Nacional

Plan de viviendas de Ortega en una zona de conflictos

* La finca que ahora aparece como propiedad de Conagán, está ocupada en una buena parte, por caramancheles, cantinas, bailongos y similares * El resto administrado por los afortunados ganaderos, es en parte rentada, y de la otra no saben de dónde sacó Ortega su plan de ocuparla * En realidad, la propiedad junto a otras valiosísimas, como los terrenos del Centro Comercial Managua, forman parte de una serie de verdaderos atracos al Estado a través de ilegales decretos presidenciales

Luis Núñez Salmerón

La Comisión Nacional de Ganadería (Conagan) se mostró sorprendida por el anuncio del Presidente de la República, Daniel Ortega, quien afirmó este jueves que la finca Santa Elena será destinada para la construcción de 750 viviendas que se asignarán a igual número de familias damnificadas por las inundaciones en los diferentes barrios de la capital.
Según el Presidente, estas casas estarán ubicadas en lotes de 150 metros cuadrados, pues “a todas estas familias (damnificadas) se les está procurando condiciones, mientras sean ubicadas en mejores zonas. Hemos localizado en Santa Elena, porque está alejada del lago, una cantidad de manzanas que nos permitirá construir casitas para el pueblo, en total 750 casitas, cada lote de 150 metros cuadrados”.
Sin embargo, el Presidente no se refirió para nada al enorme enredo que rodea a esta propiedad, y que viene desde la época de la presidenta Violeta Barrios de Chamorro.
En mayo de 2007, siete personas resultaron heridas luego de disputas por terrenos ubicados en esa propiedad, en medio de acusaciones de estafa y de ventas ilegales. La propiedad la adquirió Conagán en oscuras operaciones, basadas en ilegales decretos de doña Violeta, de Alemán y del propio Ortega.
El conflicto se extendió, y en 2008 la misma Fiscalía impulsó una acusación contra un grupo de señalados como “toma tierras”, por usurpación de dominio privado. Pero el conflicto va más atrás, y esta propiedad, de una u otra forma, ha estado en el ojo del huracán.
Ortega reparte en zona de conflictos
Según René Blandón, Presidente de la Comisión Nacional Ganadera, Conagán, hasta la fecha no han recibido ninguna propuesta de parte del presidente Daniel Ortega, en cuanto a las decisiones que está tomando en torno a la propiedad, la cual en una gran parte se encuentra tomada por diversas familias.
“No hemos entrado en pláticas, estos días han sido como de fiesta. No hemos visto nada en concreto, y el lunes le plantearemos a la Procuraduría General de la República (PGR) que estamos por la indemnización”, afirmó vía telefónica Blandón.
Aseguró que la finca tiene una extensión de 165 manzanas, de las cuales 35 se le cedieron al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales, 20 se utilizan como viveros, y otras 100 manzanas de una u otra forma están siendo disputadas con diferentes personas. Incluso hay chinamos, bailongos, un restaurante y una caballeriza, entre otros negocios que se han metido a la propiedad, afirma Blandón.
Esta finca pasó a manos de Conagán a través del Acuerdo presidencial 157-95, aprobado el 23 de junio de 1995, mediante el cual la presidente Violeta Barrios de Chamorro cedía esta propiedad y otras a Faganic, tales como las instalaciones del matadero Ifagán, ubicado en Acahualinca, donde se encuentran actualmente las oficinas de Conagán, y el parque de Ferias donde se instaló el Centro Comercial Managua; módulos en el Centro Comercial Linda Vista, cuartos fríos en Corinto y acciones en la empresa Prolacsa.
Doña Violeta disponía de estos bienes de manera ilegal, como si fueran propios, algo que hoy hace Ortega sin el menor rubor.
Según este decreto, tales propiedades pertenecían al Instituto de Fomento Nacional (Infonac) y a la Asociación de Ganaderos de Nicaragua (Asganic), ambas vinculadas a la familia Somoza. Con el decreto pasaron a ser propiedad de ganaderos que se autoproclamaron sucesores de una asociación cuyos bienes siempre fueron de Somoza.

Alemán anula
En octubre de 1998, el presidente Arnoldo Alemán emitió el decreto 69-98, en el que declaraba nulo el regalo de estas propiedades, devolviendo el dominio de las mismas al Estado de Nicaragua.
“Decláranse ABSOLUTAMENTE NULOS los Acuerdos Presidenciales Nos. 157 y 158, dictados ambos por la Presidencia de la República el día 23 de Junio de 1995”, señala el decreto de Alemán. El Acuerdo 157 se refiere a la propiedad Santa Elena, y el 158 al Centro Comercial Managua, y demás.
Ante la grita de los comerciantes, Alemán anuló parcialmente su decreto.
Pero en la guerra de decretos, el presidente Daniel Ortega regresó la propiedad a Conagán a través del decreto 79-2007, en el que declara nulo el otro decreto de Alemán, y restituye el bien a Conagán. Sin embargo, al parecer, ahora el presidente Ortega la podría regresar a manos del Estado, tomando en cuenta que todo el traspaso y restitución de Santa Elena se ha hecho vía decretos.

Todo es ilegal
No obstante, todos estos decretos son nulos, ya que el Presidente de la República no tiene la facultad para traspasar bienes del Estado, sin la aprobación de la Asamblea Nacional.
Por otro lado, estos traspasos implicaron una serie de movimientos de propiedades estatales que pasaron de manos del Estado a privados. En los acuerdos presidenciales de doña Violeta se traspasaron a privados el Centro Comercial Managua, frigoríficos de Corinto, acciones de Prolacsa y módulos en el Centro Comercial Linda Vista, reservándose para el Estado los terrenos de la explanada de Tiscapa.
Empero, sin mayores explicaciones, en los terrenos de la explanada de Tiscapa que el decreto de Doña Violeta preservaba para el Estado, después de la autoanulación de Alemán, apareció construyéndose la Plaza Inter, sin que hasta ahora se sepa a quién compraron sus dueños los terrenos donde levantaron la Plaza.

El origen de la finca
Santa Elena fue adquirida en 1954 por el Infonac, de sus anteriores propietarios: Guillermo, Virgilio, Erasmo, Augusto y Margarita Solórzano Zavala. Posteriormente esa finca pasó a ser propiedad del Banco Nacional (más tarde Banco Nacional de Desarrollo, Banades), según el decreto 22, del 25 de julio de 1979, en el que se estableció que todas las propiedades del Infonac “se entenderán automáticamente transferidas” a este banco.
No obstante, la propiedad ha sido objeto de una serie de disputas y de conflictos, muchos de los cuales todavía están ventilándose en los juzgados. El último, al parecer, apenas empieza, ya que según fuentes de los ganaderos, no tienen idea de cuánta gente se ha reubicado en los últimos días en la propiedad.
La primera vez que Ortega habló de su Plan Vivienda, dijo que Santa Elena había sido una finca de Somoza, lo que no descarta que ahora aparezca reivindicando la propiedad por el Estado.