Nacional

Un muerto más y aumentan daños

* Carreteras y puentes por colapsar en interior del país

Otra persona fallecida se reporta por los intensos aguaceros que azotan el país. Asimismo, varios tramos de carretera están totalmente partidos y algunos puentes en el interior del país amenazan con colapsar, mientras en Tipitapa, la Defensa Civil comenzó a distribuir alimentos en comunidades que aún están incomunicadas.
Un mil 200 personas (145 familias) de las comunidades de Pueblo Nuevo, Santa Bárbara y Colama, en Tipitapa, están recibiendo alimentos vía aérea, porque aún no hay acceso terrestre.
Mientras, el infortunado que se sumó a la lista de ahogados era originario del departamento de Matagalpa y su cuerpo fue rescatado en el río Tuma, ubicado en el municipio de Matiguás, lugar conocido como Bocana del Cacao, y fue enterrado en el lugar, debido al avanzado estado de descomposición.

Puentes destruidos en Jinotega
El alcalde del municipio de San Sebastián de Yalí, Víctor Fornos, solicitó el apoyo del gobierno central, debido a que las fuertes lluvias del fin de semana destrozaron el puente de la comunidad Las Quiatas, que permite el tráfico a las comunidades Piedras Arriba, Mira Flor, Quebradizo y La Laguneta, un tramo de 42 kilómetros.
Asimismo, Fornos explicó que el puente es peatonal y que recienteme fue construido por la municipalidad por medio millón de córdobas. También se reporta la paralización del transporte colectivo hacía el departamento de Estelí, por el desbordamiento de este mismo río, que arrastró una vivienda ubicada a unos 300 metros del afluente.
Fornos también manifestó que al menos cuatro puentes que van hacia la comunidad La Rica, de Yalí, se encuentran semidestruidos.
El pasado 20 de agosto fue destruido el puente colgante de la comunidad Los Aguacatales. El edil informó que construirán nuevamente dicho paso con el apoyo de la Alianza Terrana, con un costo aproximado de 200 mil córdobas.
También con fondos propios y con partida del Fomav, se concluyó la reparación de cinco kilómetros de carretera que benefician las comunidades Pavona Arriba, El Naranjal y Santa Isabel, por un monto de 450 mil córdobas.
Igualmente, se está trabajando en la reparación de ocho kilómetros que van desde El Portal hasta Santa Elena, por un monto de 500 mil córdobas; y nueve kilómetros entre la Pavona Abajo y Los Gualices, por 960 mil córdobas.

Carreteras partidas en Rivas
Las lluvias que han caído sobre la Isla de Ometepe provocaron que las fuertes corrientes que bajan del volcán Maderas partieran la carretera que bordea este coloso de un mil 394 metros de altura y dejaran temporalmente interrumpido el tráfico vehicular en el sector de la comarca Las Palmas, del municipio de Altagracia.
En dicha comunidad, las corrientes rompieron la carretera, dejándola con una zanja de cinco metros de ancho por más de un metro de profundidad, por lo que es imposible transitar por dicho tramo y bordear en un solo recorrido todas las comunidades que están en las faldas del volcán.
Según el alcalde de Altagracia, Orlando Meza, la población junto con transportistas y la alcaldía, buscan medidas para restablecer la circulación vehicular. De igual manera, manifestó que hoy entregarán mil láminas de zinc a familias que han sido afectadas.
Trechos de caminos ubicados entre la comarca El Perú, Santa Cruz y El Madroñal, están en riesgo y la crecida del Lago Cocibolca ha rebasado los muelles privados, que están en las costas de San Ramón.

Estelí a punto de quedar incomunicado
En cambio, en Estelí, si las lluvias se prolongan, la ciudad podría quedar aislada tanto en la parte sur como norte, debido a que el sector de la cuesta La Gavilana, ubicada en el kilómetro 143 de la carretera internacional, está al borde de partirse, ya que una parte ha sido socavada.
En el municipio de La Trinidad y otras comunidades ubicadas al sur de la ciudad, varios transportistas de carga, como el señor Ismael González, señalan que el paso por ese sector se ha vuelto sumamente peligroso.
En ese preciso lugar hace dos años la vía se partió y al realizar las reparaciones quedó un ligero hundimiento que no se observaba en la noche por lo que al menos cuatro cabezales con sus rastras fueron a parar al fondo de un abismo.
De igual forma, en  el sector conocido como Cuesta Kukamonga, situado en el kilómetro 170, y en el tramo que une las ciudades de Estelí y Condega, han ocurrido varios deslizamientos de tierra y rocas.
De continuar las lluvias, las autoridades afirman que la carretera que une los municipios estelianos de Pueblo Nuevo y La Trinidad podría quedar totalmente partida.

Enfermos e incomunicados en Tepalón
Con poca comida, enfermos e incomunicados se encuentran pobladores de la comarca de Tepalón número 1, 2, 3, 4 y 5, a consecuencia de la crecida del río Malacatoya.
Ayer, el Gobierno les mandó una provisión para ocho días, lo que los pobladores consideran muy poco, y para lograr obtenerlo, tienen que caminar varios kilómetros donde hay partes en que el agua les llega hasta el pecho y otras hasta las rodillas.
Según los habitantes, el Ministerio de Salud, Minsa, se ha hecho presente en la zona para atenderlos, pero no es suficiente, porque hay muchos niños enfermos, al igual que adultos. Aseguraron que no tienen trabajo porque la única forma de sobrevivencia es la pesca y por la crecida del río no han podido pescar.
Otro de los problemas es el temor a que el ganado se les enferme porque no hay pasto para que coman y para evitarlo tienen que llevar las reses a un lugar alto para que duerman y coman, aunque no es lo suficiente.
Las fuertes corrientes se han llevado varias casitas que están a la orilla del río. De igual forma, se llevó una letrina. Las condiciones en de la gente son malas y piden ayuda.

Lluvias no pararán
La meteoróloga de turno, Rafaela Ñurinda, aseguró que las precipitaciones continuarán debido a que el eje de vaguada sigue desplazándose lentamente por el territorio, siendo el área más afectada la región del Pacifico, donde se registraran vientos entre los cinco y diez kilómetros por hora.
A eso se suma la formación de un centro de baja presión en el Océano Pacífico que mantendrá la humedad en el ambiente y contribuirá a que prevalezcan las lluvias.