Nacional

Hacinamiento, promiscuidad y pobreza extrema

*** Toda la familia de Chandally vino de una empobrecida comunidad de río abajo de Waspán. *** Todos fueron llegando a la misma casa que sólo crecía en miseria.

— KARLA CASTILLO —

De Sáupuka, una empobrecida comunidad del río Coco, ubicada;
quince kilómetros río abajo de Waspán, vino una familia;
miskita. Primero fue la abuela quien se asentó en un barrio;
pobre de Managua y poco a poco, sus hijos con su respectiva;
prole se trasladaron al terreno de no más de diez metros de;
frente por veinte de fondo. ;


La casita tipo minifalda que inicialmente construyó la abuela;
no creció gran cosa con la llegada de más familia. El hijo;
apenas levantó en el frente de la casa de su madre un;
cuartito, donde sólo alcanza una cama. ;


Las hijas duermen hacinadas, algunas en el piso de tierra, con;
sus retońos, que suman más de diez criaturas, ya que en la;
vivienda sólo hay tres camas. ;


Ese es el triste panorama de la familia de Judith Angel;
Flores, la joven madre que hoy está siendo acusada por;
complicidad en la muerte de su pequeńa Chandally Espinoza;
Angel, quien fue estrangulada por su padrastro, Hilario Dixon;
Bilvano. ;


En casa de Judith, más bien en casa de su abuela, viven además;
de su mamá, dońa Marva Flores, sus tres tíos, los compańeros;
de vida de éstos, sus numerosos hermanos y primos y la matrona;
de la familia. Las aguas negras corren libres desde el;
lavadero, que es el único sitio donde hay un grifo con el;
vital líquido.;


Regina Flores, tía de Judith, es quizás la única persona de su;
familia que maneja el espańol con fluidez, ya que según ella,;
su hermana Marva "lo habla muy enredado, no se le entiende". ;


La seńora Flores destaca que los más de diez nińos que habitan;
en la casa siempre jugaron con la pequeńa Chandally, la que;
solía entretenerse sentada en el piso de tierra, viendo el;
televisor que le pertenece a la abuela de la familia. ;


VENDIA TOMATES OCASIONALMENTE;


"Cuando Judith no tenía para darle de comer a su hija, lo que;
hacía era ir donde una vecina que trae cargas de tomate, allá;
empacaba y salía a vender, y en cuanto conseguía algo, venía a;
cocinar para Chandally", refiere Regina. ;


El resto de los miembros de la familia sobreviven mediante;
"rumbos". ;


Los antecedentes de lo que ocurrió con Chandally parecen estar;
en su misma familia materna. Regina cuenta que su mamá, hace;
unos cinco ańos, fue a Sáupuka a traer a Marva, porque muchas;
personas le dijeron que si no lo hacía, de pronto sólo;
encontraría un cadáver.;


"El marido de mi hermana le pegaba unas grandes apaleadas, y;
por eso mi mamá se la trajo con sus hijos pequeńos. Ahora;
Marva tiene a su cargo seis hijos, de los doce que parió, la;
más chiquita tiene ocho meses", refiere Regina. ;


Los doce nińos que habitan en dicha vivienda -serían trece,;
con Chandally- esperan su turno para bańarse a la orilla del;
lavadero, que se ve completamente desde el callejón.;


Esta familia miskita no tiene un solo centavo para pagar el;
abogado que defienda a Judith, por lo que teme que en ella;
recaiga la culpa que únicamente corresponde a su ex amante,;
Hilario Dixon Bilvano. ;


"Mi hermana Marva no halla qué hacer, porque como ella no sabe;
hablar espańol y la citaron para declarar en el Juzgado...;
vamos a ver quién le ayuda", dice Regina.