Nacional

Insólito: La ley estorba al gobierno


— DANILO AGUIRRE —

Hasta la Constitución de 1974 se mantenía con claridad y;
precisión que los bienes del Estado -que no son patrimonio;
personal ni del Presidente de la República ni de ningún otro;
funcionario- sólo podían ser enajenados mediante ley.;


Se establecían cuantías para no entorpecer operaciones menores;
y por supuesto las regulaciones que los funcionarios tenían;
que observar para que en la necesaria disposición de los;
bienes públicos no privara la discrecionalidad y se obtuviera;
el mejor provecho para el Estado, vale decir para el pueblo.;


La Constitución de 1987 omitió todo el capítulo de bienes del;
Estado y el gobierno de Dońa Violeta encontró una gigantesca;
corporación pública a privatizar, sin que existiera;
disposición legal alguna que estableciera las facultades y el;
procedimiento legal para disponer sin abusos ni;
arbitrariedades de los bienes públicos.;


Las privatizaciones comenzaron a darse con simples decretos y;
acuerdos presidenciales, como si el Presidente de la República;
fuera el dueńo de los bienes estatales y para cumplir;
semejantes irregularidades hubo complacientes ministros y;
procuradores.;


Se llegó al colmo de considerar a la Concertación "como fuente;
de derecho" y así se llegó al intento de privatización de los;
Servicios Públicos convirtiéndolos en simples sociedades;
anónimas.;


El temor de que semejantes procedimientos llevaran a la cárcel;
a algunos "accionistas" de esas empresas públicas y la demanda;
internacional de sólo aceptar la compra de entidades como la;
empresa telefónica de Nicaragua mediante leyes que;
garantizarán con solidez la inversión, obligó al gobierno a;
concertar con la Asamblea Nacional una ley que supliera el;
vacío sobre la forma de disponer de los bienes del Estado.;


Así nació la ley 169 que ha protegido desde entonces a los;
bienes públicos, de la discrecionalidad de los funcionarios,;
aunque siempre ha estado bajo el fuego de las mańas y trampas;
de la cultura de corrupción imperante en las administraciones;
públicas.;


Hoy contemplamos con estupor una iniciativa DE URGENCIA del;
Presidente de la República para derogar la ley 169 con;
argumentos insostenibles que pretenden sustituir la ley con;
"diligencia y modernidad" y que es imposible que no gravite;
sobre esa iniciativa una sospecha grave de vinculación con la;
venta de acciones de ENITEL y con las constantes denuncias de;
cómo los funcionarios públicos pretenden contratar, licitar o;
enajenar bienes del Estado sin sujetarse a los procedimientos;
de la ley y a la vigilancia de la Contraloría General de la;
República.;


En el siglo pasado no se alcanzaba a legislar sobre los bienes;
del Estado. En este siglo y hasta la Constitución de 1974 se;
legisló bien, pero los métodos de la dictadura somocista;
burlaban la bondad de la ley. Durante el gobierno sandinista;
el ordenamiento jurídico se volvió subversivo y;
contrarrevolucionario.;


El gobierno de Dońa Violeta prefirió la comodidad de gobernar;
con la discrecionalidad que la Constitución sandinista había;
legalizado aunque al final durante su gobierno al menos en la;
ley, se estableció el control sobre la disposición de los;
bienes públicos.;


Hoy, la iniciativa del Dr. Alemán asume el nada honroso récord;
de ser el primer gobernante en la historia de Nicaragua que;
solicita al Legislativo MANOS LIBRES PARA DISPONER DE LOS;
BIENES DEL ESTADO y justifica su demanda con una Exposición de;
Motivos, que puede resumirse en la calificación de la ley como;
un estorbo para su administración.;