Nacional

Panteón de insepultos

*Macabro espectáculo de calaveras y tibias al aire libre *Cementerio, un "club social" de picados y parejas apasionadas *"No sólo es un asunto de la alcaldía, sino de todos los deudos"

— —

No son cuentos de la cripta: en Diriamba los muertos salen.;
Tumbas abiertas, calaveras al aire libre, trozos de esqueletos;
y hasta los vestidos con que se fueron a la otra vida, están;
ahí, a la luz del día, conviertiéndose el cementerio;
diriambino en el único donde los muertos no descansan en paz;
como generalmente se cree.;


A este tétrico ambiente se agrega otro factor no menos;
terrible: el campo santo de cinco manzanas se va disolviendo;
al sur en un profundo cauce convertido en basurero cuyos;
desechos alcanzan las últimas tumbas de sus infelices;
mortales.;


Pero el visitante aún no se ha recuperado de presenciar estas;
deplorables imágenes cuando se topa en sus andenes, si está de;
suerte, con fogosos colegiales enamorados. Cuando la suerte no;
lo acompańe mejor ni entre: el domingo pasado, a las cuatro de;
la tarde, una pareja se entregaba a los menesteres de la;
pasión ocupando de alcoba los muros de una bóveda. ;


El cementerio de Diriamba por eso se ha vuelto tan singular;
que atrae a bandadas de picados que ocupan como mesa de bar la;
lápida más adornada. Hay quienes llegan provistos de;
radiograbadoras y a todo volumen disfrutan de sus libaciones;
alcohólicas, mientras, quizá, al otro lado del campo santo;
alguien esté bajando a su reposo terrenal entre el llanto y el;
dolor de sus atribulados deudos. ;


¿OLVIDADOS ETERNAMENTE?;


Sin embargo, lo más triste es el abandono en que ha caído este;
obligado destino de los diriambinos: las tumbas abiertas. Dos;
trabajadores y un visitante de este lugar coincidieron en;
seńalar que no se trata sólo de echarle la culpa a la;
alcaldía. Al fin y al cabo, que mejor la comuna se preocupe;
por los vivos. Lo lamentable es que los familiares olviden por;
completo esos muertos.;


Es una enfermedad moral lo que aquí pasa, dijo Ronald Abud,;
que aún guarda duelo por la reciente muerte de su madre. Aquí;
si hay 20 mil muertos, y el uno por ciento viniera, 20;
personas diarias visitarían el panteón para limpiar lo que le;
corresponde, pero yo vengo todos los días y no veo uno.;


La administración del cementerio, la misma alcaldía no podría;
hacerse cargo de todo, ningún gobierno puede solo responder a;
tanta necesidad de mantenimiento, expresó.;


CAPILLAS DE RICOS ABANDONADAS;


Esta es una situación que cada pariente debe enfrentar para;
que éste sea un parque de descanso, de paz. Yo he tenido que;
limpiar la tumba de mi mamá y el entorno para poder verla;
limpia. El sector de las capillas de los ricos es un abandono;
total, porque semejantes capillotas y sin mantenimiento alguno;
creo que es más que por falta de recursos, falta de amor,;
criticó.;


El problema no es estrictamente falta de sentimientos. Este;
asunto es de salud, "porque un muerto expuesto significa;
peste, enfermedad, microbio, y el SILAIS muy bien gracias",;
dijo.;
;
Una de las tumbas con su pobre muerto está abierta desde hace;
más de un ańo. Ronald dice: ĄCómo no se va a dar cuenta una;
familia en dos meses que su muerto esté expuesto!. Yo hasta en;
la guía telefónica he buscado esos apellidos para llamar y ver;
si aparece.;


Me parece que Diriamba debe reflexionar, externó. "Además,;
como la policía abandona la vigilancia esto se convierte en un;
club social de un poco de bolos".;


PAREJAS DESAFORADAS;


El reconocido director del Ballet Folklórico Nicaragüense dijo;
que ha encontrado dos parejas, siempre a las cuatro de la;
tarde, en el mismo lugar "en el más sublime acto de amor pero;
en no en el lugar adecuado". ;


"Yo pienso que la sociedad civil, la gente notable de Diriamba;
debe aunar esfuerzos, juntarse e imitar a la ciudad de;
Jinotepe. Ahí el cementerio es un parque. Un día fui y quedé;
admirado. Vi los jardines, todo limpio aquello; a las cuatro;
de la tarde entran las cuadrillas a barrer. Van con los;
barriles, otro riega las plantas, todos los monumentos en su;
lugar, sus floreros y nadie se roba nada".;


-Aquí las tumbas se confunden con la basuras...;


-Un problema de salubridad. No se sabe si esto es cementerio o;
"Churepa" o las dos cosas juntas. Yo pienso que no toda la ;
culpa la puede tener la autoridad administrativa de la;
alcaldía. Culpa la tenemos los ciudadanos. Porque el muerto te;
duele a vos, no al vecino o a la alcaldía. En todo caso son;
políticos que andan buscando votos y no como reparar tumbas.;


Ronald exhortó a la ciudadanía a retornar a los valores;
inculcados y velar por sus antepasados. "Esto se llamaba campo;
santo y ahora es un club social de bolos".;


DEUDOS QUE SE FUERON DEL PAIS;


Jorge Navarrete es el encargado de la municipalidad para;
atender el cementerio. El dijo a END: "El deterioro de las;
tumbas en primer lugar se da porque hay gente que vive fuera;
del país, deja las bóvedas en abandono. A los tiempos viene.;
Hay gente que incluso no han venido a reclamar sus bóvedas y;
éstas tal vez sean esas las que estén en estado de abandono e;
incluso quebradas. Hemos tapado algunas bóvedas con piedras y;
tierra para evitar que los restos humanos estén fuera".;


La población poco se preocupa de ver por sus lotes de;
terrenos. La alcaldía ha hecho llamados por parlantes, para;
decirle a la población que les de limpieza al menos una vez al;
mes y dé atención de mantenimiento. Eso no es difícil, sin;
embargo sólo se aparecen los 30 de mayo y el dos de noviembre,;
los días célebres, cuando la gente se acuerda.;


Navarrete dijo que miran la situación con el alcalde de la;
localidad para que emita el tercer comunicado, y ver si se;
vende aquellos lotes no reclamados. El cementerio está casi;
saturado. Está uno por abrirse, pero primero se está viendo;
los lotes sin reclamos, porque no pueden quedar en abandono.;


Entre las tumbas abiertas está la de Diego Manuel Sánchez,;
enterrado el 25 de agosto de 1974. Aún se aprecia la esponja;
de la caja. Juan Manuel Sánchez Valerio, inhumado el 7 de;
febrero de 1977. La calavera que usted puede ver en la;
fotografía corresponde a William López Mercado, nacido el 12;
de octubre de 1944 y fallecido el 12 de septiembre de 1989.;
Aún se aprecia en la lápida la sentimental dedicatoria:;
"Recuerdo de su esposa e hijos".;


Si algo de beneficio puede extraerse de este caso en Diriamba;
es una alerta para aquellos que pagan por cuotas sus ataúdes:;
las cajas de las bóvedas abiertas no eran de madera a como;
podría suponerse: son de aserrín comprimido, de poca o ninguna;
duración, lo que tampoco contribuye a que realmente se cumplan;
las palabras de consuelo: Requiescat in pace ;