin techo y con tantas responsabilidades;
no quiso ser sorprendida por un acontecimiento semejante y ha;
decidido reinstalarse en la casa donde hoy vive un anciano con;
sus hijas y una tendalada de nietos.;


La larga cadena de eventuales desalojos, cuya chispa inicial;
la ha encendido la parentela de Cornelio Hüeck, nos lleva al;
eslabón más frágil: donde don Antonio Ortega. Sus 75 ańos la;
ha pasado tranquilo, hasta hoy. La orden de desalojo es;
inminente en su caso. ;


Mańana viernes nadie debe estar viviendo en la casa que en los;
memorables ańos diez era parte del famoso Hotel Ascárate, el;
mismo donde más de alguna vez se hospedó nada menos que don;
Rubén Darío y hasta el propio Presidente don José Santos;
Zelaya.;


LA HISTORIA TRISTE DEL ANCIANO;


No es preciso que hable. En el rostro mismo se mira su;
solicitud de clemencia. No haya dónde ir. Su hija recién;
alumbró unos gemelitos. Tres nińos más pronto quedarán sin un;
hogar. ;


Don Antonio nos confirma que vive en esta vetusta casa de;
paredes de taquezal, desde 1972. Le alquilaba a una familia;
Vega Bolańos, según nos dice, pero éstos perdieron la;
propiedad al ser embargadas por el Banco Nacional de;
Desarrollo. La entidad, al tomar posesión del bien inmueble,;
decidió donársela al organismo católico "Ave María", que;
regenta a la alcaldía lo que fuera la Casa de Artesanía, a;
orillas del Malecón.;


-Yo por necesidad no me he ido. No hallo ninguna casa dónde;
meterme -dice con las evidencias de su preocupación el;
anciano. ;


Refiere que el abogado Juan Ramón García "es el que nos está;
echando de aquí desde hace rato y nos amenazó con echarnos los;
antimotines si el viernes seguimos aquí".;


Don Tońo lo que pide es tiempo, para buscar "dónde ubicarme". ;


En esta casa, dividida en dos, habitan tres familias. "Si yo;
nunca le he sacado provecho a este lugar, ni negocio tengo",;
nos dijo. En octubre pasado, la pared que da al patio casi lo;
mata. Se desbarrancó. Hecha de lodo y cańa, la construcción;
presenta un aspecto deplorable. Don Antonio tampoco se ha;
atrevido a subirse al techo a ajustar las tejas y quitar las;
goteras por temor a que las varillas de castilla cedan a su;
peso. ;


Su hija Marta Alicia es madre de cinco nińos. Los gemelitos;
serán los que más sufrirán en las próximas horas. "No entiendo;
que una organización católica de la "Casa de María" (realmente;
es "Ave María") nos eche a nosotros de aquí, si también somos;
católicos", dijo la pobre mujer.;


Si no hay condiciones siquiera para que viva dignamente esta;
familia, mucho menos la habría para alojar a más de 600 nińos;
que reciben instrucción técnica en el CECAPI (Centro de;
Capacitación Infantil).;


"Deberán demolerla", dijo don Tońo. Con su demolición Masaya;
perdería un capítulo de su historia arquitectónica: el Hotel;
Ascárate, el preferido de Rubén para sus días de gloria.;


Pero este inquilino se ve en el derecho de reclamar las;
mejoras hechas en la vivienda. "Esto para adelante era una;
montańita", seńala desde el término de la sala hacia el Este.;
Metió agua y luz, y a la precaria silueta de casa le devolvió;
un poco sus contornos del pasado.;


LA ORGANIZACION "AVE MARIA";


Miriam Lazo, directora de la Casa Ave María, que coordina el;
CECAPI, comunicó el tamańo de su sorpresa de un modo no tan;
afable, mientras se decidía a recibirnos en la antesala-garaje;
del edificio, cuya pizarra estaba empapelada de hermosas citas;
bíblicas. Eran los mismos gestos abruptos del portero, que;
incómodo parecía estar viendo al mismo diablo.;


Cuando la seńora Lazo decidió atendernos, mantuvo el tono de;
su sorpresa. No sabía nada de desalojos, ni conocía nada de;
don Tońo Ortega. "El abogado es el que mira eso", insistía.;


"No me doy cuenta de nada de eso", reiteró y después manifestó;
que donde vive el seńor Ortega era del Banco y luego se la;
pasó a la casa Ave María. "Eso está en manos del abogado".;


Le indicamos que pesa un reclamo de los Hüeck sobre la casa;
administrada por la alcaldía, y que de ser reubicada la;
municipalidad se mudaría al CECAPI.;


"Esto pertenece al municipio", dijo la seńora Lazo.;
"Inmediatamente que nos digan que se vendrían, ya no podríamos;
estar aquí con el programa de atención a madres solteras y;
nińos...".;


-¿A dónde irían?;


-Buscaríamos un sitio. Estamos aquí porque lo autorizó la;
alcaldía, pero por fuerza nos iríamos.;


-¿A la casa donde vive el seńor Ortega? ;


-Eso está en manos del abogado. Está en una situación, cómo es;
que se dice..., el término, me gusta ser exacta..., ah, está;
en comodato.;


La seńora Lazo definió su organismo sin fines de lucro, ONG de;
orientación católica, con programas a campesinos en el Norte y;
Occidente del país.;


MAŃANA:;


*Alcaldía: "Familia Hüeck reclama al gobierno central";


*Concejal disidente del FSLN: "Fue una casa mal habida al;
amparo de Somoza";


*"A unos les hizo bien y a otros no", dice Vicealcalde sobre;
Cornelio Hüeck.;


*¿Realmente quedará en el aire el Gobierno Municipal?;


*Concejales ni sabían de lo que aspira familia del que fue;
jefe del Congreso de Somoza.