Nacional

Asesinan al padre por no completar rescate

* Les suplicó que aceptaran la mitad * Le quitan el dinero y lo apuńalaron * Joven secuestrado logró escaparse

— FRANCISCO MENDOZA —

Secuestradores continúan sembrando el terror en las;
profundidades montańosas del norte del país. Se llevan el;
dinero exigido por la libertad de sus víctimas y asesinan a;
quienes se presentan al rescate.;


Delincuentes que habían secuestrado al hijo del productor;
Julián Pérez Ochoa de nombre Miguel Pérez González de 15 ańos;
de edad, por quien exigían la cantidad de treinta mil córdobas;
por su libertad, también dieron muerte al padre del plagiado.;


El secuestro se produjo en la comarca de Luku en el municipio;
de Siuna, ubicada a unos 15 kilómetros al noreste del poblado;
de Mulukukú, lugar hasta donde se presentó un grupo de hombres;
armados con revólveres y fusiles de guerra, cubierto el rostro;
con máscaras y vestidos de camufles, llevándose al menor;
secuestrado con rumbo desconocido.;


PADRE DEL PLAGIADO ERA PASTOR EVANGELICO;


El padre del secuestrado, quien era pastor evangélico de una;
iglesia del lugar, a como pudo, vendiendo y prestando dinero,;
logró reunir la cantidad de quince mil córdobas con lo que se;
presentó a negociar la libertad de su hijo. ;


Los antisociales le manifestaron al padre de la víctima, que;
tenía que reunir los treinta mil córdobas o no había;
negociación. El padre rogó e imploró a los delincuentes que;
era lo único que había podido conseguir y que ya no tenía cómo;
reunir más dinero.;


LE QUITAN EL DINERO Y LO ASESINAN DE SIETE PUŃALADAS ;


Cuando los secuestradores se decidieron a aceptar los quince;
mil córdobas, le manifestaron que eso era una poquedad, pero;
que aceptarían el dinero. Los delincuentes le arrebataron el;
dinero y acto seguido le asestaron siete terribles puńaladas;
que le quitaron la vida instantáneamente al guía espiritual de;
los campesinos.;


Cuando los delincuentes se daban a la tarea de asesinar al;
pastor evangélico, el joven secuestrado, lleno de terror,;
logró escapar de sus captores quienes trataron de capturarlo,;
pero ya el joven había desaparecido dentro de la maleza.;


Familiares que se hicieron presente al lugar del asesinato del;
productor y pastor evangélico, pedían a Dios un castigo;
ejemplar para los asesinos y secuestradores.;