Nacional

¿Infamia, o se echó para atrás?


Martha Vasquez

El magistrado liberal de la Corte Suprema de Justicia, Gabriel Rivera, negó ayer su reincorporación al reinventado cuerpo de administrar justicia. Además, calificó de “infamia” la información vertida por sus colegas, aunque lamentó no estar de acuerdo con no hacer nada como oposición.
“Es una infamia la que dijeron, no sé de dónde la sacaron. Martínez (magistrado Manuel Martínez) siempre saca cosas para mantenerse en el poder. Es falso de toda falsedad; no me he rendido”, dijo enfático el magistrado Rivera, agregando que su propuesta es enfrentar al orteguismo en Corte Plena.
Sin embargo, en la Corte se mantiene que sí hubo conversaciones con el magistrado orteguista Marvin Aguilar, y que las denuncias de los magistrados liberales fueron nada más para presionar al magistrado Rivera y que éste se echara para atrás.

“Sirvió la presión”
“Él (Gabriel Rivera) es bien temperamental y cede a las presiones; por lo menos les sirvió a los magistrados liberales para hacer públicas las pláticas entre Rivera y Aguilar y frenar las intenciones de Rivera”, expresó una fuente judicial.
Mientras tanto, el magistrado Marvin Aguilar admitió ayer estar frecuentando al magistrado Rivera en su despacho, pero por otros temas, no el de su incorporación a la Corte.
“Ciertamente, la semana pasada estuve en la oficina con el doctor Rivera y con el doctor Alemán. Él (Rivera) ha planteado siempre la necesidad de que la Corte vuelva a funcionar normalmente. Le preocupa el nombramiento de magistrados de Apelaciones, que se acerca en octubre, pero incorporarse es decisión personal y no me la ha comunicado”, expresó ayer Aguilar, durante la celebración del Día de la Constitución de la República, con diferentes universidades en la CSJ.

No meterá carta
Mientras tanto, el magistrado Manuel Martínez confirmó que se reunieron ayer toda la mañana para discutir el tema, y el doctor Rivera dijo que “no metió ninguna carta, y se comprometió a no meterla. Sobre cómo supimos la noticia, decidimos no tocarlo”, expresó Martínez.

“Yo sé lo que es la calle”
Sobre la sospecha de que una de las razones por las que el magistrado Rivera estaba solicitando su incorporación a la Corte era la económica, el señalado dijo que no le tiene miedo a la calle.
“Desde que salí de la Universidad he trabajado en la calle, nunca he vivido de un puesto público. Yo sé lo dura que es la calle y no me asusta”, reiteró el magistrado.

Lo esperaban ansiosos
“Ayer alguien (no quiso especificar) iba ha hablar con él. Es posible que no haya sucedido porque había muchas actividades a las que estábamos invitados, pero sí está el planteamiento. Nosotros lo tomamos como buena decisión, porque él es un magistrado electo y estaría en la obligación de desempeñar su función”, expresó ayer la magistrada Juana Méndez.
Sobre posibles ofrecimientos económicos al magistrado Rivera para su reincorporación a la Corte, la magistrada Méndez dijo: “No me consta que alguien le haya ofrecido nada, y si es la expectativa de ganarse su salario, está en su derecho”.
La doctora Alba Luz Ramos mantiene que no ha recibido aún la famosa carta que enviaría el doctor Rivera, y que cuando sea un hecho, inmediatamente lo hará saber.
“Yo todavía no he recibido la carta, dijeron que la iba a enviar hoy (ayer), para nosotros es una buena noticia. He sabido que el magistrado Rivera ha hablado con algunos magistrados que son más allegados, amigos, ex compañeros de clase, pero no hay confirmación de la decisión. En cuanto reciba la carta yo se los hago saber”, dijo Ramos.

Alarmó a toda la bancada
La noticia del posible reintegro del doctor Rivera alarmó a todos sus correligionarios liberales, y obligó el pasado lunes a la bancada liberal a reunirse de urgencia cuando se enteraron del riesgo que había, más aún cuando el magistrado liberal no había asistido a la reunión de todos los lunes en la Corte con sus colegas, y, encima, no contestaba su celular, y es que según Rivera “se estaba cargando”.