Nacional

Maras “mexicanizan” acciones criminales

* Hay fuertes indicios que Los Zetas hicieron la matanza en venganza por la información proporcionada por el sobreviviente hondureño de Tamaulipas * La Mara 18 y la Mara Salvatrucha aparecen más bien unidas en El Salvador y emitiendo una proclama leída por un sacerdote, donde piden “diálogo” al gobierno * El transporte colectivo de El Salvador se encuentra paralizado por el boicot de los mafiosos que se oponen a la Ley de Proscripción de Pandillas

Varias Capitales
REDACCIÓN INTERNACIONAL

La matanza de 18 jóvenes trabajadores de una zapatería artesanal en San Pedro de Sula, Honduras, y la paralización del transporte colectivo en El Salvador por amenazas de grupos pandilleros, evidencian un grado acelerado de la “mexicanización” en Centroamérica, lo que de agudizarse sería catastrófico, debido a la debilidad de los sistemas de gobierno instalados en la región.
Las autoridades de Honduras atribuyeron ayer a un “pleito” entre pandillas la matanza de los 18 jóvenes obreros en San Pedro Sula. Concretamente, el ministro de Seguridad, Óscar Álvarez, dijo a periodistas que la masacre refleja “un modus operandi típico de una mara o pandilla” e indicó que se analizan varias posibles causas.
Álvarez apuntó que una posible causa de la matanza es que entre los obreros de la zapatería hubiera algunos “simpatizantes” de la pandilla Mara Salvatrucha, principal rival de la Mara 18.
Según las autoridades hondureñas, la fábrica de zapatos se encuentra en una zona de San Pedro Sula considerada “caliente” por su fuerte actividad delictiva, y controlada por la Mara 18, y todo se debió a una rivalidad entre pandilleros de la Mara 18 y los delincuentes juveniles identificados como Mara Salvatrucha.

Poco creíble
Sin embargo, para analistas en temas de seguridad, esa versión de las autoridades hondureñas es poco creíble y hasta infantil debido a que en El Salvador esos mismos grupos se encuentran unidos en abierto boicot al transporte colectivo, y emitieron ayer una proclama pidiendo dialogar con el gobierno.
“No es posible que digan que en Honduras esos pandilleros se están matando por el supuesto motivo de controlar un territorio, mientras que en El Salvador aparezcan juntos, emitiendo proclamas y boicoteando el transporte del país”, dijeron los analistas.
Vale señalar que la Procuraduría General de la República (PGR) de México confirmó recientemente que un hondureño también sobrevivió, junto a un ecuatoriano, a la masacre de 72 migrantes.
El vocero de la PGR, Ricardo Nájera, dijo en ese momento que el hondureño sobreviviente se encuentra bajo custodia de las autoridades mexicanas y ha aportado “información importante” para la investigación de la masacre.
El presidente de Ecuador, Rafael Correa, fue el primero en revelar que un hondureño también había sobrevivido.
En ese momento, el canciller de Honduras Mario Canahuati dijo que Correa actuó en forma “irresponsable” al divulgar la existencia del otro sobreviviente, cuya identidad se desconoce.
“La información la tenemos desde un principio y hacemos todo lo posible por proteger la vida del sobreviviente y de su familia... y su situación es extremadamente delicada, aunque él está sano y salvo, y protegido por las autoridades mexicanas”, dijo Nájera. “Hemos hablado con él (el sobreviviente)... y él dice estar en riesgo y temer por su vida”.
Nájera afirmó que el hondureño está bajo la custodia de las autoridades mexicanas. “Está ofreciendo información importante y se está corroborando esta información”.

Desafío al gobierno
La versión de la “mexicanización” del istmo centroamericano viene creciendo con motivo del asesinato de los 18 jóvenes en San Pedro de Sula. Muchos desestiman que esa matanza sea producto de una simple guerra entre pandillas y, por el contrario, se apuntan a que sea producto de una acción criminal por parte de “Los Zetas” en venganza por la información que brinda el inmigrante hondureño que sobrevivió en Tamaulipas.
Casualmente, ayer miércoles las autoridades mexicanas informaron la detención en dos operativos de siete presuntos sicarios relacionados con la masacre de los 72 inmigrantes indocumentados en el estado de Tamaulipas, norte del país.
El secretario técnico del Consejo de Seguridad y portavoz de la estrategia de Seguridad Nacional, Alejandro Poiré, precisó en rueda de prensa que los ahora detenidos confesaron pertenecer al cartel de “Los Zetas” y ser los autores de la matanza de los 72 inmigrantes, cuyos cuerpos fueron encontrados el 24 de agosto pasado.
Las autoridades, además, identificaron en días pasados a otros seis presuntos sicarios relacionados con la matanza --que murieron en varias acciones armadas-- y a una séptima persona, acusada de los mismos hechos, que se encuentra detenida y que es de nacionalidad mexicana.
El funcionario dijo que el hondureño sobreviviente reconoció que los sicarios muertos formaron parte de los que secuestraron y asesinaron a los 72 migrantes.

Los otros detenidos
Las últimas siete personas detenidas “son presumiblemente parte de la estructura operativa de ‘Los Zetas’ que llevó a cabo el homicidio de los 72 indocumentados en San Fernando Tamaulipas”, dijo el funcionario en una rueda de prensa.
En este mismo operativo fueron rescatados tres rehenes indocumentados, y se localizaron dos cadáveres en una fosa, cuyas identidades no fueron precisadas.
Posteriormente, se detuvo a otras tres personas en el mismo estado, aunque Poiré no dio detalles de esta operación. Es decir, que los asesinos identificados como “Los Zetas” están golpeados, y no se descarta que el asesinato de los 18 jóvenes en Honduras sea un acto de venganza, porque las mismas autoridades informaron que el sobreviviente hondureño de Tamaulipas ha brindado información clave para dar con los sicarios.

Pandillas unidas en El Salvador
De manera sorprendente se conoció ayer que la Mara 18 y la Mara Salvatrucha, abandonando su antigua y sangrienta confrontación, se unieron en El Salvador para emitir un comunicado conjunto. “Como miembros de las pandillas hacemos un llamado al gobierno para que vete la ley de proscripción de pandillas, y los invitamos a iniciar un proceso transparente de diálogo con el fin de buscar solución al conflicto de la violencia”, indica un mensaje que la Mara-18 y la Mara Salvatrucha difundieron por medio del sacerdote español Antonio Rodríguez López.

Encapuchados en televisión
El mismo mensaje de llamado al diálogo lo repitieron en el Canal 21 de la televisión local miembros de ambas pandillas que se presentaron encapuchados.
Los pandilleros insisten en que “estamos dispuestos a adquirir compromisos con la sociedad a fin de crear juntos un mejor país. Hacemos un llamado a la Iglesia, a la empresa privada, a las organizaciones no gubernamentales y a toda la sociedad en general para crear juntos un proyecto real”.