Nacional

Quieren quitar tierras a indígenas

Hicieron compra en 1974 a 28 córdobas el acre

— ERVING SANCHEZ RIZO —

Las comunidades indígenas de Alamikamba y Tasbapouni, están;
siendo demandadas en el Juzgado Unico de Distrito de Puerto;
Cabezas por un grupo de empresarios estadounidenses que les;
acusan de usurpar su propio territorio y pretenden quitarles;
58 mil 888 hectáreas de tierras, aduciendo que les pertenecen,;
revela un pronunciamiento de la "Red de Manejo del Bosque;
Natural Latifoliado".;

Esta red está integrada por las Universidades URACCAN y BICU,;
por la Alcaldía de Puerto Cabezas, Alfalit, el Instituto de;
Desarrollo Social de la Iglesia Morava, FADCANIC, el Proyecto;
de Transporte DANIDA y por el Centro Intereclesial de Estudios;
Teológicos (CIEETS).;

Este grupo de organizaciones expresó su preocupación ante la;
iniciativa legal introducida en contra de Alamikamba y;
Tasbapouni y seńalan que el derecho de las comunidades;
indígenas a ser propietarios legítimos de los territorios que;
han habitado por cientos de ańos, es inalienable.;

El grupo de organizaciones manifiesta que las largas luchas de;
los miskitos, sumus, mayagnas, creoles, ramas, garífonas y;
mestizos, hicieron posible que la Constitución de la;
República, el decreto presidencial sobre leyes indígenas del;
ańo 1956 y la Ley de Autonomía, den cobertura legal al derecho;
de estos pueblos a su tierra.;

QUIEREN SACARLOS DE SUS TIERRAS;

De acuerdo con la red de organizaciones, la firma en 1905 del;
Tratado Harrison-Altamirano garantiza el derecho de las;
comunidades indígenas de la Costa Atlántica sobre sus tierras,;
sin embargo seńalan que tres ańos después grandes extensiones;
territoriales estaban en manos de empresarios extranjeros.;

La demanda contra los derechos de los indígenas fue;
introducida al Juzgado Unico Distrito de Puerto Cabezas el 21;
de julio del corriente ańo por el licenciado Dennis Hodgson;
Hodgson, originario de Bluefields, en representación de la;
compańía Caribbean Shipping Development Corporation.;

La Caribbean, con sede en Panamá, fue formada por accionistas;
estadounidenses quienes dicen ser propietarios de 58 mil 888;
acres de tierras, las cuales habrían sido adquiridas en;
Managua a 28 córdobas el acre (cien metros cuadrados) en 1974,;
con los oficios notariales del doctor Félix Esteban Guandique.;

VENTA SE HIZO A ESPALDAS DE INDIGENAS;

La denuncia revela que todas las transacciones fueron hechas;
en Managua y en ningún documento de compra-venta mencionan;
siquiera el nombre de algún representante de las comunidades;
indígenas, que de acuerdo al artículo 137 del reglamento de;
Registro de la Propiedad, debería haber avalado la operación.;

Según documentos legales de representantes de los pueblos;
indígenas, investigaciones registrales en 1997 les llevaron a;
conocer de la existencia en el Registro Público de la;
Propiedad Inmueble de la existencia otros títulos sobre sus;
tierras a nombre de terceros.;

Esos terceros, de acuerdo con los documentos existentes en el;
Juzgado Unico de Distrito de Puerto Cabezas, son los;
estadounidenses Roberto Edward, Merrick Burlinson, Joseph;
Patten, Brown Keller, Richard Clarence, Twist Giltne y Paul;
Stauder Morales, quienes son los reclamantes y representados;
del abogado Hodgson Hodgson.;

FALLO DE 1998 FAVORECIO A INDIGENAS...;

De acuerdo a documentación del Juzgado Unico de Distrito de;
Puerto Cabezas, los seńores Jonathan Espinoza Suazo, de;
Tasbapouni y Andrés Sequeira Duarte, de Alamikamba, en sus;
calidades de síndicos municipales entablaron en el 97 un;
juicio contra la mencionada empresa a fin de cancelar los;
títulos obtenidos sobre las tierras pertenecientes a las;
comunidades indígenas.;

En esa ocasión, el Juez Unico Ramón Canales falló a favor de;
la iniciativa indígena, anulando la inscripción a nombre de la;
Caribbean y otorgando un título supletorio de 100 mil;
hectáreas a las comunidades de Alamikamba y Tasbapouni. El 25;
de mayo de 1998, el registrador de la Propiedad de Bluefields,;
Tomás Kelly Bent, realizó los cambios pertinentes.;

Sin embargo, el nuevo juicio entablado esta vez contra los;
derechos de las comunidades indígenas, sigue su curso en el;
mismo juzgado de Puerto Cabezas, lo que ha provocado la;
preocupación de numerosas organizaciones de esa ciudad.;

Al respecto, las instituciones miembros de la Red de Manejo;
del Bosque Latifoliado instaron a la sociedad civil organizada;
a apoyar a los pueblos indígenas demandados.;