Nacional

Ortega recuerda masacre de Pancasán


Ramón H. Potosme

El Presidente de la República, Daniel Ortega Saavedra, recordó ayer la masacre de Pancasán, el primer golpe asestado por la dictadura somocista a la entonces guerrilla del Frente Sandinista de Liberación Nacional, FSLN.
Ortega, frente al congreso de la Juventud Sandinista, señaló que aquella forma de lucha ya terminó, y que ahora deben enfrentar con ideas y conciencia a los nuevos enemigos.
La masacre de Pancasán ocurrió el 27 de agosto de 1967, en un sitio, en ese entonces muy alejado, pero que había encontrado a gente humilde que se adaptó rápidamente al ambiente de la montaña y que ayudó a los guerrilleros que llegaron a la zona.
Ortega llamó a los miembros de la juventud de su partido a enfrentar nuevas formas de lucha a favor del medioambiente, a mitigar los efectos de los desastres naturales, a luchar por la defensa de los derechos de la mujer y de la madre tierra y a luchar contra la sociedad de consumo.
Según él, la juventud enfrenta contradicciones más complicadas que generaciones anteriores, pues ya no se enfrentan a enemigos tan claros como la Guardia Nacional. Por ello recomendó tomar conciencia y promover sus ideas en el resto de la juventud.
“¿Qué tenemos que hacer? Promover conciencia, y no es fácil, porque no es un enemigo visible. Tenemos que hacerlo a pesar de las dificultades. Pero nos encontramos con temas totalmente nuevos”, afirmó Ortega.
A su vez, consideró que la juventud opositora se encuentra confundida, y llamó a los jóvenes sandinistas a instruirlos para que tomen conciencia de lo que, según él, es la lucha revolucionaria.
“Muchachos de otras fuerzas políticas son muchachos desorientados, que no han tomado conciencia. A través del debate deben tomar conciencia. No librar una lucha destructiva, sino una lucha persuasiva”, señaló Ortega.
También señaló que la juventud debe librar la lucha electoral, que según él, es un debate de ideas y argumentos.