Nacional

Aminta desestima críticas del Ieepp


Carlos Larios

A nadie le gusta que hablen mal de su casa, dice una frase muy popular que ayer se vio reflejada en la jefa de la Policía Nacional, primera comisionada Aminta Granera, quien reaccionó molesta cuando se le consultó sobre los cuestionamientos que hizo Roberto Orozco, especialista en temas de seguridad del Instituto de Estudios Estratégicos y Políticas Públicas (Ieepp), a las cifras presentadas por esta institución que muestran una disminución en el índice delictivo este año.
En una entrevista otorgada a EL NUEVO DIARIO, Orozco señaló que las cifras dadas a conocer por la Policía sólo reflejan una realidad parcial sobre la seguridad existente en nuestro país, pero que esta situación no es color de rosa, ya que hace falta conocer los datos que manejan otras instituciones que reciben denuncias y la famosa cifra negra.
Granera en su discurso del pasado lunes dijo que el índice delictivo a nivel general bajó en un 3.5% hasta agosto de este año, en relación con el mismo período de 2009.
“Mirá, Carlos, yo no me voy a poner a discutir aquí con este estudioso, con el otro que desde los escritorios está analizándonos. Quien está en la calle, quien está enfrentando el crimen organizado somos nosotros, no desde los escritorios y desde los aires acondicionados; sino bajo el agua, bajo el sol, con nueve actuaciones por minuto”, respondió visiblemente molesta Granera.

Nada nuevo con cifra negra
“En Nicaragua y en todos los países del mundo existe una cifra negra, así que nada nuevo están diciendo, y tan cifra negra hay en este año 2010 como tan cifra negra hubo en 2009. Lo que estamos haciendo nosotros es comparar los registros de 2009 con 2010. En los dos años hubo cifra negra, por lo tanto, eso no invalida la disminución del delito en Nicaragua”, continuó.
La Policía dijo que los índices de los principales delitos bajaron y que las muertes causadas por el actuar de grupos juveniles han disminuido en un 59% este año. Pero Orozco aseveró que estudios que realizan con jóvenes de diferentes distritos de la capital indican que los “chavalos” sienten que la situación de seguridad se está agravando, y que la delincuencia generada por las pandillas también está dejando víctimas colaterales.
Sobre lo anterior, la Directora General de la Policía mencionó que han hostigado y quebrado 920 expendios de drogas en el país este año, y que más de un millón de dosis de cocaína no han llegado a manos de los jóvenes nicaragüenses, gracias al trabajo policial.
Además, criticó que los medios, según ella, entrevistan a las mismas fuentes, por lo que nos recomendó ver los resultados de estudios que ha realizado la Organización de Naciones Unidas sobre los jóvenes en América Latina y en especial Nicaragua, donde se ha determinado que éstos tienen confianza en la institución policial.
Orozco exhortó a que las autoridades del Instituto Nacional de Información de Desarrollo (Inides) creen un observatorio criminal donde se realicen encuestas que midan la victimización real del país.
Además, sugirió que las instituciones encargadas de recibir, gestionar y atender las denuncias de la ciudadanía, complementen y entrelacen las estadísticas, a fin de que exista una información más completa que permita medir con más exactitud el pulso de la seguridad ciudadana.