Nacional

Proyectada reforma al INSS es explosiva

* Diferentes conjeturas sobre adelanto de Roberto López, con lo único claro de que subirán las cotizaciones para empleadores y para trabajadores de forma gradual en 10 años * Subida de techo para deducciones plantea: ¿Qué dará INSS como contrapartida? Pensiones por encima de la máxima categoría pondrá más caro el remedio que la enfermedad * ¿Ahorro voluntario o impuesto como cuenta accesoria de la pensión? Lo primero haría un banco del INSS, y lo segundo, sin contrapartida y con un techo de 1,500 dólares, sería una estafa, disfrazada de solidaridad

Hay decisión del gobierno de pasar la discusión sobre las reformas a la Seguridad Social para después de las elecciones, al prever las reacciones ante la magnitud de la propuesta, según lo dicho por el presidente del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), Roberto López, y el análisis de expertos que siguen de cerca las señales que el gobierno está enviando.
No se trata sólo de tapar el hoyo financiero que enfrentará el INSS en los próximos años, sino de una reforma estructural que incluye cambios paramétricos, de sistema y ajustes administrativos, pero no se tiene aún nada concreto --mucho menos completo-- de cómo serán esos cambios.
Durante una presentación en uno de los canales oficialistas, el presidente ejecutivo del INSS dio a conocer a grandes rasgos lo que será la reforma al sistema de seguridad social, que se sintoniza con los intentos hechos por los gobiernos “neoliberales”, y se diferencia de las propuesta únicamente por que el sistema continuará bajo la tutela del Estado.
Revelaciones e incoherencias
La primera propuesta, según López en esa ocasión, es incrementar la cotización para el seguro de Invalidez, Vejez y Muerte (IVM), que actualmente es del 11%, en un plazo de 10 años elevarlo a 15.
Según la legislación vigente, esta cotización, que es la que crea las reservas junto con la de Riesgos Profesionales, se divide en 7% para los empleadores (reformado en diciembre del 2009) y en 4% para los trabajadores. Sin embargo, no se aclara cuánto corresponderá al empleador y cuánto al trabajador. La única luz que da es que “los trabajadores pagarán el 15% de su salario”, lo cual podría ser un lapsus de López.
Voces en el gobierno han pedido le eliminación del techo para las cotizaciones, el cual actualmente está en 37,518, como máxima categoría salarial. El mismo López la critica: “Ahorita tenemos un límite aproximadamente de 38 mil córdobas... el que gana 50 mil pesos paga lo mismo de Seguro Social que el que gana 40 mil córdobas. ¿Por qué? Eso está beneficiando al sector más rico, más pudiente de esta sociedad”, señala. No explica cuál es el beneficio, si el techo de las pensiones no pasa del equivalente de 1,500 dólares.
Pero el presidente del INSS no aclara si al eliminarse este techo, a los que paguen sus cotizaciones de acuerdo con su salario, les aumentarán también a sus pensiones, lo que lo dejaría en un problema actuarial más grande que el de ahora. De hecho, si se aumenta, pondría en riesgo la misma estabilidad financiera del INSS, y no tendría sentido la reforma a menos que sea un aumento en las cotizaciones sin contrapartida pensionaria. Se estaría viendo una forma de “pensión” solidaria, tal como funciona el sistema solidario de la atención en salud y maternidad.
¿INSS o banco?
La propuesta va más allá, y plantea incluso un cambio de sistema, en el que habría ahorrantes para mejorar su pensión de vejez, en una lógica similar a la planteada por el fracasado Sistema de Ahorro de Pensiones (SAP), según la poco coherente versión de López.
“Primero, debemos establecer un mecanismo, podemos llamarle a este mecanismo que tenemos ahorita, que es en el que los asegurados pagan a los pensionados, podríamos llamarle pilar solidario. Es decir, la Seguridad Social tiene un pilar en Nicaragua, que es este pilar solidario, pero además de ese pilar solidario debemos trabajar para que haya ahorro individual (capitalización individual), que las personas que tengan capacidad de ahorro, puedan ahorrar para su vejez”, explicó.
Aparentemente éste es un enredo, pero en el fondo plantea un punto medular de la propuesta. Cada asegurado cotizaría dinero extra como si fuera una cuenta de ahorro de un banco, así, al retirarse puede contar con ese dinero e incrementar su pensión.
Esto también plantea interrogantes que el presidente del INSS no aclara, ya que menciona que los cotizantes “tengan la oportunidad de ahorrar en una cuenta separada dentro del INSS, manejada por el INSS, con tasas de rendimiento mayores que la de los bancos”, pero no dice si el ahorro será voluntario u obligatorio. Si es obligatorio, obviamente, no podrá ser un ahorro.
¿Segundo pilar?
Por otro lado, ¿qué tan sostenible financieramente será si el INSS está ofreciendo tasas de interés por encima de la que ofrecen los bancos? “Por ejemplo, en este momento estamos teniendo tasas de rendimiento de 6%, en cambio, en los bancos usted va, deposita en la cuenta de ahorro, y le van a dar, creo que es el 0.5% lo que están pagando anualmente. Entonces, con las tasas de rendimiento, cada asegurado que quiera, que tenga la voluntad, el deseo... La propuesta nuestra es que reformemos los mecanismos del Seguro Social para que puedan tener este segundo pilar de sus pensiones”.
De hecho, la propuesta presentada a grandes rasgos y sus componentes fueron expuestos y rechazados durante la Administración del ex presidente Enrique Bolaños, con las huestes de Gustavo Porras en las calles.
Hasta aquí sólo hemos tratado de sacar conclusiones de la enredada exposición de López sobre aumentos en los porcentajes de empleadores y de trabajadores, además, del asunto “ahorro” para reforzar pensiones, o, simplemente, exacción sin contrapartida, para los que ganan por encima de la categoría techo establecida hasta ahora por el INSS.
Habría que analizar la otra parte de lo expuesto por López sobre duplicar el mínimo de cotizaciones para poder jubilarse, y el aumento gradual hasta 65 años de edad para poder pensionarse. Esta medida del más crudo neoliberalismo, la desarrollaremos en una próxima entrega.