Nacional

Detectan peligrosa dolencia en mujeres

*** Damnificadas la identifican como "dolor de rabadilla". *** Si no se atiende a tiempo podría degenerar en cáncer. *** Otra dolencia recurrente en hombres: "Me duele el cerebro". *** Este tipo de dolor hay que someterlo a investigación.

— EDWIN SANCHEZ —

Las mujeres en el Norte de Nicaragua, dicen al médico: "Mire,;
me duele aquí en la rabadilla". Ellas sospechan de los;
rińones, pero un examen les revela pronto algo más peligroso.;
Si no se tratan a tiempo, el cáncer será inevitable.;


De cada 10 mujeres atendidas durante la emergencia provocada;
por el huracán Mitch, por una brigada de médicos del Sudeste;
de los Estados Unidos, cuatro presentaban los mismos síntomas.;


Cuatro ańos atrás, algunos de los médicos que ahora retornaron;
a Nicaragua, se habían encontrado con ese mismo padecimiento;
femenino, como un fenómeno recurrente en las comunidades;
pobres de Matagalpa y Estelí.;


La Brigada compuesta por integrantes de la Iglesia Pentecostal;
Misión Internacional, MI, llegó el 12 de noviembre. Vinieron;
médicos y voluntarios, pastores y laicos, en total 10 miembros;
que en los días que atendieron en las ciudades mencionadas,;
asistieron a pacientes con leptospirosis, dengue hemorrágico,;
se verificó un caso de malaria y se trataron otros males. ;


Las atenciones se extendían desde las ocho de la mańana a las;
ocho de la noche, diariamente, en las iglesias de la MI. Los;
médicos, asimismo, observaron casos de deshidratación.;


El último día de atención significó cubrir a 96 personas, y en;
resumen se observaron 600 pacientes en las dos ciudades e;
incluso de algunas comunidades.;


Ninguno de los pacientes salió de los improvisados;
consultorios con menos de cuatro medicamentos, y a veces,;
cuando la brigada no contaba con el fármaco, lo mandaban a;
conseguir a la farmacia, gastándose 800 dólares en;
medicamentos, además de los 5 mil dólares que traían en;
medicinas, dijo el reverendo Edgard Nazario, de Orlando,;
Florida. ;


Los que dieron asistencia a la población, también le;
entregaron dólares en efectivo, habiendo casos individuales;
que al quedar sin techo, se les entregó hasta 120 dólares,;
sumando el total de la ayuda ofrecida, en 10 mil dólares.;


Los antibióticos que trajeron se acabaron rápido, dijo el;
doctor Alberto Martínez, quien se refirió a una afección casi;
generalizada de tricomoniasis en las mujeres. Las pacientes le;
manifestaban a los médicos que padecían de una enfermedad de;
los rińones, pues sentían un dolor en la espalda, pero luego,;
con preguntas y exámenes, se comprobaba que era una infección;
vaginal.;


CUATRO DIAS CON EL AGUA HASTA EL CUELLO;


La brigada detectó varios casos, algunos eran recientes, de;
mujeres que permanecieron, por no dejar abandonadas sus;
propiedades, tres y hasta cuatro días en el agua.;


A ellas les prepararon recetas para ingerir agua clorada, les;
proporcionaron goteros, indicándoles que por cada galón, eran;
necesarias ocho gotas de cloro y dejarlo reposar 10 minutos.;


Además se les dio metronidazol, proporcionándole de entrada,;
porque es lo más importante, dos mil miligramos y luego 30;
pastillas, una cada 12 horas.;


El doctor Martínez hizo hincapié en que el tratamiento no sólo;
es para la mujer, sino para el compańero de vida, porque por;
si esas cosas del machismo, el marido no se tomaba la;
pastilla, "le dijimos que eso era como que se estuviera;
echando el medicamento al río".;


Esta dolencia es más acentuada en las comunidades de Matagalpa;
y Estelí, y para confirmar una evolución peligrosa en la;
humanidad de estas mujeres, el galeno dijo que ameritaban un;
Papanicolau, el cual debe hacerse uno cada seis meses.;


Hay que tomar estas muestras y medicarlos. Se contó el caso de;
una seńora con ese padecimiento desde hace 3 ańos. ¿Cuál será;
su destino? La respuesta parece ser obvia.;


El doctor Martínez aconsejó a las mujeres a que ingirieran el;
medicamento, siempre y cuando su respectiva media naranja lo;
hiciera, pues si no todo sería inútil.;


PROPONEN PLAN DE EDUCACIÓN;


Ahora, la brigada recomendó a las autoridades hacer un plan de;
educación entre las mujeres, sobre esta enfermedad, para;
evitar consecuencias fatales. ;


Esa campańa debe abarcar a los hombres y liberarlos de los;
prejuicios. El problema de su mujer es también de él, nada que;
se trata de un "problema de ellas".;


Hace cuatro ańos, en una Semana Santa, se atendieron a mil 800;
personas en las comunidades de El Jícaro, El Zapote, Los;
Bordos, en Nueva Segovia, descubriéndose otro tipo de;
enfermedad entre los habitantes: un "dolor de cerebro",;
decían.;


En esta reciente visita, los médicos volvieron a toparse con;
ese padecimiento colectivo. Pero en el plano científico, no;
hay tal dolor cerebral. El cerebro no da ningún dolor. La;
punzada es en la nuca. ¿Qué provoca esto? La tensión, la;
constante presión, provocada por la situación económica.;
Además, y esto debe ser causa de investigación, la ameba. El;
microbio es capaz de alojarse hasta en el cerebro ;


Se debe dar un seguimiento prudente a estos casos y dar una;
conclusión científica de por qué razón es que les "duele el;
cerebro", según ellos lo llaman, indicó el doctor Martínez.;


Durante el tiempo que la brigada permaneció en estas ciudades,;
se reconocieron problemas de baja hemoglobina, estado anémico;
evidente, estados depresivos, indicando que la inseguridad,;
provocada por el hecho de abandonar el lugar de costumbre,;
provocan situaciones de esta naturaleza.;


Asimismo, dijo que vale la pena dar un seguimiento a estos;
pacientes.;


Los médicos notaron además aspectos sociales, como baja;
escolaridad, dificultad de una madre por enviar a su hijo a;
los estudios por no contar con un cuaderno, y algo;
sorprendente: los viejos sabían leer y escribir, mientras que;
los jóvenes eran analfabetas.;


Hubo muchos pacientes que para poder llegar hasta los;
consultorios distribuidos en algunas iglesias evangélicas,;
caminaron hasta 3 horas y media. Venían de lejos, desde las;
montańas.;


Las brigadas hicieron un récord de los casos atendidos "porque;
debemos tener responsabilidad científica", dijo Martínez. Un;
par de médicos se quedará un tiempo más para atender en la;
zona.;


Por otra parte, Oscar Romero, responsable de la Acción Social;
del Ministerio Internacional, indicó que se entregaron 30 mil;
dólares en ropas y que tanto la ayuda material como médica,;
fue para los necesitados, independiente de su confesión;
religiosa. Bastaba que necesitaran ser asistidos, para;
entregarles algo.