Nacional

Murió esperando indemnizacion tica

*** Lo acusaron por crimen de Colima *** Durante 14 ańos peleó indemnización *** Víctima de xenofobia de vieja data

— KARLA CASTILLO —

Lorenzo Rodríguez Palacios fue víctima de la xenofobia hace 44;
ańos. Estuvo preso 17 ańos, sufrió la desintegración de su;
familia y la muerte de dos de sus hijos por hambre, después;
que le achacaron un crimen espantoso que no cometió. ;


La historia de este hombre septuagenario no termina con su;
muerte, acaecida el viernes 25 de septiembre. Apenas empieza;
otro capítulo en que sus familiares lucharán por obtener la;
indemnización que merecía, la cual deberá entregar el gobierno;
de Costa Rica, autor de la gran injusticia que sufrió don;
Lorenzo. ;


XENOFOBIA ES ANTIGUA;


El abogado Adrián Meza Castellanos, director del Bufete;
Jurídico Popular de la UPONIC, durante los funerales del seńor;
Rodríguez Palacios dijo que no le cabía la menor duda que en;
su drama tuvo mucho que ver la aversión de algunos ticos hacia;
los nicaragüenses, la cual no data de hoy. ;


En 1954, el entonces joven Lorenzo Rodríguez Palacios;
trabajaba como montador de zapatos en Costa Rica y hacía su;
vida al lado de su esposa costarricense, con la que procreó;
seis hijos. ;


Ocurrió un crimen en Colima, un lugar ubicado cerca de San;
José, en donde un joven y su novia fueron violados y;
asesinados. Las autoridades ticas inculparon a dos;
compatriotas y a Lorenzo.;


Dos ańos después, como resultado de un procesado judicial;
viciado en todos los aspectos, el nicaragüense fue condenado a;
cerca de treinta ańos de prisión. ;


VICTIMAS DE LA MISERIA ;


Pasaron 17 ańos en los que Lorenzo purgó su pena, alegando;
inocencia. Mientras tanto, su esposa e hijos soportaron hambre;
y dos de ellos murieron, víctimas de la miseria, pues su padre;
era el único sustento del hogar. ;


A principios de los ańos setenta, un pasante de la carrera de;
Derecho se interesó en el caso de don Lorenzo, a lo mejor como;
una prueba para su incipiente profesión. Resulta que tras la;
investigación del joven aprendiz de leyes, salió a luz la;
inocencia de don Lorenzo.;


Se descubrió que los guardias ticos que seńalaron como;
sospechoso a Lorenzo, habían logrado ascender de rango, merced;
del escarnio que el nicaragüense sufría. Para ellos fue como;
recibir un premio por el "heroísmo" de haber atrapado a un;
delincuente nica.;


La Corte Suprema de Justicia de Costa Rica reconoció el;
"pequeńo error" cometido y lo enmendó excarcelando al nica. La;
cosa no acabó allí, porque una vez fuera, don Lorenzo quedó;
estigmatizado como asesino atroz y no encontró hogar al que;
regresar.;


El sufrido hombre regresó prácticamente derrotado a su patria;
y rehizo su vida sentimental, pero siempre con menos;
posibilidades de superación que una persona sin una mancha de;
este tipo en su pasado. De esa relación nacieron otros dos;
hijos, que son los últimos que engendró don Lorenzo. ;


Hace catorce ańos, don Lorenzo reaccionó ante todo el dańo que;
recibió en Costa Rica y decidió reclamar una indemnización. De;
más está decir que los ticos demostraron tan poco interés en;
la petición del nica que llegó el día de su muerte y no han;
dado respuesta alguna. ;


Sintiéndose en sus últimos días, el afectado decidió nombrar;
su representante al doctor Adrián Meza Castellanos, quien ha;
viajado a Costa Rica para gestionar la indemnización.;


"Si en un mes el gobierno tico no da respuesta, recurriremos a;
las instancias internacionales como la Comisión Interamericana;
de Derechos Humanos -CIDH-", anuncia el jurista Meza;
Castellanos.;


La indemnización reclamada por el hoy difunto don Lorenzo era;
de tres millones y medio de dólares. Sin embargo, al fallecer,;
esa indemnización ha crecido, porque por derecho se presume;
que el deceso del afectado fue consecuencia de sus ańos de;
encierro y de la pobreza en que quedó sumido por pasar buena;
parte de su vida tras las rejas, siendo inocente. ;


El doctor Meza Castellanos está seguro que el gobierno;
costarricense pagará lo que debe a la familia de don Lorenzo,;
ya que el tema de los derechos humanos es una bandera;
constantemente esgrimida por este país y sus autoridades han;
demostrado que en ningún momento quieren manchar su expediente;
con una condena por una evidente injusticia. ;