Nacional

El sexigate de Granada

Jazmina se confiesa con EL NUEVO DIARIO * De los fríos escritorios al fresco mirador...y al tibio lecho * Todo acabó cuando el ingrato galán se casó por conveniencia

— AUGUSTO CERMEŃO —

Jazmina Auxiliadora García, la hermosa ex secretaria;
de la comuna granadina que tiene en el banquillo de los;
acusados al vicealcalde doctor Bosco Dávila Rosse, se confesó;
ante EL NUEVO DIARIO, revelando con una buena dosis de;
franqueza, sus relaciones íntimas con el edil, "como para;
refrescarle la memoria".;

Jazmina además nos expresó sus temores de lo que pueda;
sucederle en el futuro, seńalando que se siente amenazada por;
el galeno de 31 ańos de edad, "quien de una u otra forma me ha;
hecho saber que puede hacer dańo a mi integridad física".;

En una entrevista que EL NUEVO DIARIO hiciera al doctor Dávila;
Rosse, éste negó rotundamente haber tenido relaciones íntimas;
con Jazmina, pero ella, al enterarse de tal afirmación,;
insiste en confesarse con el NUEVO DIARIO, revelándonos todo.;

ES GUAPA Y COMUNICATIVA;

El equipo de EL NUEVO DIARIO se trasladó hasta el populoso;
barrio Pancasán, ubicado en la margen norte de esta ciudad,;
donde logramos conversar con la escultural Jazmina en su;
humilde vivienda, donde reside con su mamá. Nos atendió muy;
amablemente, vistiendo un ajustado short celeste, con vuelos;
blancos, y una blusa amarrada hasta el ombligo.;

Al verla, es fácil entender cómo es que el galán edilicio fue;
cautivado desde un primer beso, hasta fundirse después en una;
candente sesión de amor en las mismas oficinas de la;
municipalidad, con una de las más guapas empleadas que tenía;
en nómina dońa Tatiana Raskoski de Chamorro.;

UNA "CONSULTA" EN LAS OFICINAS BASTO ;

Preguntamos a Jazmina: ¿Cómo comenzó todo?, ella responde que;
cuando el galeno se sintió flechado, "mucho visitaba las;
oficinas. Permanecía en las oficinas. Me cortejaba con;
palabras como para derretir a cualquier mujer, además de que;
es bien parecido. También él me atrajo mucho y nos;
enamoramos".;

Sus palabras poco a poco fueron minando cualquier resistencia;
que Jazmina pudiera presentar al poderoso galán, según el;
testimonio que nos dio la joven secretaria. ;

Las baterías del doctor Dávila siempre estuvieron apuntando a;
las oficinas de la Cooperación Espańola, donde trabajaba como;
secretaria la guapa Jazmina García. De las palabras dulces al;
oído se pasó a una "consulta" médica que le dio la oportunidad;
al doctor Dávila para dar un tierno y cálido beso a su;
"paciente".;

Un tanto flechada por el bien parecido médico, Jazmina nos;
expresa: "Lo llamé para consultarle sobre unas cosas que tenía;
en la cara. Se llegaron las cinco y media de la tarde y;
entonces él me agarró, me besó y comenzó todo. Yo lo acepté,;
le dije que sí".;

Incluso, según Jazmina, "él se apartó de una reunión del;
Concejo para estar conmigo. Me dio unas recetas y logró que le;
diera el sí, de modo que mató dos pájaros de un solo tiro.;
Después se mantenía casi permanentemente en la oficina.;
Llegaba diario".;

Agrega: "Comenzamos a salir de la Alcaldía, visitamos muchos;
lugares, salimos a fiestas, a restaurantes...él gastaba mucho;
dinero conmigo. Estuvimos en El Mirador de Catarina,;
restaurantes de Masaya, y siempre terminábamos amándonos en;
"Mi Rinconcito del Amor".;

Recuerda que siempre que estaban en la fría loma del Mirador;
de Catarina, viendo las estrellas y las fulgurantes luces de;
la bella Gran Sultana, "él me abrazaba, me besaba, haciéndome;
sentir que me amaba, que me deseaba, que estábamos unidos para;
la eternidad. Fue una intensa pasión imposible de olvidar".;

"En una de las visitas al Mirador de Catarina, eran como las;
siete de la noche, bajamos. El me decía cosas bonitas que;
halagan a cualquier mujer. No sé como él ahora dice que no;
tuvo nada conmigo", relata Jazmina.;

Confiesa que en varias ocasiones realizaron el amor en las;
oficinas de la Cooperación Espańola, del Proyecto de;
Revitalización del Centro Histórico de Granada. "Para;
refrescarle la memoria a él, una vez lo hicimos un Día de las;
Madres", expresó.;

"La última vez que hicimos el amor en la oficina fue cuando;
entregaban los regalos a las madres trabajadoras de la;
alcaldía. Lo llamaron y lo llamaron para que entregara uno de;
esos regalos, pero él no pudo ir", reveló.;

"Para que él se acuerde. Al momento de entregar el último;
regalo, lo llamaron hasta cinco veces: - doctor Bosco Dávila,;
por favor hágase presente. La seńora Ivania Barberena lo;
llamó, pero el premio lo tuvo que entregar el seńor Marlon;
Otero", recuerda.;

Jura que "siempre teníamos un poco de temor de que nos;
encontraran, pero cerrábamos con llave y lo hacíamos en el;
lugar más cómodo que encontrábamos". Se guardó el secreto del;
lugar "cómodo" donde se fundían en los placeres de cupido.;

NUNCA PENSO QUE DESMENTIRIA RELACION;

Un tanto contrariada por el desenlace de su amor con el vice;
alcalde, Jazmina reflexiona: "Desgraciadamente, mi error fue;
haberme enamorado de una persona de la que nunca creí que iba;
a negar nuestra relación de amor sincero, puro, inmaculado..".;

"Este seńor no vale un centavo". Expresa que siempre, durante;
un ańo de intimidad, trataron de evitar que su relación;
saliera a luz pública, por eso de la alta responsabilidad del;
galán en la ciudad. Aunque no descarta que alguien los haya;
visto.;

A estas alturas, Jazmina dice que de su corazón se ha borrado;
todo sentimiento de amor por el doctor Dávila, "porque un;
hombre cuando se porta de esa manera con una dama, no merece;
ser querido ni por su mamá".;

SE NEGO AL TRIANGULO PASIONAL;

Dice que la ruptura de la relación se da cuando él se casa y;
la quiere inducir a ser parte de un triángulo amoroso "en el;
que yo no podía caer. El se casó con la hija de la inspectora;
Departamental del Trabajo, a quien prefirió por interés;
político.;

"Conmigo no podía ganar nada porque era una trabajadora, una;
subordinada, una persona humilde, y con su seńora podía ganar;
aún más políticamente", dijo. Finalmente, se mostró muy;
molesta por la forma en que el doctor Dávila llevó las cosas,;
al apoyar su despido, diciendo que era una empleada;
supernumeraria.;

;