Nacional

Escalan Mogotón en jornada contra Sida

* Jóvenes llaman la atención sobre pandemia y que las cifras actuales no “crezcan”

Ingrid Duarte

GRANADA

Unos 18 jóvenes de diez países de Asia, América y Europa llegaron a Ocotal para escalar los 2,107 metros de altura que tiene el cerro Mogotón, ubicado en la frontera con Honduras, con el propósito de llamar la atención de los nicaragüenses acerca del avance que está teniendo el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida, Sida.
El proyecto, denominado “Expedición Mundial por la Conciencia del Sida”, surgió en Alemania en 2008 como una iniciativa de Joachim Franz, quien preocupado por la pandemia motivó a los jóvenes a subir los picos más altos de sus países. “La idea es que así como el cerro de Nicaragua no va a seguir creciendo, que tampoco los casos de VIH sigan aumentando. El iniciador de esta expedición y nosotros queremos dar ese mensaje”, expresó Swenja Janine Schlegel.
Al llegar a la cima el pasado 18 de mayo, estos intrépidos participantes colocaron una bandera de Nicaragua con el logo de dicha expedición y la cifra 15,000, que según ellos representa un aproximado del subregistro de personas que conviven con el VIH o Sida en nuestro país, ya que explicaron que el Ministerio de Salud no supo precisarles la cantidad.
“Aunque Nicaragua muchas veces está fuera de acontecimientos importantes, no queríamos que esta vez quedara fuera de este proyecto mundial. Otros jóvenes ya lo han hecho en muchísimos países, y en el caso de Centroamérica la expedición recientemente se realizó en El Salvador”, indicó.
Al finalizar la expedición mundial en diciembre de 2010, los organizadores tienen prevista una recopilación fotográfica, cuyos ejemplares serán vendidos para recaudar fondos en ayuda de quienes padecen la enfermedad. Igualmente, están pensando en una exposición itinerante que partirá de Alemania.
Luis Francisco Somoza, otro de los expedicionarios del Mogotón, considera que aunque los índices de transmisión del Sida en Nicaragua son los más bajos de la región, las autoridades no deberían bajar la guardia.