Nacional

Así montan el prefraude con cédulas

* Todas las dependencias del CSE en Managua y en los departamentos funcionan como la denuncia que detalla esta información * Los CED operan con los “zonales” del orteguismo y con los “papelitos” para que cédulas sólo se den con rapidez a los orteguistas

Doña Silvia Modesta Narváez se considera una mujer “liberal y liberada”, es convencional propietaria del Partido Liberal Constitucionalista, PLC, en Jinotepe, lo que resultó ser un pecado al momento de que sus nietas gestionaran sus cédulas de identidad.
Aun así, ella misma admite que tuvo que hacer un “berrinche” en el Consejo Electoral Departamental, CED, para obtener las cédulas de sus muchachas Yérica y Reyna. Tuvo que andar entre el CED y el “zonal”, como le llaman a la casa del partido orteguista, para hablar con la trabajadora del Consejo que tramita las cédulas.

Le trabaja al partido
Relata que la encargada de cedulación en el CED es una señora llamada Xiomara, pero más que mantenerse en su centro de trabajo siempre se encuentra en el “zonal”.
La recepcionista del CED explicó que doña Xiomara de vez en cuando pasa por la casa del FSLN “retirando informes”, pero doña Silvia también la acusa de trabajar coordinada con Orlando Tapia, Presidente de la Federación de Estudiante de Secundaria, FES, del Colegio “Juan José Rodríguez”, donde estudiaron sus nietas, donde deciden a quién darle cédula.
Doña Silvia dice que Tapia fue el que inicialmente les ofreció a sus nietas el trámite rápido de la cédula, hasta que se dio cuenta de que estaban relacionadas familiarmente con ella.
Por su parte, doña Xiomara cuando no quiere atender a alguien se esconde, según dice doña Silvia, y el día que la llegó a buscar al CED casi entró a la fuerza a las oficinas, porque sabía que estaba ocultándose. Al final, doña Xiomara salió a atender a la nieta de doña Silvia llamada Yérica.

Le piden “el papelito”
Cuando Yérica comenzó el trámite de su cédula con doña Xiomara, lo primero que le pidió fue “el papelito” que le había entregado Orlando en el colegio, y allí comenzó de nuevo el conflicto. Doña Silvia y Yérica tuvieron que explicarle a la trabajadora del CED que no era necesario tener un permiso para obtener una cédula, porque “es su derecho ciudadano”.
Al final, la nieta de doña Silva pasó por todo el proceso requerido para obtener su cédula, pero tuvo que “aguantar la malacrianza” de los trabajadores del CED, que incluso le tiraron la foto de la colilla al suelo.
Después de salir del CED, doña Silvia asegura que Orlando llamó a Yérica para decirle que se cuidara ella y su abuela, porque eran unas “malas agradecidas” por no aceptar la afiliación al Frente.

Las consabidas negaciones
EL NUEVO DIARIO se contactó vía telefónica con Tapia, quien negó todo lo narrado por doña Silvia, y aunque admitió ser miembro del FSLN, dijo que no tiene ninguna relación ni con el CED, ni con la alcaldía, ni con el “zonal”.
El equipo de EL NUEVO DIARIO también visitó al presidente del CED, Reynerio Mendieta, quien negó la relación entre el partido de gobierno con la sede electoral.