Nacional

Gobierno engaveta reforma INSS por temor electoral

* Arce habla de especulaciones, pero lo único será el rechazo al aumento de 1,500 cotizaciones y de 65 años para jubilarse

Amparo Aguilera

El asesor económico de la Presidencia, Bayardo Arce, anunció ayer que la reforma al sistema de Seguridad Social no será tema de agenda en la negociación que oficialmente inicia hoy entre Gobierno y la delegación del Fondo Monetario Internacional, FMI, al mando de Gastón Gelós, cuyos técnicos pusieron pie en el país el martes pasado.
Arce subrayó: “No creo que se discuta, no creo que sea el momento para discutirla. Eso es lo que hemos dicho al Fondo Monetario. Todo mundo va a comenzar a especular (así es que) esa discusión hay que hacerla en 2012”.
Con lo anterior, el Ejecutivo dio macha atrás al compromiso adquirido con el Fondo, que de acuerdo con declaraciones del presidente del Banco Central de Nicaragua, BCN, Antenor Rosales, dadas a conocer a inicios de año, debía materializarse en el transcurso de 2010.
Rosales, incluso, manifestó que la propuesta de reforma a la Ley de Seguridad Social iba a estar en manos del FMI en agosto del presente año.
En el mes descrito, incluso Roberto López, Presidente Ejecutivo del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social, INSS, sostuvo a medios oficialistas que para 2019 sería indispensable realizarle cambios graduales al sistema de pensiones, aunque se encuentra sólido.

Los cambios propuestos
López, por ejemplo, refirió que debía aumentarse el período de cotización, pasando de 750 a 1,500 semanas.
De manera que todas las personas para tener derecho a una pensión, deberían llegar a 1,500 semanas.
“Eso no es difícil, porque 1,500 semanas son alrededor de 30 años de cotización. En este momento, el promedio de todos los asegurados que tenemos, de los 530 mil registrados, es de 24 años de cotizaciones. Es decir, esto es oficializar lo que en la realidad está ocurriendo. Y ahí, un tema importante es que aquellas personas que no cumplan las 1,500 semanas, deben tener una pensión proporcional; de las 250 semanas hasta las 1,500 deben tener una pensión proporcional”, explicó entonces López.
Agregó que otras de las reformas era incrementar la edad de jubilación de 60 a 65 años en el transcurso de los próximos 10 años.
“El mecanismo, la propuesta que nosotros tenemos es que se haga por generaciones. Las personas que nacieron antes de 1967, nuestra propuesta es que se jubilen a los 60 años; pero el que nació entre el 67 y el 68, se jubila a los 61 años; el que nació en el 69 y el 70, se jubila a las 62 años; el que nació del 71 al 72, se jubila a los 63; el que nació entre el 73 y 74, se jubila a los 64 años; y, el que nació después del año 75 o más adelante, ya se jubila a los 65 años”, detalló.

A consenso, dice ahora asesor
Sin embargo, el asesor económico enfatizó que “el presidente (Daniel) Ortega ya dio instrucciones para que esa propuesta se presente pronto en el Consejo Nacional del Trabajo donde están los representantes sindicales, empresariales, y, por supuesto, del Gobierno, que tienen que ver con la materia”.
O sea que irá a consenso tal como lo demandó el sector privado. El representante del FMI en Nicaragua, Gabriel Di Bella, evitó hablar del tema.
Mientras tanto, el presidente del Consejo Superior de la Empresa Privada, José Adán Aguerri, señaló que “estamos totalmente convencidos de que la reforma del INSS se tiene que dar hasta el nuevo período gubernamental, no se puede dar reformas en un año electoral”.
“Esperamos resultados positivos en la negociación con el Fondo. Las cifras macroeconómicas del país son suficientemente positivas como para lograr resultados positivos…, pero la reforma del INSS debe discutirse, entre todos los sectores, con el nuevo gobierno”.