Nacional

Luchador nato, talento musical y “Amor de Policía”


Edgard Barberena

Vino al mundo con el talento de la poesía, la pintura y la música, aprendió a diseñar en México. El destino lo llevó a ser parte de la Policía Nacional, institución a la que le grabó un disco compacto que será lanzado en septiembre próximo, en ocasión del XXXI Aniversario de fundación de esa institución.
Nos referimos al teniente Gilberto Rodolfo Rodríguez, quien quizá sea el único efectivo de los cuerpos policiales de la región centroamericana que a lo largo de varios años escribió 12 temas musicales a los uniformados, y donde exalta la entrega de hombres y mujeres que han dado su vida en la lucha contra la delincuencia.
Las primeras letras las aprendió en una escuelita que funcionó en El Sauce, pero nació en Carazo, donde desarrolló su niñez a partir de los siete años. Su papá fue el esteliano Luis David Rodríguez, y su mamá fue María Gregoria Cerda, de Dolores, Carazo.
La secundaria la hizo en el Instituto “Juan José Rodríguez”, de Jinotepe. Después estudió por correspondencia diseño gráfico y publicitario, porque sus padres no tenían recursos económicos para que él pudiera ingresar a una universidad.
“Fue hasta que empecé a trabajar que logré irme a México para estudiar administración publicitaria, así como serigrafía, artes gráficas, y aproveché un corto estudio en un conservatorio de música en la capital azteca entre 1968 y 1970”, recordó.
No fue becado a México, sino que viajó para aventurarse y ver qué podía encontrar en su afán de superarse.
En la capital azteca pasó muchas dificultades, tuvo que hacerle trabajos a Rafael Córdova Boniche, un exiliado nicaragüense, y así poder obtener el sustento para mantenerse.
El único apoyo que tenía en la nación azteca era un tío, hermano de su mamá, quien le dio albergue y algún apoyo económico.
Al retornar a Nicaragua “vine a debutar como publicista de Café El Mejor, con Manuel Estrada Ampié, antes del terremoto de 1972”, señaló.

Su experiencia en la música
Grabó algunos temas musicales con Los Panzer, entre ellos “Amor ingrato”. En las presentaciones en las que el grupo lo invitó, a nuestro personaje le tocó interpretar temas como “Encadenados”. Esto fue en lo que en el argot artístico se le denomina “matar el chivito”.
Ramón Castro le hizo unos arreglos al tema “Amor ingrato”, de la autoría de Gilberto Rodolfo. Otro tema que compuso fue “Ezequiel”, que no salió a luz. Lo cantó en una ocasión con el grupo Ezequiel Jerez. De esos temas, uno se llamaba “Sorpresa”. José Velásquez, quien fue el mananger de Los Panzer, era quien le daba el apoyo a Gilberto Rodolfo.

Fundó un grupo musical
Gilberto Rodolfo fundó el grupo musical “Black Boy”, en Dolores, Carazo, y lo formó con Larry Hurtado, ahora residente en Miami; con David Quintero quien era tecladista, y con Roberto Larios, quien después fue el vocalista de los SM-70, de San Marcos.
Estuvo con los SM-70 y participó en dos grabaciones del grupo autor de temas como “Magda”. Estas grabaciones fueron las primeras en las que Gilberto Rodolfo participó con la empresa Discosa, que estuvo ubicada en Portezuelo, en la Carretera Norte y que tenía como gerente a Carlos Alvarado.

Cómo descubre su talento en la música
El oficial policial, vistiendo su impecable uniforme con sus grados y su chapa metálica, recuerda que antes de descubrir su talento para componer canciones, lo inspiraron las melodías de Leo Dan, temas musicales que a su juicio eran muy sencillos.
“Fuiste mía un verano” y “O quizá simplemente te regale una rosa”, de Leonardo Fabio, fueron canciones que inspiraron a Gilberto Rodolfo a poner a prueba ese talento que trajo por la música. Para esa época fue el género romántico el que lo atrajo, mientras comenzaba a tener efervescencia en América Latina la música del género testimonial.
A pesar que este género no fue su campo, compuso dos canciones de ese tipo: “Enséñame a leer” y “Nuestros héroes”. Esto lo llevó a identificarse con el FSLN (en tiempos de la dictadura somocista), “y me hice colaborador de los sandinistas a través de Mauricio Duarte, Jacinto Suárez, Agustín Lara y otras personas con las que nos reuníamos en Jinotepe, en el clandestinaje, entre 1977 y 1978”.

