Nacional

Comercio se viste de “azul y blanco”

* Semáforos atiborrados de banderines de todo tamaño, para autos y viviendas

En Nicaragua el sentimiento patrio parece ir más allá de las crisis. Aún con la inclemencia del clima que azota el país con un diluvio prácticamente diario y con los problemas cotidianos de los hogares nicaragüenses, cientos de padres de familia preparan a sus hijos para vestir de gala en los ya tradicionales desfiles de las fiestas patrias.
El azul y blanco de la bandera nacional se ha apoderado de las calles, establecimientos comerciales, colegios, viviendas, centros religiosos e incluso de los vehículos automotores. Desde la más económica hasta la más costosa, en el mercado Roberto Huembes puede ser encontrada la bandera nacional que se oferta en distintos tamaños y elaborada en diversos materiales.
“A tres córdobas la de plástico (bandera) y de ahí los precios van subiendo hasta alcanzar los 130 córdobas las banderas bordadas en tela”, detalló Isabel Moreno, de Yamy´s Librería, quien a la vez comentó que la bandera de plástico es una de las más buscadas, primero por su costo accesible y segundo por ser resistente a las lluvias.
Pero además de este símbolo de dos colores, los mercados capitalinos se encuentran abarrotados de uniformes escolares que en los últimos días son de gran demanda entre la población.
Los comerciantes aprovechan la temporada de fiestas patrias para incrementar sus ventas. Según Marina Rodríguez, propietaria de Tienda Rodríguez en el mercado Roberto Huembes, esta época significa una oportunidad para dinamizar la actividad comercial.
“Este fin de semana las ventas de uniformes han mejorado, porque el resto del mes habían estado un poco muertas, pero sabemos que la situación económica está difícil y que la gente espera hasta el último momento para alistar a los chavalos”, expresó Rodríguez.
A tono con la celebración del mes de Septiembre, los vendedores informales que se ubican en los principales semáforos de las avenidas capitalinas dejaron a un lado los artículos representativos de las últimas fiestas agostinas, para darle paso a las banderas y cintas con los colores patrios. Según algunos de estos comerciantes, las banderitas que ellos venden, para llevar generalmente en los automóviles, se están comercializando con la misma frecuencia que en años anteriores.
Además de estos artículos, los trajes folclóricos típicos también están teniendo mucha demanda. El güipil normal propio de los desfiles, es el que más se está vendiendo, seguido del güipil estilo mariposa que se utiliza para los bailes.
Así que ya sea con bandera en mano, de manga larga y con los colores patrios listos para desfilar, o bien, con el traje típico nacional, los nicaragüenses están dinamizando el comercio del país, a la vez que se preparan para celebrar la derrota de los filibusteros en la gloriosa batalla de San Jacinto.