Nacional

Estancados en pobreza

* Población sigue con menos de 3 dólares diarios, iguales o similares al PIB de 2005, informa IDA * Cooperación venezolana fuera del sector público y pérdida de apoyo al GAP por fraudes y decretazos no visualizan solidez para programas económicos * CGR partidarizada olvida a empresas ALBA y personal público contratado vía partido, tiene grandes deficiencias, agrega el informe

Luis Núñez Salmerón

Pese a que ha recibido un enorme flujo de cooperación venezolana en los últimos tres años, y ser uno de los países que recibe la mayor cantidad de cooperación per cápita del mundo, Nicaragua continúa como uno de los más pobres, según el informe de la Agencia Internacional para el Desarrollo (IDA por sus siglas en inglés) del Banco Mundial, que en conjunto realizó un estudio con el equipo técnico del Fondo Monetario Internacional, sobre la estrategia de erradicación de la pobreza de Nicaragua, con fecha abril de este año.

Estancados en pobreza
“Nicaragua es uno de los países más pobres de América Latina, con ingreso per cápita de 1,022 dólares en 2007, y de acuerdo con la encuesta sobre el nivel de vida de 2005, el 48 por ciento de la población vive por debajo de la línea nacional de pobreza, mientras el 17 por ciento vive en la extrema pobreza”, indica el informe
La situación no ha variado, según las cifras del gobierno, que señalan que el PIB per cápita en 2007 fue de 1,017, menos que en 2005. En 2008 hay incremento a 1,123 dólares y en 2009 vuelve a reducirse a 1,097. Para este año 2010 la proyección es de 1,094 dólares y para el próximo año será de 1,110, según el Plan Nacional de Desarrollo Humano Actualizado del gobierno.
Es una situación que según el informe se mantiene con pocas variantes, de forma que sostienen que la estrategia de reducción de la pobreza del gobierno tiene que ser revisado, “de acuerdo con las nuevas corrientes políticas y la realidad económica, empezando por incrementar el acceso a los servicios básicos y apoyo productivo”.

Lo de Venezuela pasa debajo de la mesa
Esto es más grave si se toma en cuenta que durante la actual administración se ha casi duplicado los flujos de cooperación, esta vez provenientes de Venezuela, cuyos programas han sido manejados con una lógica más partidista que con visión de desarrollo “y que no ha sido canalizada al sector público”.
Según el informe, la cooperación externa se ha reducido principalmente por el retiro de la cooperación del Grupo de Apoyo Presupuestario, que aportaba al presupuesto más de 100 millones de dólares en recursos de libre disponibilidad y que se retiró debido al fraude electoral de las elecciones municipales de noviembre del 2008.
“Se requieren mayores esfuerzos para catalizar apoyo de los donantes. Se proyecta que las donaciones declinarán de un promedio del 3.8 por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) en 1994-2007 a menos del 3 por ciento del PIB durante 2010-2011”.
Es así que si bien el informe reconoce como positivo “la publicación de informes bianuales que documentan la magnitud, fuente y destino de la asistencia para el desarrollo, pero recomiendan que se agregue información adicional sobre los programas, así como sobre los términos y condiciones de la asistencia recibida por el sector privado, la cual ha estado creciendo en los años recientes y se encuentra fuera de la competencia de la Asamblea Nacional”.
En este sentido, ven necesario “un estrecho monitoreo de los flujos de ayuda que resultará crítico para evaluar la capacidad de Nicaragua para la absorción y la sostenibilidad externa, y para evitar riesgos contingentes para el sector público”.

CGR partidarizada elude al ALBA
El equipo técnico critica también el papel de la Contraloría General de la República, la cual “continúa limitada debido a la carencia de procedimientos de administración de riesgos y la percepción de una excesiva discrecionalidad y falta de independencia”.
Al mismo tiempo, recomiendan “una nueva estructura de gobierno de la Contraloría y que se haga valer mediante la aplicación exhaustiva de la ley para asegurar su efectiva implementación, incluyendo la incorporación de criterios basados en el mérito y de procedimiento específicos para la selección y nombramientos de los miembros del Consejo Superior, tal y como lo manda la ley”.
Por otro lado, reconoce el nivel de politización que tiene este ente fiscalizador, el cual obedece a directrices partidarias más que a un efectivo control de los bienes públicos, “tal como se estipula en ambas leyes. Las organizaciones de la sociedad civil deben ser informadas y alentadas a ejercer un papel más importante en supervisar y garantizar la selección de profesionales independientes y cualificados para la Contraloría”.
Pero va mucho más allá y le insta a esta institución a que ya inicie el control de las empresas que conforman el grupo ALBA. “La CGR debe perseguir nuevas regulaciones que le permitiría comenzar a auditar a las entidades binacionales en las que el sector público tiene participación (empresas mixtas). Estas acciones y reformas son necesarias para garantizar la integridad de la información, la rendición de cuentas para el uso legal de los recursos públicos y evitar la corrupción”.

Reducir rotación de personal
El informe es particularmente duro con la política de personal del Estado, el cual ha copado todas las entidades con personal de confianza y controlado por estructuras que obedecen más al partido de gobierno que a las demandas del sector público y de la población en general.
“La falta de personal adecuado como resultado de una elevada rotación de personal, nombramientos políticos y la ausencia de incentivos al desempeño puede impedir la adopción de políticas y planes en el Programa Nacional de Desarrollo Humano Actualizado, Pndha. Los retrasos en la ejecución del programa de inversión pública son en parte el resultado de estas limitaciones de capacidad. Recomiendan que el gobierno revise su política de contratación, centrándose más en las credenciales profesionales”.