Su llegada a la Policía Nacional
Después de la guerra de 1979 que llevó al traste al somocismo, encontró un anuncio publicitario en un diario donde ofrecían una plaza para un publicista, y como él había estudiado en México Administración Publicitaria, aplicó y así entra a laborar al Instituto Nicaragüense de Estadísticas y Censos, Inec.
Ahí llegó a ser el jefe de publicidad de los censos de población. No fue ningún favor político por haber sido colaborador del FSLN, sino que por sus méritos profesionales le dieron la plaza, y fue ahí donde conoció a Aminta Granera --actual directora de la Policía Nacional--, quien era directora del Sistema Estadístico Nacional.
Cuando Aminta deja el Inec para irse a la Policía, desde esa institución invitó a Gilberto Rodolfo a pertenecer a ese cuerpo.
En el cuerpo policial, Gilberto Rodolfo comenzó apoyando a Aminta en la Secretaría Ejecutiva a partir de 1991. Actualmente, nuestro personaje va a cumplir 20 años de estar en el cuerpo policial.
De la Secretaría Ejecutiva de la Policía, Gilberto Rodolfo fue trasladado a Relaciones Públicas, porque cuando Franco Montealegre fue jefe del cuerpo policial, se interesó en las cualidades artísticas del oficial. Entró a Relaciones Públicas de la Policía cuando estaba de jefe el comisionado Marlon Montano.
Es así como Gilberto debuta en la Policía en diseños de portadas de las publicaciones del cuerpo policial, textos de las tarjetas especiales como las de Navidad, y apoyo en el montaje de los eventos culturales.

“Soy mejor compositor que cantante”
El asesinato del comisionado Cristian Murguía lo impactó, por lo que decidió hacer una canción para enaltecer la figura de ese alto oficial, algo que calificó como “una misión de trabajo el hacerle una canción”.
Esa fue la primera canción que le hizo a la Policía, “pero el comisionado Montano me dijo: ‘Vos no tenés voz para cantar esa canción, vamos a buscar que la cante Silvio Linarte’”.
El tema dedicado a Munguía está en el CD “Amor de Policía”, así como “Aracely”, en honor a una mujer policía que murió en el cumplimiento de su deber. Fue una mujer recién egresada de la Academia de Policía que murió en un enfrentamiento con delincuentes que habían secuestrado a un productor.
Gilberto Rodolfo pidió permiso a los padres de la oficial asesinada para poder publicar la canción, dice nuestro personaje, uno de cuyos hijos también es efectivo del cuerpo policial.
El tema principal del disco se llama “Amor de Policía”, y en él expresa lo tenebroso que es enfrentarse todos los días a la delincuencia y mantener la seguridad ciudadana.
El lanzamiento del disco será entre el 5 y el 15 de septiembre, por lo que abogó para que la empresa privada e instituciones gubernamentales lo respalden en la labor de difusión de su producción musical, que tuvo como ingenieros de sonido a Freddy Englehard Flores, Luis Manuel Guadamuz y Jaime Hernández.
Dependiendo del apoyo que reciba de las instituciones, será la calidad del lanzamiento del disco, que contiene 12 temas musicales, y en cuya producción participaron en coros y voces Keyla Rodríguez, Anne Kent Muller, Silvio Linarte, María José Pérez, María José Herrera y Jimmy Paz.
Desde hace siete años comenzó la elaboración del CD, donde incluye el tema del XXV Aniversario del cuerpo policial. En 2008 se presentaron en un hotel capitalino tres canciones de la Melopeya. Esos temas que van en la producción son “Azul celeste”, “Policía comunidad” y “Policías del mundo”. Para esa ocasión fueron testigos altos oficiales de las policías de Centroamérica, Panamá, México y el Caribe.

Ritmos de los temas
Sobre los ritmos musicales que lleva el disco, Gilberto Rodolfo aclara que no son del género romántico ni tampoco son himnos o elegías institucionales, sino que llevan una tónica de tipo musical moderno. Lleva algo de socca, balada rock y bolero, y, al final, el tema “Policías del mundo” es una guaracha, es una música tropical.
Hace tres años, Gilberto Rodolfo lanzó un disco con música romántica que tituló “Antología”, y recordó que END “siempre ha sido el medio que me ha dado apoyo desde que trabajaban el ya fallecido periodista Noel Delgado y Trinidad Vásquez, que son caraceños”.
Según informaciones conocidas con oficiales de las policías de Centroamérica que han participado en encuentros en Managua, no existen antecedentes de que entre los uniformados del resto de países del istmo centroamericano existan oficiales con las características de Gilberto Rodolfo, y “por eso mi disco es como una propuesta que puede ser saludable a las policías de Centroamérica”.
El disco tuvo como músicos a Iván Solís, Luis Manuel Guadamuz, Jaime Hernández, César Prado (en vida), Andrés Sánchez, José Centeno Romero y el también ya fallecido Arnulfo Oviedo. Además, participó con la flauta Orlando Molina.
Antes de ser lanzado, el disco estará a la venta en cualquier unidad policial del país, así como en los distritos de Managua. El precio para el público será 20 córdobas, ya que es una obra cultural y no comercial. La producción, grabación y masterización tuvo un costo de producción de unos 15 mil dólares.

ebarberena@elnuevodiario.com.ni