Nacional

"Ayuda todavía es insuficiente"

* Asegura que número de médicos nicas es insuficiente. * "No importa cómo le llamen, lo que vivimos es una verdadera emergencia". * "Los que todavía tenemos sensibilidad, nos angustiamos porque esto afectó a los más pobres".

— OSCAR MERLO —

El General de Ejército Joaquín Cuadra Lacayo, agradeció ayer;
la ayuda enviada por las naciones del mundo a los damnificados;
por el "Mitch", no obstante dijo que todavía es insuficiente;
para una población altamente empobrecida que necesitaba de;
esos alimentos y medicinas desde mucho antes que nos golpeara;
el devastador huracán.;


Cuadra Lacayo hizo un recorrido por instalaciones militares de;
países amigos que se apresuraron a socorrernos al conocer la;
magnitud del desastre provocado por la furia de las aguas y;
los deslaves ocurridos en el volcán Casita, que dejó más de;
mil muertos.;


El comandante en jefe del Ejército confió a EL NUEVO DIARIO;
que la tragedia provocada por el huracán "Mitch" le golpeó;
particularmente porque afectó a los nicaragüenses más pobres,;
que ahora están más pobres que nunca.;


"Todas las personas que tenemos algún grado de sensibilidad,;
los que aún no somos indiferentes cuando un nińo toca la;
ventana del vehículo...nos angustiamos, y nos angustiamos más;
porque son precisamente los pobres quienes están sufriendo por;
este desastre.;


"Para todo aquel que todavía es sensible, este desastre tiene;
que decirle algo", dijo.;


HUBIERA ACEPTADO A CUBANOS;


Al ser consultado sobre el rechazo a los cubanos, habida;
cuenta de que en el país hay actualmente un montón de médicos;
extranjeros, el General Cuadra Lacayo dijo que respeta la;
decisión del presidente doctor Arnoldo Alemán Lacayo, que es;
quien manda en el país, pero que de su parte habría recibido;
gustoso la ayuda ofrecida por el presidente Fidel Castro.;


"Aquí toda la ayuda que es ofrecida debería ser bienvenida;
porque nuestro pueblo necesita no sólo las medicinas, sino a;
los médicos y todo lo que nos puedan mandar.;


"En Nicaragua el índice de médicos por cantidad de personas es;
bajo, además, aquí vienen a cada rato médicos de Milwaukee,;
Miami, Médicos Sin Fronteras y otros, en condiciones normales,;
sin la situación de emergencia que estamos viviendo.;


"Incluso, vienen médicos nicaragüenses que viven en el;
extranjero, y a algunos hasta los reciben a nivel de gobierno.;
Por eso es que yo digo, y reafirmando que respeto la decisión;
del Presidente de la República que es quien manda, que los;
médicos cubanos podían venir sin estorbar", manifestó.;
;
El jefe del Ejército aseguró que somos totalmente dependientes;
de la cooperación externa, y recordó lo que algunos políticos;
dicen medio en serio y medio en broma, de que Nicaragua vive;
de la "caridad internacional".;


TERRIBLE ESPECTACULO;


Cuadra Lacayo observó primero desde el aire y luego por;
tierra, parte del terrible golpe que la naturaleza asestó a;
Occidente, donde el paisaje quedó cambiado para siempre.;


Puentes rotos, grandes trechos de carretera desaparecidos,;
hectáreas con árboles totalmente barridos, nuevos cauces;
forzados por la corriente mortal bajada del Casita, hedor a;
carne descompuesta que no se sabe de dónde proviene...aquello;
es desolador y espeluznante.;


Allí, en medio de la debacle, una brigada militar francesa y;
otra mexicana, atienden a la población damnificada aplicando;
técnicas de búsqueda y salvamento, pero además brindando;
asistencia médica.;


El general Cuadra Lacayo escuchó atentamente el reporte de los;
militares, principalmente el de los mexicanos, que por asuntos;
de idioma fue más preciso. ;


El general Francisco Bonilla Espinobarros, jefe de la Brigada;
de Caballería acampada en las cercanías de Posoltega, contó a ;
al Jefe del Ejército nicaragüense que con perros entrenados;
originalmente para la búsqueda de sobrevivientes en casos de;
desastre, han logrado encontrar cadáveres en los sitios;
arrasados por la mortal corriente del Casita.;


"Al comienzo los perros lloraban cuando hallaban un cadáver y;
se ponían como locos a escarbar, teníamos que apartarlos;
porque se hacían dańo con la gran cantidad de escombros que;
hay enterrados", dijo a manera de anécdota el general;
mexicano.;


1,500 MILITARES EXTRANJEROS;


Cuadra Lacayo admitió que actualmente en el país están;
acampados unos 1,500 militares extranjeros, de diversas;
nacionalidades, que cuentan con permiso del Ejército para;
estar en diferentes lugares de la geografía nacional.;


Indicó que la Presidencia de la República está introduciendo;
varios decretos ante la Asamblea Nacional, para evitar que la;
presencia de los militares foráneos violente la Constitución;
de la República, debido a que no se ha decretado el Estado de;
Emergencia.;


"Pero no importa qué nombre le pongan, la verdad es que;
estamos viviendo una verdadera emergencia nacional", dijo y;
calificó de "bendita" la ayuda que nos están prestando los;
militares amigos de otras naciones.;


El general Bonilla Espinobarros, quien escuchó la pregunta;
hecha al jefe militar nica, se apresuró a aclarar que ellos no;
andan ningún tipo de armamento, porque su Fuerza de Tarea se;
compone principalmente de médicos, enfermeros, comunicadores,;
cocineros y otros. "Estamos aquí porque el general Cuadra nos;
ha dado permiso", subrayó.;


Cuadra Lacayo explicó sin embargo que a militares de otros;
países se les ha permitido andar armados porque se movilizan;
en regiones inhóspitas.;


JEFE DE II COMANDO EXPLICA TRAGEDIA;


Como parte de su recorrido, el jefe del Ejército escuchó un;
pormenorizado informe sobre la tragedia de Occidente, que le;
hizo el jefe militar de la región, teniente coronel Denis;
Membreńo Rivas.;


Lo que se avecinaba empezó a avizorarse desde el 27 de;
octubre, cuando algunas comunidades de Chinandega quedaron;
incomunicadas. Cuatro días después se produjo el deslave del;
Casita, sin embargo fue hasta el domingo 1 de noviembre que;
las condiciones atmosféricas permitieron acercamiento de los;
helicópteros al lugar.;


Membreńo Rivas indicó que desde el aire vieron que el desastre;
era grande y que varios puntos de referencia habían;
desaparecido. Descendieron para preguntar por su ubicación y;
la gente se les arremolinó con los primeros heridos.;


Desde entonces no pararon de acarrear gente, hasta el punto de;
saturar los hospitales de Chichigalpa, Chinandega y León.;
Hasta el momento los soldados nicaragüenses han incinerado 922;
cuerpos de las víctimas de Posoltega.;


Cifras oficiales a nivel nacional brindadas por el general;
Cuadra Lacayo, sitúan en 2,170 el número de muertos, un total;
de 970 desaparecidos, 228 heridos y 885,715 personas;
afectadas. Como se ve, no se parecen en nada a los cuatro mil;
muertos y 7 mil desaparecidos de los que habló recientemente;
el presidente Arnoldo Alemán.;