Nacional

Inundaciones y refugios preocupan al Minsa

* “En los albergues hay malas condiciones sanitarias, se comparten cubiertos y camas, la comida es manipulada con las manos y el agua potable es limitada”, dice epidemiólogo

La intensificación de las lluvias y las inundaciones han traído nuevas preocupaciones a las autoridades del Ministerio de Salud, ya que los albergues se vuelven un medio de cultivo para la proliferación de vectores.
Según el doctor Manuel Caldera, Director de Epidemiología del Hospital Lenín Fonseca, el problema es que en los albergues predomina el hacinamiento, la transmisión de vectores y la mala higiene.
“Tanto en Managua como en los departamentos se han creado albergues donde se mantienen malas condiciones higiénico-sanitarias. Las personas comparten los cubiertos y las camas, la comida es manipulada con las manos y el acceso a agua potable es limitado”, explicó.
Ante esta situación, las autoridades de salud están tomando medidas para hacer frente a brotes de dengue, malaria y leptospirosis, ya que son las enfermedades más comunes en esta temporada de lluvias.
“En la época de lluvias las aguas y las inundaciones provocan que las aguas pluviales corran por las calles o por áreas donde circulan animales portadores de la bacteria de la leptospira, como el ganado, las ratas y los perros. Como estos animales orinan a campo abierto, el agua arrastra las bacterias y contaminan a las personas que andan descalzas o en chinelas. De hecho ya tenemos el primer caso de leptospirosis referido de Bluefields”, indicó el médico.
El dengue, la diarrea y las infecciones respiratorias agudas también mantienen a las autoridades en alerta roja, ya que se están diagnosticando de tres a cuatro casos de dengue por día, de 10 a 15 de infecciones respiratorias y de dos a tres casos de diarrea.
“Estas enfermedades nos mantienen en alerta sobre todo con los niños menores de un año de edad, ya que son propensos a deshidratarse por el vómito o la diarrea. Es muy importante que al menor signo de alerta, como pérdida del apetito, somnolencia o fiebre, los padres lleven al niño al centro de salud más cercano, para administrarle sueros de rehidratación oral o por vía parenteral”, señaló Caldera.
Para evitar las infecciones por vectores, el doctor Caldera recomendó: hervir siempre el agua que va a tomarse para matar los gérmenes, utilizar zapatos altos para evitar que exista contacto entre la piel y el agua, siempre tapar los alimentos después de preparados, para evitar que sean contaminados por vectores como las cucarachas y las ratas y lavarse las manos después de ir al baño.