Nacional

Confiscarán Narcojet

* Sánchez negó contrabando en juicio y hoy reclama dos millones por el mismo * Si hubo contrabando, si hubo falsificación, si hubo robo: ¿por qué no hubo responsables?

— MARIO MAIRENA MARTINEZ —

Hasta ahora la Dirección General de Aduanas se dio cuenta que;
el avión Lear 35-A, más conocido como Narcojet, fue;
introducido de contrabando en nuestro país, por lo que reclama;
más de dos millones de córdobas por su introducción, suma que,;
según la DGA, deberá ser pagada por la empresa CEYLON AIR;
cuyos socios son José Francisco Guash y Bismarck Leytón.;


Ocurre que la CEYLON AIR junto a José Guasch desaparecieron;
desde el mismo momento en que al avión fue requisado por la;
Policía Nacional en el aeropuerto "Los Brasiles" aquel 30 de;
abril de 1998, a lo que siguió el mayor escándalo que haya;
afrontado el gobierno del doctor Arnoldo Alemán, quien fue uno;
de los privilegiados pasajeros del Lear 35-A.;


En lo que parece una comedia del Chapulín Colorado donde todo;
está fríamente calculado, ayer se presentó a los juzgados el;
asesor legal de la DGA, Mario Morales Silva a manifestar que;
ya pusieron al tanto del contrabando a la Procuraduría General;
de Justicia, para que se acuse criminalmente en los juzgados;
al cubano-estadounidense José Guash. ;


La presencia del doctor Morales Silva en los juzgados se dio;
un día después que el abogado Francisco Ortega González,;
apoderado especial de una compańía aseguradora de Estados;
Unidos, llegara ante la autoridad judicial a reclamar la;
aeronave por la cual se pagaron a sus dueńos anteriores 2;
millones 300 mil dólares después que la reportaron robada.;


QUIEREN CONFISCARLO;


El asesor legal de la DGA no habló de embargo, pero dejó;
entrever que la intención de la Dirección General de Aduanas;
es confiscar la aeronave por los dos millones de córdobas no;
pagados al momento de su introducción, por lo que quedaría en;
poder del Estado.;


-A quién le quedará el avión según ustedes?, preguntamos;


"Eso lo va a decidir el juez. La intención es recuperar los;
impuestos no recibidos y la multa correspondiente. Eso depende;
de la Procuraduría General de Justicia", respondió el abogado;
Morales Silva, asesor legal de la DGA;


Con esa respuesta del abogado de Aduanas y tomando en cuenta;
que ni la inexistente CEYLON AIR ni el desaparecido José;
Guasch Rodríguez pagarían semejante cantidad de dinero, está;
despejado el camino para que el destino del avión sea la;
confiscación mediante resolución judicial.;


EL FINAL DE UNA CUERDA SEPARADA;


La sorpresiva presencia del abogado de la DGA en los juzgados;
es el resultado de una cuerda separada del sonado caso del;
Narcojet que llegó a los juzgados capitalinos procedente de la;
Contraloría General de la República, y como se recordará, fue;
la entonces juez Tercero de Distrito del Crimen, Eloísa Arana;
Hernández quien remitió ese expediente a la DGA.;


"Como es del conocimiento de todos los medios, la DGA a través;
del administrador de Aduanas, que en este caso es la central;
aérea, levantó instructivo aduanero; se hizo todo el;
procedimiento; se remitieron las diligencias a la Procuraduría;
General de Justicia, quien de acuerdo a la ley, es la que;
tiene como representante del Estado que interponer la denuncia;
o acusación cuando pase de los 50 mil dólares", indicó.;


El delito de José Guasch es defraudación aduanera, ya que se;
alteró documentación -ańadió Morales Silva- quien;
inmediatamente se montó sobre sus palabras para decir que la;
alteración de documentos se dio en Estados Unidos y no en;
Nicaragua, lo que permitió el contrabando del Lear 35-A.;


"La alteración de documentos se dio donde aparece que el dueńo;
es Guasch y por esa alteración es que la aduana lo califica;
como defraudación aduanera", puntualizó el abogado que echó la;
culpa del atraso a la juez Primero de Distrito del Crimen,;
Martha Quezada por no haber remitido la cuerda separada;
enviada por la CGR a la Aduana cuando se lo pidieron.;


Con este calculada maniobra de la DGA, el asunto del Narcojet;
vuelve a cobrar interés, ya que hay están de por medio los;
intereses de la compańía aseguradora United Pacific Insurence;
Company de Pensilvania, Estados Unidos, que pagó por el avión;
2 millones 300 mil dólares a los dueńos que lo reportaron como;
robado de un aeropuerto de La Florida.