Nacional

Centenares sin agua en Ciudad Sandino


Más de un centenar de familias de la Zona Seis y del barrio Nueva Vida, del municipio de Ciudad Sandino, están “pegando el grito al cielo” para exigir públicamente a las autoridades de la Empresa de Acueductos y Alcantarillados (Enacal), que normalicen el servicio de agua potable en este lugar.
Familias completas, incluyendo niños, halando carretones o usando un pedazo de madera para poder cargar un balde plástico, se trasladan a otro sector donde sí llega el vital líquido, con el fin de poder llevar a sus casas el agua necesaria. Los pobladores aseguran que el agua se va todo el día y sólo llega a las 11 de la mañana, pero dura una hora y luego se vuelve a esfumar.
“Hemos tenido este problema desde hace muchos meses. No tenemos agua suficiente para bañar a nuestros hijos, para bañarnos e ir al trabajo, para lavar la ropa y los trastes. Ya los niños se nos están enfermando, porque a veces hasta agua sucia tienen que beber, por eso le pedimos a Enacal que nos restablezca el servicio”, afirmó Augusto Borge García, poblador del barrio Nueva Vida.
Necesitan puente y “una Calle para el Pueblo”
También, los habitantes de este sector manifestaron su preocupación porque el cauce natural que representa la zona limítrofe entre la Zona Seis y el barrio Nueva Vida se ha estado inundando debido a las fuertes lluvias de los últimos días, por lo que pobladores han tenido que cruzarlo agarrados de mecates para así llegar a sus viviendas.
“Hace un mes y medio, a una anciana casi se la lleva la corriente cuando intentó cruzarse, pero gracias a la ayuda de los pobladores que la rescataron no murió. Aquí es peligroso porque los niños se cruzan a cada rato, y por eso le pedimos a la Alcaldía de Ciudad Sandino que construya un puente aquí”, dijo Ana Yanci Martínez, habitante del barrio Nueva Vida.
Además, los pobladores están pidiendo con urgencia a la comuna del lugar que les construya una calle adoquinada donde está ubicado el cauce, ya que aseguran que los bomberos y la Cruz Roja no entran al lugar a dar auxilio por lo dañado que está el camino natural.